El tratamiento intensivo con insulina puede ayudar a prevenir complicaciones con la diabetes a largo plazo. Considera los beneficios — y comprende cuál es el compromiso.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes diabetes tipo 1 — y en algunos casos, si tienes diabetes tipo 2 — es probable que la terapia intensiva con insulina sea la clave para una salud a largo plazo.

Esta terapia no es fácil pero sus beneficios son reales. Descubre cómo la terapia intensiva con insulina puede ayudarte a obtener el control de azúcar en sangre que deseas y lo que la terapia con insulina requiere de ti. Después podrán decidir tú y tu equipo de profesionales de la salud si la terapia intensiva con insulina es el mejor enfoque para ti.

La terapia intensiva con insulina es un método de tratamiento agresivo diseñado para controlar los niveles de azúcar en la sangre. La terapia intensiva con insulina requiere un monitoreo cercano de los niveles de azúcar en la sangre y múltiples dosis de insulina.

Afortunadamente, hay investigaciones en curso sobre nuevos métodos para vigilar el azúcar en la sangre y la infusión de insulina que pueden facilitar y reducir el riesgo de la terapia intensiva con insulina. Uno de estos métodos es el sistema de infusión de insulina de circuito cerrado que combina la vigilancia continua de azúcar en la sangre con la infusión con una bomba de insulina.

Si eliges intentar la terapia intensiva con insulina, trabajarás en conjunto con tu médico para plantearte diversos objetivos basados en tu edad, tu salud en general, y otros factores individuales. Idealmente, esto significa:

  • Nivel de azúcar en la sangre antes de los alimentos: 70 a 130 miligramos por decilitro (mg/dL), o 3.9 a 7.2 milimoles por litro (mmol/L)
  • Nivel de azúcar en la sangre dos horas después de los alimentos: menos de 180 mg/dL (10 mmol/L)
  • Hemoglobina A1C (hemoglobina glucosilada, un indicador de tu control de azúcar en la sangre durante los últimos meses): menos de 7 por ciento

El tratamiento intensivo con insulina puede prevenir o retrasar el progreso de las complicaciones causadas a largo plazo por la diabetes.

Diversos estudios indican que el tratamiento intensivo con insulina puede:

  • Reducir el riesgo de lesión ocular en más de un 75 por ciento
  • Reducir el riesgo de lesión a los nervios en un 60 por ciento
  • Prevenir o retrasar el progreso de enfermedad renal en un 50 por ciento

Y hay más buenas noticias. El tratamiento intensivo con insulina puede aumentar tu energía y hacerte sentir mejor en general.

Para lograr el control estricto del azúcar en la sangre por medio del tratamiento intensivo con insulina, debes seguir un régimen de tratamiento estricto.

  • Necesitarás dosis frecuentes de insulina. Puede que necesites una inyección de insulina de acción corta antes de cada comida y una inyección de insulina intermedia o de larga acción antes de ir a la cama.

    O puedes elegir utilizar una bomba de insulina, que libera insulina en tu cuerpo por medio de un tubo de plástico colocado bajo la piel en tu abdomen. La bomba libera una infusión continua de insulina de acción corta y un bolo — la insulina extra para cubrir el aumento previsto en el azúcar en la sangre — antes de las comidas.

  • Debes revisar el azúcar en la sangre con frecuencia.Necesitarás revisar el azúcar en tu sangre por lo menos cuatro veces al día, antes de las comidas y de ir a la cama — probablemente más seguido de lo que acostumbras. También es importante darle seguimiento a los resultados de cada prueba de azúcar en la sangre.
  • Debes seguir de cerca tus planes de alimentación y de ejercicio.Lo que comes tiene un efecto directo en tu azúcar en la sangre. La actividad física también influye en el azúcar en la sangre. Tu médico puede pedirte que registres lo que comes y cuánto te ejercitas en un diario detallado.

El tratamiento intensivo con insulina puede causar:

  • Niveles bajos de azúcar en la sangre. Cuando tienes niveles ajustados de azúcar en la sangre, cualquier cambio en tu rutina diaria — como hacer más ejercicio de lo normal o no comer lo suficiente — puede causar niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia).

    Mantente al tanto de los signos y síntomas tempranos, como ansiedad, sudoración y temblores, y responde con rapidez. Bebe un vaso de jugo de naranja o chupa algunos caramelos. Es posible que tu médico te recomiende llevar contigo tabletas de glucosa.

  • Aumento de peso. Cuando utilizas insulina para disminuir tu nivel de azúcar en la sangre, el azúcar en tu torrente sanguíneo entra en las células de tu cuerpo en lugar de ser eliminada en tu orina. Tu cuerpo transforma en grasa el azúcar que tus células no utilizan para obtener energía, lo que puede provocar un aumento de peso. Para limitar el aumento de peso, sigue de cerca tus planes de ejercicio y alimentación.

La terapia intensiva con insulina se recomienda para la mayoría de las personas que tienen diabetes tipo 1 y para algunas con diabetes tipo 2 — pero no es adecuada para todos.

Es probable que la terapia intensiva con insulinano sea para ti si:

  • Lidias con episodios graves o frecuentes de bajos niveles de azúcar en la sangre
  • Eres un niño
  • Eres un adulto mayor
  • Tienes enfermedades del corazón, enfermedades de los vasos sanguíneos o complicaciones graves de la diabetes

A fin de cuentas, depende de ti y de tu equipo de atención médica decidir si la terapia intensiva con insulina es una buena opción para ti. Esta decisión debe basarse en los riesgos y beneficios potenciales que la terapia pueda ofrecer para tu situación específica.

Feb. 25, 2017