El tratamiento intensivo con insulina puede ayudar a prevenir complicaciones con la diabetes a largo plazo. Considera los beneficios — y comprende el compromiso.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tiene diabetes tipo 1, y en algunos casos si tienes diabetes tipo 2, la terapia intensiva de insulina puede mejorar tu salud a largo plazo.

La terapia de insulina puede llevar algo de trabajo, pero los beneficios son reales. Trabaja con tu equipo de atención médica para saber si la terapia intensiva de insulina podría ser el mejor enfoque para ti.

La terapia intensiva con insulina es un enfoque de tratamiento diseñado para mantener los niveles de glucosa en la sangre más cerca de los niveles de alguien que no tiene diabetes. Este tratamiento requiere un estrecho control de los niveles de glucosa en la sangre y varias dosis de insulina.

Los nuevos métodos de control de glucosa en la sangre y la administración de insulina pueden facilitar y hacer más seguro el mantenimiento de niveles de glucosa en la sangre más cercanos al valor normal. Uno de estos métodos se llama bomba de insulina con sensor. Este sistema combina el control continuo de la glucosa en la sangre, el suministro de insulina a través de la bomba de insulina y un algoritmo de computadora que controla parte del suministro de insulina.

La Asociación Americana de la Diabetes insta a tener objetivos individualizados para el nivel de glucosa en la sangre. Pero la Asociación Americana de la Diabetes sugiere que la mayoría de los adultos apuntan a tener una prueba de hemoglobina glicosilada de menos del 7 %. La prueba de hemoglobina glicosilada es un indicador de su control de glucosa en la sangre durante los últimos meses.

Si deseas mantener tus niveles de glucosa en la sangre más bajos, trabaja con tu médico para establecer un objetivo basado en tu edad, tu salud general y otros factores individuales. Tu médico puede aconsejarte cuál es tu rango ideal diario de glucosa en la sangre, así como la forma de ajustar la dosis de insulina para cumplir con ese objetivo.

Cuando trabajas constantemente para mantener los niveles de glucosa en la sangre más cerca de un nivel normal, puedes prevenir o retrasar la progresión de las complicaciones de la diabetes a largo plazo.

Apuntar a tener un estudio de hemoglobina glicosilada de menos del 7 % puede reducir el riesgo de tener lo siguiente:

  • Daños en los ojos por la diabetes
  • Daño en los nervios relacionado con la diabetes
  • Enfermedad renal por la diabetes
  • Enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular relacionados con la diabetes
  • Úlceras en la piel por la diabetes

Para realizar un control estricto de la glucosa en la sangre en la terapia de insulina, deberás hacer lo siguiente:

  • Tomar múltiples dosis diarias de insulina. Es posible que necesites una inyección de insulina de acción corta antes de cada comida y una inyección de insulina de acción intermedia o de acción prolongada una o dos veces al día, por lo general, justo antes de acostarte. O puedes optar por utilizar una bomba de insulina, que libera insulina en el cuerpo a través de un tubo de plástico colocado bajo la piel de tu abdomen.
  • Comprobar el nivel de glucosa en la sangre con frecuencia. Tendrás que comprobar tu nivel de glucosa en la sangre al menos cuatro veces al día, antes de las comidas y a la hora de acostarte. Es posible que el médico te pida que anotes los resultados de cada examen de glucemia.
  • Registrar cómo la comida y el ejercicio afectan tu nivel de glucosa en la sangre. Lo que comes tiene un efecto directo en tu glucosa en la sangre. Cuando estés transitando la terapia de insulina, deberás contar los carbohidratos de los alimentos para asegurarte de recibir la dosis adecuada de insulina para las comidas y los refrigerios. La actividad física también influye en la glucosa en la sangre.

La terapia intensiva con insulina puede causar lo siguiente:

  • Nivel bajo de glucosa sanguínea. Cuando tienes niveles bajos de glucosa en la sangre, cualquier cambio en su rutina diaria, como hacer más ejercicio de lo normal o no comer lo suficiente, puede causar un nivel bajo de azúcar en la sangre (hipoglucemia).

    Sé consciente de los primeros signos y síntomas de un nivel bajo de glucosa en la sangre, como temblores, irritabilidad, hambre y confusión, y responde rápidamente. Siempre lleva contigo comprimidos de glucosa para tratar los niveles bajos de glucosa en la sangre. O, de ser posible, bebe un vaso de jugo de naranja o manzana o come algunas pastillas.

  • Aumento de peso. A veces, el uso de insulina conduce a un aumento de peso. Para limitar el aumento de peso, sigue de cerca tus planes de ejercicio y alimentación.

El tratamiento intensivo con insulina se recomienda para la mayoría de las personas que tienen diabetes tipo 1 y para algunas personas que tienen diabetes tipo 2, pero no es adecuado para todos.

El tratamiento intensivo con insulina puede no ser para ti si:

  • Presentas episodios de niveles bajos de glucosa en la sangre frecuentes o graves
  • No sientes los efectos de los niveles bajos de glucosa en la sangre (desconocimiento de la hipoglucemia)
  • Eres un adulto mayor
  • Tienes problemas de memoria
  • Tiene diabetes tipo 2 desde hace mucho tiempo
  • Tienes una enfermedad cardíaca, una enfermedad de los vasos sanguíneos o complicaciones graves de la diabetes
  • No estás dispuesto o no eres capaz de controlar los niveles de glucosa en la sangre e inyectarte insulina varias veces al día

Tú y tu equipo de atención médica pueden analizar los posibles riesgos y beneficios del tratamiento intensivo con insulina para decidir si es adecuado para ti.

March 19, 2020