Diabetes y menopausia: un problema doble

La diabetes y la menopausia unidas pueden tener diversos efectos en tu cuerpo. Te mostramos lo que puedes esperar de ambas — y cómo controlarlas.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La menopausia — y los años previos a la misma — pueden representar desafíos únicos si tienes diabetes. Sin embargo, no necesariamente se trata de un problema doble. En primer lugar, debes aprender qué esperar, para después considerar qué hacer al respecto.

Diabetes y menopausia: Lo que puedes esperar

La menopausia es la etapa de la vida cuando has dejado de menstruar y disminuyen los niveles de estrógeno. Para algunas mujeres, la menopausia puede presentarse como resultado de una cirugía en que se quitan los ovarios por otras razones de salud.

La diabetes y la menopausia pueden juntarse por diversos efectos en tu cuerpo, incluyendo los siguientes:

  • Cambios en los niveles de glucosa. Las hormonas estrógeno y progesterona afectan la manera en que tus células responden a la insulina. Después de la menopausia, los cambios en los niveles hormonales pueden desencadenar variaciones en tus niveles de glucosa. Quizás notes que tus niveles de glucosa son más variables y menos predecibles que antes. Si tus niveles de glucosa se descontrolan, puedes correr un riesgo mayor de tener complicaciones con la diabetes.
  • Aumento de peso. Algunas mujeres aumentan de peso durante la transición menopáusica y después de la menopausia. Esto puede crear la necesidad para insulina o de tomar medicamentos por vía oral para la diabetes.
  • Infecciones. Aún antes de la menopausia, los altos niveles de glucosa pueden ser una causa de infecciones urinarias y vaginales. Después de la menopausia — cuando una baja en el nivel de estrógeno facilita que crezcan bacterias y hongos en el tracto urinario y en la vagina — el riesgo es aún mayor.
  • Problemas para dormir. Después de la menopausia, los bochornos y la sudoración nocturna pueden mantenerte despierta. A su vez, la privación del sueño puede hacer que sea más difícil controlar los niveles de glucosa.
  • Problemas sexuales. La diabetes puede dañar los nervios de las células que recubren la vagina. Esto puede interferir con la excitación y el orgasmo. La sequedad vaginal es un síntoma común de la menopausia y puede agregarse al problema, ya que provoca dolor durante el sexo.
Feb. 16, 2017 See more In-depth