Diabetes y cuidado dental: Guía para tener una boca sana

¿Qué tienen que ver el cepillado de dientes y el uso de hilo dental con la diabetes? Mucho. Si eres diabéticos, he aquí por qué es importante el cuidado dental y cómo hacerlo bien.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cuando tienes diabetes, el nivel elevado de azúcar en sangre puede afectar todo el organismo, incluso los dientes y las encías. ¿La buena noticia? La prevención está en tus manos. Conoce a lo que te enfrentas y, luego, toma las riendas de tu salud bucal.

Caries, enfermedades de las encías y otros problemas

Ya sea que tengas diabetes de tipo 1 o tipo 2, controlar tu nivel de azúcar en sangre es fundamental. Mientras más alto sea el nivel de azúcar en sangre, mayor será el riesgo de:

  • Caries. La boca contiene muchos tipos de bacterias de forma natural. Cuando los almidones y azúcares de los alimentos y bebidas interactúan con estas bacterias, en los dientes se forma una película pegajosa conocida como placa. Los ácidos de la placa atacan las superficies de los dientes (esmalte y dentina). Esto puede causar caries y enfermedades de las encías.

    Mientras más alto sea el nivel de azúcar en sangre, mayor será el suministro de azúcares y almidones, y mayor la cantidad de ácidos que desgastarán tus dientes.

  • Enfermedad temprana de las encías (gingivitis). La diabetes reduce tu capacidad para combatir las bacterias. Si no quitas la placa con un cepillado regular y el hilo dental, se endurecerá debajo de la línea de las encías y se convertirá en una sustancia llamada sarro (cálculo dental).

    Cuanto más tiempo permanezcan la placa y el sarro en los dientes, más irritarán la parte de las encías alrededor de la base de los dientes. Con el tiempo, las encías pueden hincharse y sangrar con facilidad. Esto se llama gingivitis.

  • Enfermedad avanzada de las encías (periodontitis). Si no se trata, la gingivitis puede generar una infección más grave llamada periodontitis, que destruye el tejido blando y el hueso que sostiene los dientes. Con el tiempo, la periodontitis hace que las encías y la mandíbula se separen de los dientes, lo que a su vez hace que los dientes se aflojen y posiblemente se caigan.

    La periodontitis tiende a ser más grave en las personas que tienen diabetes, ya que la diabetes disminuye la resistencia a las infecciones y retrasa la curación. Una infección como la periodontitis también puede hacer que el nivel de azúcar en sangre se eleve, lo que a su vez hace que la diabetes sea más difícil de controlar. Prevenir y tratar la periodontitis con limpiezas dentales regulares puede ayudar a mejorar el control del azúcar en la sangre.

  • Aftas (candidiasis oral). Las personas con diabetes pueden ser más propensas a desarrollar candidiasis oral, que es una infección micótica causada por la levadura Candida albicans. Los signos de candidiasis oral incluyen parches blancos o rojos dolorosos dentro de la boca. Practicar una buena higiene bucal puede ayudarte a evitar la candidiasis oral.
  • Sequedad de boca (xerostomía). Algunas personas con diabetes también experimentan una falta de saliva, trastorno que se conoce como "sequedad de boca". Sin saliva para mantener la boca húmeda y bañar los dientes, existe un mayor riesgo de que se produzcan caries, enfermedades de las encías y candidiasis oral.

Cuidado dental adecuado

Para ayudar a prevenir el daño en los dientes y las encías, toma el cuidado dental y de la diabetes con seriedad:

  • Comprométete a controlar tu diabetes. Controla tu nivel de azúcar en la sangre y sigue las indicaciones de tu médico para mantener tu nivel de azúcar en sangre dentro del rango objetivo. Cuanto mejor controles los niveles de azúcar en la sangre, menor será la probabilidad de que desarrolles gingivitis y otros problemas dentales.
  • Cepíllate los dientes al menos dos veces por día. Cepíllate por la mañana, por la noche e, idealmente, después de las comidas y los refrigerios. Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves y pasta dental con flúor. Evita cepillar con fuerza o demasiada energía, ya que esto puede irritar tus encías.

    Considera el uso de un cepillo de dientes eléctrico, especialmente si tienes artritis u otros problemas que puedan dificultar un buen cepillado. Compra un cepillo nuevo como mínimo cada tres meses.

  • Usa hilo dental por lo menos una vez al día. Usar hilo dental ayuda a remover la placa entre los dientes y debajo de la línea de la encía. Si tienes problemas para pasarte el hilo dental por los dientes, usa la variedad encerada. Si te resulta difícil manipular el hilo dental, usa un soporte para hilo dental.
  • Programa visitas regulares al dentista. Visita a tu dentista por lo menos dos veces al año para hacerte limpiezas profesionales, radiografías y chequeos.
  • Asegúrate de que tu dentista sepa que tienes diabetes. Cada vez que lo visites, recuérdale que tienes diabetes. Asegúrate de que tu dentista tenga la información de contacto del médico que te ayuda a controlar la diabetes.
  • Mírate las encías para detectar signos tempranos de enfermedades de las encías. Informa a tu dentista cualquier signo de enfermedades de las encías, incluido el enrojecimiento, la inflamación y el sangrado de las encías. También menciona cualquier otro signo o síntoma, como boca seca, dientes flojos o dolor en la boca.
  • No fumes. Fumar aumenta el riesgo de que se presenten complicaciones serias de la diabetes, incluyendo la enfermedad de las encías y, en última instancia, la pérdida de los dientes. Si fumas, pídele consejo a tu médico para que te ayude a dejar de fumar.

El control de la diabetes es un compromiso de por vida, y eso incluye un adecuado cuidado dental. Tus esfuerzos se verán recompensados con dientes y encías saludables de por vida.

Jan. 24, 2019 See more In-depth

Ver también

  1. Control de la hipertensión sin medicamentos
  2. Prueba de A1C
  3. Después de una inundación, ¿es seguro usar los alimentos y los medicamentos?
  4. Contaminación del aire y ejercicio
  5. Alcohol: ¿afecta la presión arterial?
  6. Alfabloqueantes
  7. Amputación y diabetes
  8. Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina
  9. Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II
  10. Ansiedad: ¿es una causa de presión arterial alta?
  11. Edulcorantes artificiales: ¿Tienen algún efecto en la glucemia?
  12. Cirugía bariátrica
  13. Betabloqueantes
  14. Los betabloqueantes: ¿causan aumento de peso?
  15. Betabloqueantes: ¿cómo afectan el ejercicio?
  16. Medidores de glucosa en sangre
  17. Monitores de glucosa en sangre
  18. Presión arterial: ¿puede ser más alta en alguno de los brazos?
  19. Expediente médico para la presión
  20. Brazalete para tomar la presión arterial: ¿el tamaño importa?
  21. Presión arterial: ¿tiene un patrón diario?
  22. La presión arterial: ¿se ve afectada por el clima frío?
  23. Medicación para controlar la presión arterial: ¿Es necesaria aun si bajo de peso?
  24. Medicamentos para la presión arterial: ¿pueden elevar mis triglicéridos?
  25. Lecturas de presión arterial: ¿Por qué son más altas en casa?
  26. Consejo sobre la presión arterial: obtenga más potasio
  27. Consejo para la presión arterial: levántate del sofá
  28. Consejo sobre la presión arterial: conoce los límites de alcohol
  29. Consejo para la presión arterial: no te estreses más
  30. Consejo para la presión arterial: controla la cafeína
  31. Consejo para la presión arterial: controla tu peso
  32. Los niveles de azúcar en sangre pueden fluctuar por muchas razones
  33. Análisis de azúcar en sangre. Por qué, cuándo, y cómo
  34. Problemas en los huesos y en las articulaciones relacionados con la diabetes
  35. Animación del trasplante de páncreas
  36. Desarrollar resiliencia para manejar mejor la diabetes
  37. Cafeína e hipertensión
  38. Bloqueadores de los canales de calcio
  39. Suplementos de calcio: ¿interfieren con los fármacos para la presión arterial?
  40. ¿Puede la baja de vitamina D causar hipertensión arterial?
  41. ¿Los alimentos con cereales integrales reducen la presión arterial?
  42. El cuidado de un ser querido con diabetes
  43. Agentes de acción central
  44. Elegir medicamentos correctos para la presión arterial
  45. COVID-19: ¿Quién está a riesgo?
  46. Diabetes
  47. Diabetes y depresión Cómo hacer frente a las dos afecciones
  48. La diabetes y el ejercicio: Cómo medir tu azúcar en sangre
  49. La diabetes y el ayuno: ¿Puedo ayunar durante Ramadán?
  50. La diabetes y el cuidado de los pies
  51. Diabetes and Heat
  52. Diabetes y menopausia:
  53. La diabetes y el verano: Cómo enfrentar el calor
  54. La diabetes y los viajes: La planificación es clave
  55. La diabetes y las mantas eléctricas
  56. 10 maneras para evitar complicaciones de la diabetes
  57. Dieta para la diabetes: crea tu plan de alimentación saludable
  58. Dieta para la diabetes: ¿debo evitar las frutas dulces?
  59. Alimentos para diabéticos: ¿puedo sustituir el azúcar por la miel?
  60. Diabetes e hígado
  61. Control de la diabetes: ¿la terapia con aspirina previene los problemas cardíacos?
  62. Control de la diabetes: cómo el estilo de vida y la rutina diaria afectan el nivel de azúcar en sangre
  63. Diabetes: comer afuera
  64. Dieta para diabéticos: dulces
  65. Síntomas de la diabetes
  66. Tratamiento de la diabetes: ¿puede la canela reducir la glucemia?
  67. Uso de insulina
  68. Diabetic Gastroparesis
  69. Diuréticos
  70. Diuréticos: ¿Una causa de la disminución del nivel de potasio?
  71. ¿Conoces tu presión arterial?
  72. Disfunción eréctil y diabetes
  73. Presión arterial alta y ejercicio
  74. El ejercicio y las enfermedades crónicas
  75. Cansancio
  76. Tensiómetros gratuitos: ¿son exactos?
  77. Necesidad de orinar a menudo
  78. Control de la presión arterial en el hogar
  79. Prueba de tolerancia a la glucosa
  80. Índice glucémico: ¿una herramienta útil para la diabetes?
  81. Un corazón saludable de por vida: Evitar enfermedades del corazón
  82. Hemocromatosis
  83. Presión arterial alta (hipertensión)
  84. Presión arterial alta y remedios para el resfriado: ¿cuáles son seguros?
  85. La presión arterial alta y la vida sexual
  86. Presión arterial alta: ¿cómo prevenirla?
  87. Peligros sobre la hipertensión
  88. Crisis hipertensiva: ¿cuáles son los síntomas?
  89. Insulina y aumento de peso
  90. Opciones de terapia de insulina
  91. Terapia intensiva con insulina
  92. Hipertensión sistólica aislada: ¿un problema de salud?
  93. L-arginina: ¿disminuye la presión arterial?
  94. Comer tarde por la noche: ¿está permitido si tienes diabetes?
  95. Dieta baja en fósforo: ¿es útil para la enfermedad renal?
  96. La diabetes y los carbohidratos
  97. Medicamentos y suplementos que pueden subir tu presión arterial
  98. Menopausia y presión arterial alta: ¿qué relación existe entre ambos?
  99. Infographic: Pancreas Kidney Transplant
  100. Trasplante de páncreas
  101. Presión diferencial: ¿un indicador de la salud del corazón?
  102. Hipoglucemia reactiva: ¿Qué puedo hacer?
  103. Cómo interpretar las etiquetas de información nutricional
  104. Resperate: ¿Puede ayudar a bajar la presión arterial?
  105. Los perros de servicio ayudan en el cuidado de la diabetes
  106. Privación del sueño: ¿Es una causa de presión arterial alta?
  107. Examen de glucemia
  108. Nitrato de sodio en la carne: ¿un factor de riesgo para las enfermedades cardíacas?
  109. El estrés y la presión arterial alta
  110. El fenómeno del amanecer: ¿qué puedes hacer al respecto?
  111. Consejos para reducir los costos de las tiras reactivas de glucosa en sangre
  112. Pérdida de peso sin causa aparente
  113. Vasodilatador
  114. Dieta vegetariana: ¿Puede ayudarme a controlar mi diabetes?
  115. Cómo la diabetes afecta el azúcar en la sangre
  116. Cómo medir la presión arterial usando un tensiómetro manual
  117. Cómo medir la presión arterial usando un tensiómetro automático
  118. ¿Qué es la presión arterial?
  119. Weight Loss Surgery Options
  120. Levantar pesas: ¿Es malo para la presión arterial?
  121. ¿Qué riesgo de presión arterial alta tienes?
  122. Hipertensión de consultorio
  123. ¿Por qué importa la alimentación después de una cirugía bariátrica?
  124. Monitores de muñeca para la presión arterial: ¿son exactos?