Tengo diabetes y me preocupa cómo enfrentaré el calor este verano.

Respuesta de Peggy Moreland, R.N., C.D.E.

Eres inteligente al planear por anticipado. Si tienes diabetes, corres un mayor riesgo de tener agotamiento por calor, que sucede cuando te expones a altas temperaturas durante un largo período de tiempo y no reabasteces los líquidos que pierdes.

Sigue estos consejos para mantenerte protegido en el clima caluroso:

  • Evita la deshidratación. Tanto el clima caluroso como el nivel alto de azúcar en sangre pueden provocar deshidratación. Por lo tanto, es doblemente importante que bebas mucho líquido durante todo el día. El agua es la mejor opción. Evita las bebidas alcohólicas y con azúcar, y las bebidas deportivas.
  • Protégete del sol. El índice de calor puede ser de hasta 15 °F (9 °C) más bajo la luz solar plena. Permanece en la sombra el mayor tiempo posible cuando estés al aire libre. Usa también un sombrero y protector solar.
  • Usa ropas ligeras y sueltas. Cuando hay mucha humedad, la transpiración no puede evaporarse tan bien. Usa ropa que permita que la transpiración se evapore fácilmente.
  • Planifica actividades al aire libre en las que se evite el calor. Programa actividades al aire libre durante las horas del día que sean más frescas, por ejemplo, temprano por la mañana o en las últimas horas de la tarde. Como alternativa, considera caminar en un centro comercial o en una tienda departamental.
  • Controla tu nivel de azúcar en sangre. Cuando estés al aire libre bajo el calor, considera controlar con más frecuencia tu azúcar en sangre.
Sept. 21, 2018