No uses solo la sed como guía para saber cuándo beber. Para cuando tengas sed, es posible que ya estés un poco deshidratado. Para evitar la deshidratación, bebe mucho líquido y come alimentos con alto contenido de agua, como frutas y vegetales. Aumenta el consumo de líquido cuando el tiempo esté caluroso, especialmente si trabajas o haces ejercicio al aire libre. El vómito o la diarrea pueden aumentar el riesgo de deshidratación, particularmente en los niños pequeños. Los adultos mayores que toman medicamentos que aumentan la micción también corren mayor riesgo.

Dec. 14, 2019