Diagnóstico

A menudo, el médico puede diagnosticar el problema solo con mirar tu cabello y cuero cabelludo.

Tratamiento

La caspa se puede controlar en la mayoría de los casos, pero el tratamiento puede implicar realizar varias pruebas antes de encontrar el más eficaz. En general, la limpieza diaria con un champú suave para reducir la oleosidad y la acumulación de células cutáneas puede ayudar frecuentemente con la caspa leve.

Cuando los champús normales no producen los efectos esperados, puedes probar con los champús para la caspa que se compran en farmacias. Sin embargo, los champús para la caspa no son todos iguales, y es posible que necesites probar varios hasta que encuentres el adecuado para ti.

Si tienes picazón, escozor, enrojecimiento o ardor por causa de algún producto, suspende su uso. Si tienes una reacción alérgica, como erupción cutánea, urticaria o dificultad para respirar, solicita atención médica de inmediato.

Los champús para la caspa se clasifican de acuerdo con el medicamento que contienen:

  • Champús con piritionato de zinc (como Head & Shoulders, Jason Dandruff Relief 2 in 1). Estos contienen piritionato de zinc, un agente antibiótico y antifúngico. Este tipo de champú puede reducir los hongos del cuero cabelludo que causan la caspa y la dermatitis seborreica.
  • Champús con base en derivados del alquitrán (como Neutrogena T/Gel). El alquitrán mineral, un producto derivado del proceso de manufactura de la hulla, es eficaz a la hora de tratar afecciones como la caspa, la dermatitis seborreica y la psoriasis. Lentifica la velocidad con que las células cutáneas del cuero cabelludo mueren y se descascaran. Si tienes un color de cabello claro, este tipo de champú puede producir cambios de color.
  • Champús que contienen ácido salicílico (como Neutrogena T/Sal). Estos «exfoliantes del cuero cabelludo» ayudan a eliminar las escamas, pero pueden dejarte el cuero cabelludo seco, lo que provoca más descamación. Usar un acondicionador después del champú puede ayudar a aliviar la sequedad.
  • Champús con sulfuro de selenio (como Selsun Blue). Estos champús lentifican la muerte de las células cutáneas y también pueden reducir el malassezia. Debido a que pueden producir cambios de color en el cabello rubio, gris o decolorado con químicos, asegúrate de usarlos según las instrucciones y enjuágate bien después de aplicar el champú.
  • Champús con ketoconazol (como Nizoral). El ketoconazol es un agente antifúngico de amplio espectro que puede funcionar bien cuando otros champús no son eficaces. Es de venta libre, aunque también está disponible con receta.

Intenta usar uno de estos champús a diario o día por medio hasta que la caspa esté bajo control; luego reduce su uso a dos o tres veces por semana, según sea necesario. Si un tipo de champú funciona por un tiempo y luego parece perder eficacia, intenta alternarlo con otros dos tipos de champús para la caspa.

Lee y sigue las instrucciones en cada botella de champú que pruebes. Algunos requieren que los dejes actuar durante algunos minutos, mientras que otros se deben enjuagar de inmediato.

Si te has aplicado champú durante varias semanas y aún tienes restos de caspa en tus hombros, consulta con tu médico o dermatólogo. Puede que necesites una receta para un champú más fuerte o un tratamiento con una loción a base de esteroides.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de aplicar champú normal, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de desarrollar caspa:

  • Aprende a controlar el estrés. El estrés afecta tu salud en general y te hace propenso a sufrir varias afecciones y enfermedades. Incluso puede ayudar a provocar caspa o empeorar los síntomas existentes.
  • Lava tu cabello con champú a menudo. Si tiendes a tener cuero cabelludo grasoso, es posible que los lavados diarios con champú ayuden a prevenir la caspa.
  • Recibe un poco de sol. La luz del sol puede ser buena para la caspa. Sin embargo, debido a que la exposición a la luz ultravioleta daña la piel y aumenta el riesgo de sufrir cáncer de piel, evita tomar sol.

    Por el contrario, pasa un poco de tiempo al aire libre. Y asegúrate de usar protector solar en la cara y el cuerpo.

Medicina alternativa

Aunque deben realizarse más estudios, algunos revelaron que el aceite de árbol de té puede reducir las caspas.

El aceite de árbol de té, que proviene de las hojas del árbol de té australiano (Melaleuca alternifolia), se ha usado durante siglos como agente antiséptico, antibiótico y antifúngico. Ahora se incluye en varios champús que se pueden encontrar en tiendas de alimentos naturales. El aceite puede provocar reacciones alérgicas en algunas personas.

Preparación para la consulta

No necesitas ninguna preparación especial para una consulta para el diagnóstico de caspa. Tu médico puede diagnosticar caspa y su causa simplemente si observa tu cuero cabelludo y tu piel. Si empezaste a usar algún producto para el cuidado del pelo, lleva las botellas a la consulta o recuerda comentarle al médico sobre estos, para que pueda determinar si esos productos están causando la caspa.