Diagnóstico

Un médico a menudo puede diagnosticar la caspa con simplemente observar el cabello y el cuero cabelludo.

Tratamiento

La picazón y la descamación de la caspa casi siempre se pueden controlar. Si tienes caspa leve, primero intenta lavarte el cabello diariamente con un champú suave para reducir la grasa y la acumulación de células cutáneas. Si eso no ayuda, prueba un champú anticaspa medicinal. Es posible que tengas que probar más de un champú para encontrar la rutina de cuidado del cabello que te sirva. Y es probable que necesite un tratamiento repetido o a largo plazo.

Si tienes picazón, escozor, enrojecimiento o ardor causado por algún producto, deja de usarlo. Si presentas alguna reacción alérgica, como sarpullido, urticaria o dificultad para respirar, busca atención médica inmediata.

Los champús contra la caspa se clasifican según el medicamento que contienen:

  • Champús con piritiona de cinc (DermaZinc, Head & Shoulders, Jason Dandruff Relief 2 in 1). Estos contienen el agente antibacteriano y antimicótico piritiona de zinc.
  • Champús a base de alquitrán de hulla (Neutrogena T/Gel). El alquitrán de hulla disminuye la velocidad con la que las células cutáneas del cuero cabelludo mueren y se descaman. Si tienes el cabello de color claro, este tipo de champú puede causar decoloración. También puede hacer que el cuero cabelludo sea más sensible a la luz solar.
  • Champús que contienen ácido salicílico (Neutrogena T/Sal, Baker's P & S, otros). Estos productos ayudan a eliminar las escamas.
  • Champús con sulfuro de selenio (Head & Shoulders Intensive, Selsun Blue, otros). Estos contienen un agente antimicótico. Debes utilizar estos productos como se indica y enjuagar bien después de usar el champú, ya que pueden decolorar el cabello y el cuero cabelludo.
  • Champús con ketoconazol (Nizoral A-D). Este champú tiene la finalidad de matar los hongos que producen la caspa y que viven en el cuero cabelludo. Está disponible con o sin receta médica.

Si un tipo de champú funciona bien por un tiempo y luego parece perder su eficacia, trata de alternar entre dos tipos de champú para la caspa.

Lee y sigue las instrucciones de cada envase de champú que pruebes. Algunos productos deben dejarse actuar durante algunos minutos, mientras que otros deben enjuagarse rápidamente. Al principio, usa un champú medicinal de una a tres veces por semana para tratar la caspa. Luego disminuye la frecuencia a una vez por semana o menos para el mantenimiento y la prevención.

Si has usado un champú medicinal regularmente durante varias semanas y todavía tienes caspa, habla con tu médico o dermatólogo. Es posible que necesites un champú con concentración recetada o una loción con esteroides.

Estilo de vida y remedios caseros

Puedes tomar medidas para reducir el riesgo de desarrollar caspa o para controlarla:

  • Aprender a controlar el estrés. El estrés afecta tu salud en general y te hace susceptible a una serie de afecciones y enfermedades. Incluso puede ayudar a desencadenar la caspa o empeorar los síntomas existentes.
  • Seguir una dieta saludable. Una dieta que proporcione suficiente zinc, vitaminas B y ciertos tipos de grasas puede ayudar a prevenir la caspa.
  • Lavar con champú con frecuencia. Si tiendes a tener el cuero cabelludo graso, el lavado diario con champú puede ayudar a prevenir la caspa. Masajea suavemente el cuero cabelludo para aflojar las escamas. Enjuaga cuidadosamente.
  • Tomar un poco de sol. La luz del sol puede ser buena para controlar la caspa. Pero debido a que la exposición a la luz ultravioleta daña la piel y aumenta el riesgo de cáncer de piel, no tomes sol. En lugar de eso, simplemente pasa un poco de tiempo al aire libre. Y asegúrate de usar protector solar en la cara y cuerpo.
  • Limitar los productos para peinar. Los productos para peinar pueden acumularse en el cabello y el cuero cabelludo y hacerlos más grasosos.

Medicina alternativa

Algunos estudios de poca envergadura han encontrado que el aceite del árbol del té puede reducir la caspa, pero se necesitan más estudios.

El aceite del árbol del té, que proviene de las hojas del árbol del té australiano (Melaleuca alternifolia), se ha utilizado durante siglos como antiséptico, antibiótico y agente antimicótico. Ahora se incluye en una serie de champús que se encuentran en las tiendas de alimentos naturales. El aceite puede causar reacciones alérgicas en algunas personas.

Preparación para la consulta

No necesitas ninguna preparación especial en una cita para diagnosticar la caspa. Es probable que tu médico pueda diagnosticar la caspa y su causa simplemente observando tu cuero cabelludo y tu piel. Si has comenzado a usar algún producto nuevo para el cuidado del cabello, lleva los envases a la consulta o recuerda decírselo al médico, para que él o ella puedan determinar si los productos pueden estar causándote caspa.