Descripción general

La infección por criptosporidio (criptosporidiosis) es una enfermedad causada por pequeños parásitos criptosporidio unicelulares. Cuando los criptosporidios entran en tu cuerpo, viajan a tu intestino delgado y luego se asientan en las paredes. Más tarde, se desparraman en las heces.

En la mayoría de las personas sanas, una infección por criptosporidio produce un ataque de diarrea acuosa. La infección generalmente desaparece en una semana o dos. Si tienes un sistema inmunitario comprometido, una infección por criptosporidio puede convertirse en una amenaza para la vida sin tratamiento.

Puedes ayudar a prevenir una infección por criptosporidio si practicas una buena higiene y evitas tragar agua de piscinas, parques acuáticos recreativos, lagos y arroyos.

Síntomas

Los primeros signos y síntomas de la infección por criptosporidio, que generalmente aparecen dentro de una semana después de la infección, pueden incluir lo siguiente:

  • Diarrea líquida
  • Deshidratación
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso
  • Dolor o calambres estomacales
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómitos

Los síntomas pueden durar hasta dos semanas, aunque pueden aparecer y desaparecer hasta por un mes, incluso en personas con un sistema inmunitario saludable. Algunas personas con infección por criptosporidio no presentan síntomas.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si la diarrea líquida no mejora en el plazo de unos días.

Causas

La infección por criptosporidio comienza cuando los parásitos criptosporidios de una célula entran en el cuerpo a través de la boca. Algunas cepas de criptosporidio pueden causar enfermedades más graves.

Estos parásitos luego viajan al tracto intestinal, donde se asientan en las paredes de los intestinos. Con el tiempo, se producen más células y se vierten en cantidades masivas en los excrementos, donde son altamente contagiosas.

Puedes infectarte con criptosporidiosis al tocar cualquier cosa que haya estado en contacto con excremento contaminado. Puedes infectarte por:

  • Beber agua contaminada que contiene parásitos criptosporidios
  • Nadar en agua contaminada que contiene parásitos criptosporidios y tragar parte de ella accidentalmente
  • Comer alimentos crudos y contaminados que contengan criptosporidios
  • Tocarse la boca con la mano si esta ha estado en contacto con una superficie, objeto, persona o animal contaminado

Si tienes un sistema inmunitario comprometido a causa del VIH/SIDA, eres más susceptible a las enfermedades causadas por los parásitos criptosporidios que una persona con un sistema inmunitario saludable. Las personas con VIH/SIDA pueden tener síntomas graves y una forma crónica y persistente de enfermedad que puede ser difícil de tratar.

Parásitos resistentes

Los parásitos criptosporidios son una de las causas más comunes de diarrea infecciosa en humanos. Este parásito es difícil de eliminar porque es resistente a muchos desinfectantes y muchos filtros no lo eliminan.

La criptosporidiosis puede sobrevivir durante meses a diferentes temperaturas, aunque el parásito se puede destruir mediante hervor.

Factores de riesgo

Las personas que corren mayor riesgo de tener criptosporidiosis incluyen:

  • Niños, particularmente aquellos que usan pañales, que asisten a centros de cuidado infantil
  • Padres de niños infectados
  • Trabajadores de cuidado infantil
  • Manipuladores de animales
  • Aquellos que participan en actividad sexual de oral a anal
  • Viajeros internacionales, especialmente aquellos que viajan a países en desarrollo
  • Mochileros, excursionistas y campistas que beben agua no tratada y no filtrada
  • Nadadores que tragan agua en piscinas, lagos y ríos
  • Personas que beben agua de pozos poco profundos y desprotegidos

Complicaciones

Las complicaciones de la infección por criptosporidio incluyen las siguientes:

  • Desnutrición como consecuencia de la mala absorción de nutrientes del tracto intestinal
  • Deshidratación grave
  • Pérdida de peso significativa
  • Inflamación del pasaje entre el hígado, la vesícula biliar y el intestino delgado (conducto biliar)
  • Inflamación de la vesícula biliar, el hígado o el páncreas

La infección por criptosporidio no es potencialmente mortal. Sin embargo, si has tenido un trasplante o si tienes el sistema inmunitario debilitado, el desarrollo de complicaciones puede ser peligroso.

Prevención

La infección por criptosporidio es contagiosa, así que toma precauciones para evitar propagar el parásito a otras personas. No hay vacuna para prevenir una infección por criptosporidio.

Para ayudar a prevenir la infección por criptosporidio:

  • Ten buenos hábitos de higiene. Lávate las manos durante al menos 20 segundos con agua y jabón después de ir al baño y de cambiar pañales, y antes y después de comer. Los desinfectantes para manos a base de alcohol no matan los gérmenes que causan la infección por criptosporidio.
  • Lava a fondo con agua no contaminada todas las frutas y verduras que vayas a comer crudas y evita comer alimentos que sospeches que puedan estar contaminados. Si viajas a un país en desarrollo, evita los alimentos crudos.
  • Purifica el agua potable si tienes un sistema inmunitario debilitado o si viajas a un área con alto riesgo de infección. Los métodos incluyen hervir (al menos un minuto en un hervor intenso) o filtrar el agua, aunque el filtrado puede no ser tan efectivo como el hervor.

    Asegúrate de utilizar un filtro que cumpla con los requisitos de la norma 53 o 58 de NSF International para la reducción de quistes y ooquistes. Necesitarás un filtro de agua distinto para bacterias y virus.

  • Evita la exposición fecal durante la actividad sexual.

Siempre evita nadar cuando tengas diarrea. Si sabes que has tenido una infección por criptosporidio, no vayas a nadar por lo menos durante dos semanas después de que los síntomas desaparezcan porque aún puede ser contagioso.