Diagnóstico

Al igual que otros trastornos autoinmunitarios inusuales y complejos, la esclerodermia limitada puede ser difícil de diagnosticar. Los signos y síntomas varían mucho y, a menudo, se parecen a los de otras enfermedades.

El diagnóstico de esclerodermia limitada suele hacerse sobre la base de los signos y síntomas. Durante la realización de la exploración física, el médico buscará cambios en la textura, el color y el aspecto de la piel. Las pruebas que podrían contribuir al diagnóstico comprenden las siguientes:

  • Análisis de laboratorio. Se puede analizar una muestra de sangre en busca de anticuerpos que suelen encontrarse en la sangre de personas con esclerodermia limitada. Sin embargo, esta no es una prueba definitiva porque no todas las personas con esclerodermia limitada tienen estos anticuerpos.
  • Biopsia de piel. A veces, los médicos toman una pequeña muestra de piel que se examina con un microscopio en un laboratorio. Aunque las biopsias pueden ser útiles, no pueden diagnosticar de manera concluyente la esclerodermia limitada.

Tu médico podría recomendarte pruebas adicionales para detectar complicaciones pulmonares, cardíacas, renales o gastrointestinales.

Tratamiento

La esclerodermia limitada no tiene cura conocida. El tratamiento se centra en aliviar los signos y síntomas, y prevenir complicaciones.

Medicamentos

Varios tipos de medicamentos pueden ayudar a aliviar los signos y síntomas de la esclerodermia limitada, entre ellos:

  • Antibióticos tópicos. Si las úlceras de la piel se infectan, es posible que tengas que aplicarte antibióticos tópicos y vendarte la zona. Si el tratamiento tópico no funciona, tal vez necesites antibióticos por vía oral o intravenosa.
  • Antiácidos. Para el ardor de estómago, es posible que el médico te recomiende medicamentos que reducen la producción de ácido estomacal.
  • Medicamentos que reducen la presión arterial. Los medicamentos que abren pequeños vasos sanguíneos y aumentan la circulación pueden ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad de Raynaud y a reducir la presión alta en las arterias que se encuentran entre el corazón, los pulmones y el riñón.
  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario. Estos tipos de medicamentos han demostrado ser promisorios en la prevención de una enfermedad en la que el exceso de colágeno se acumula en el tejido que se encuentra entre los alvéolos de los pulmones.

Terapia

La rigidez y el dolor en la piel y las articulaciones son problemas frecuentes en la esclerodermia limitada. La fisioterapia o la terapia ocupacional puede enseñarte ejercicios para ayudarte a mantener la flexibilidad y la fuerza.

  • Fisioterapia. Los ejercicios de estiramiento son importantes para ayudar a prevenir la pérdida de movilidad en las articulaciones de los dedos. Además, un fisioterapeuta también puede mostrarte ejercicios faciales que pueden ayudarte a mantener la flexibilidad del rostro y la boca.
  • Terapia ocupacional. Si es necesario, un terapeuta ocupacional puede ayudarte a aprender nuevas maneras de realizar las actividades cotidianas. Por ejemplo, los cepillos de dientes especiales y el hilo dental pueden facilitar el cuidado de los dientes.

Cirugía

Podría necesitarse una cirugía para ciertos problemas, tales como los siguientes:

  • Depósitos de calcio. Los depósitos de calcio grandes o dolorosos, a veces, se extraen quirúrgicamente.
  • Manchas rojas o arrugas. La cirugía láser puede reducir el aspecto de las manchas rojas o las arrugas causadas por los vasos sanguíneos inflamados cerca de la superficie de la piel.

Estilo de vida y remedios caseros

Mantente caliente

Para reducir los síntomas de la enfermedad de Raynaud, usa guantes cuando estés al aire libre y haga frío, y en tu casa cuando abras el congelador. Para mantener la temperatura central del cuerpo cuando hace frío, ponte varias capas de ropa y usa un sombrero o una bufanda, calcetines térmicos y botas o zapatos que te queden bien y que no te corten la circulación.

No fumes

Si fumas, habla con el médico sobre las maneras de dejar de hacerlo. La nicotina contrae los vasos sanguíneos, lo que empeora el fenómeno de Raynaud. El tabaquismo también empeora el ardor de estómago.

Haz ejercicio con regularidad

Hacer ejercicios con regularidad te ayuda a mantener la flexibilidad y la fuerza. Pregúntale a tu médico, fisioterapeuta o terapeuta ocupacional qué actividades son adecuadas para ti.

Cambia los hábitos alimentarios

Si tienes dificultad para tragar, elige alimentos blandos y húmedos, y mastícalos bien. Para reducir al mínimo el reflujo ácido:

  • Come porciones pequeñas y frecuentes
  • Evita los alimentos picantes o grasos, el chocolate, la cafeína y el alcohol
  • No hagas ejercicio inmediatamente antes o después de comer
  • Eleva la cabecera de la cama mediante la utilización de bloques
  • Mantente erguido durante dos a tres horas después de las comidas y no comas antes de irte a dormir

Protégete la piel

El exceso de colágeno destruye las glándulas sudoríparas y las glándulas sebáceas, lo cual deja la piel tiesa y seca. Para ayudar a suavizar la piel:

  • Evita los jabones y detergentes abrasivos. Elige cremas de limpieza o limpiadores para la piel suaves, y geles de baño o de ducha con humectantes agregados. Usa guantes de goma cuando laves los platos o limpies.
  • Báñate con menor frecuencia. Báñate día por medio y toma duchas o baños breves con agua tibia en lugar de caliente. Lávate la piel con delicadeza.
  • Humecta la piel. Aplícate un humectante fuerte a base de aceite y sin fragancia después de lavarte las manos o de bañarte, mientras la piel todavía está húmeda. Aplica el humectante durante el día cuando sientas la piel seca.
  • Usa protector solar. Para prevenir un daño mayor en la piel, aplícate protector solar antes de salir.
  • Usa un humidificador. Esto aumentará la humedad en tu casa.

Mantén una buena higiene bucal

Realízate controles periódicos y usa enjuagues bucales o pastas de dientes especiales si el dentista te lo recomienda. Si tienes la boca seca de manera crónica, prueba tomar más agua y chupar trozos de hielo o caramelos duros sin azúcar. Si estas medidas no sirven, el dentista podría recetarte un medicamento para estimular el flujo de saliva.

Medicina alternativa

Para ayudar a que aumente el flujo sanguíneo a las extremidades, puedes intentar la biorretroalimentación, una técnica que te enseña a controlar ciertas respuestas del cuerpo. Los ejercicios de relajación y los medicamentos también pueden ser útiles.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Dado que la esclerodermia limitada puede afectar tu aspecto y tu capacidad para realizar tareas simples, tu autoestima puede verse afectada. La depresión y la ansiedad son frecuentes en las personas que tienen esta afección.

Hablar con un asesor puede ayudarte a enfrentar los cambios que provoca la enfermedad. Comunicarte con personas que tienen la misma enfermedad, ya sea a través de grupos de apoyo en Internet o en persona, también puede ser de ayuda.

Preparación para la consulta

Debido a que la esclerodermia limitada puede afectar distintas partes del cuerpo, tal vez, debas consultar con varios médicos, como especialistas en el tratamiento de la artritis y otros trastornos musculoesqueléticos (reumatólogos), en trastornos de la piel (dermatólogos) o trastornos pulmonares (neumólogos).

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, es conveniente que escribas una lista que contenga lo siguiente:

  • Una descripción detallada de tus síntomas y cuándo comenzaron
  • Información sobre problemas de salud que hayas tenido
  • Información sobre los problemas de salud de tus padres y hermanos
  • Todos los medicamentos, las vitaminas y otros suplementos dietéticos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a alguien que te acompañe, para que te ayude a recordar la información que recibas. En el caso de la esclerodermia limitada, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué otras causas posibles existen?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Hay medidas de cuidado personal que pueda tomar para ayudar a controlar mis síntomas?
  • ¿Cada cuánto serán las visitas de seguimiento?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te pregunte lo siguiente:

  • ¿De qué manera cambiaron los síntomas con el tiempo?
  • ¿Tienes ardor de estómago?
  • ¿Tienes problemas para tragar?
  • ¿Los dedos te cambian de color al exponerlos al frío?
  • ¿Has bajado de peso sin proponértelo?
  • ¿Has notado cambios en tus hábitos intestinales?
  • ¿Te diagnosticaron alguna otra enfermedad?