El tratamiento del asma en niños mayores de 12 años requiere diferentes medidas con respecto al de los niños más pequeños. Obtén recomendaciones sobre síntomas, medicamentos y uso del plan de acción para el asma.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El asma es una inflamación continua (crónica) de las vías respiratorias en los pulmones. Esta inflamación hace que las vías respiratorias sean vulnerables a los episodios de dificultad para respirar (ataques de asma). Los desencadenantes frecuentes de los ataques de asma son las alergias, los resfriados y el ejercicio.

El asma en los niños más grandes puede interferir en el sueño, el rendimiento escolar, los deportes y las actividades sociales. Los cambios emocionales, sociales y del desarrollo relacionados con la adolescencia pueden, en ocasiones, complicar el control de la enfermedad.

El control del asma depende del control de la inflamación con los medicamentos, evitar desencadenantes siempre que sea posible y tomar los medicamentos para tratar los ataques de asma. Tu hijo puede aprender a reducir al mínimo los síntomas siguiendo un plan de acción escrito que se haya desarrollado junto con su médico para controlar y ajustar el tratamiento según su necesidad.

Los signos y síntomas frecuentes del asma en niños mayores de 12 años pueden comprender los siguientes:

  • Tos
  • Sibilancia, sonido agudo similar al de un silbato al exhalar
  • Problemas para respirar o falta de aire
  • Sensación de incomodidad y opresión en el pecho

La gravedad y los patrones de los síntomas pueden variar:

  • Empeoramiento de los síntomas por la noche
  • Intervalos breves de tos y sibilancia entre los períodos en que no se manifiestan los síntomas
  • Síntomas crónicos o frecuentes con episodios de empeoramiento de la sibilancia y la tos
  • Cambios estacionales de acuerdo con las infecciones principales o los desencadenantes de alergias

Los síntomas del asma pueden desencadenarse o empeorar por determinados acontecimientos:

  • Catarros u otras infecciones respiratorias
  • Exposición a agentes causantes de alergias (alérgenos), como el polvo, la caspa de las mascotas o el polen
  • Actividad o ejercicio
  • Exposición al humo del cigarrillo o a otros irritantes presentes en el aire
  • Fuertes reacciones emocionales, como llanto o risa
  • Menstruación
  • Cambios climáticos y climas extremos

El diagnóstico de asma está basado en forma primaria en un examen físico, una historia clínica, y una prueba para ver cómo funcionan los pulmones.

Historia clínica

Probablemente tu doctor te haga una serie de preguntas como las siguientes:

  • ¿Hay antecedentes familiares de asma?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan los síntomas?
  • ¿La tos despierta a tu hijo por la noche?
  • ¿Los síntomas se presentan con un resfriado, o no hay ninguna relación?
  • ¿Se presentan al hacer ejercicio?
  • ¿Tu hijo evita actividades que normalmente disfruta a causa de sus dificultades para respirar?
  • ¿Con qué frecuencia se presentan los episodios de dificultad para respirar?
  • ¿Cuánto duran?
  • ¿Tu hijo ha necesitado atención médica de emergencia debido a su dificultad para respirar?
  • ¿Se sabe si tu hijo tiene alergia al polen, al polvo, a las mascotas, o a algunos alimentos?
  • ¿Está expuesto a humo de cigarrillo u otros irritantes en el aire?

Prueba de función pulmonar

La prueba diagnóstica primaria se hace con un dispositivo llamado espirómetro, que mide cuánto aire se exhala y con qué rapidez. Los resultados de la prueba indican si los pulmones funcionan bien aun cuando no estén presentes signos ni síntomas.

Tal vez tu doctor haga seguimiento del examen inicial con el espirómetro con un tratamiento de prueba. Tu hijo inhala un medicamento de acción rápida para el asma y, luego, repite la prueba de función pulmonar con el espirómetro. Una mejoría en los resultados de una segunda prueba con el espirómetro puede ayudar a confirmar el diagnóstico de asma.

Prueba de alergia

Tu doctor quizás recomiende una prueba cutánea de alergia o un análisis de sangre si se sospecha que gatos, perros, ácaros del polvo, o moho o polen, pueden ser desencadenantes del asma.

Los objetivos del tratamiento para los adolescentes son:

  • Tratar la inflamación de las vías respiratorias, generalmente con medicación diaria, para prevenir los ataques de asma
  • Usar medicamentos de acción rápida para tratar los ataques de asma
  • Evitar o minimizar los efectos de los desencadenantes del asma
  • Mantener niveles de actividad normales
  • Incluye al adolescente al crear y administrar un plan de tratamiento

Tu doctor usará un enfoque progresivo para tratar el asma de tu hijo. La meta es un control general, con un número mínimo de ataques de asma que requieran tratamiento de acción rápida.

Esto significa que inicialmente quizás haya que aumentar el tipo o la dosis del tratamiento hasta que el asma se estabilice. Cuando el asma esté estabilizada durante un tiempo, es posible que el médico reduzca el tratamiento para que tu hijo reciba la cantidad mínima de medicamento necesaria para mantener esa estabilidad. Si en algún momento el doctor determina que tu hijo está usando un medicamento de acción rápida con mucha frecuencia, se aumentará la dosis del medicamento para tratamiento a largo plazo, o se agregará otro.

Este enfoque progresivo quizás resulte, con el tiempo, en cambios que agreguen o reduzcan medicación dependiendo de la respuesta al tratamiento y al crecimiento y desarrollo de cada niño en particular, así como cambios por las estaciones, en niveles de actividad, u otros factores.

Medicamentos para control a largo plazo

Los medicamentos para control a largo plazo, o de mantenimiento, generalmente se toman todos los días. Habla con el doctor sobre los riesgos asociados con las opciones para tratamiento, e infórmate sobre los signos de las reacciones adversas.

Los tipos de medicamentos para mantenimiento incluyen:

  • Los corticosteroides inhalados son los medicamentos más comunes de mantenimiento para el asma, así como el tratamiento preferido de acuerdo a las pautas de National Asthma Education and Prevention (Educación y Prevención Nacional para el Asma). Estos medicamentos antiinflamatorios incluyen fluticasona (Flovent Diskus, Flovent HFA), budesonida (Pulmicort Flexhaler, Pulmicort Respules), flunisolida (Aerospan), ciclesonida (Alvesco), beclometasona (Qvar) y mometasona (Asmanex).
  • Los agonistas beta de acción prolongada se pueden agregar al tratamiento con corticosteroides inhalados cuando estos por sí solos no resulten en un control que estabilice el asma. Los agonistas beta de acción prolongada se han asociado con ataques de asma graves o fatales. De acuerdo con las recomendaciones actuales de Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos), se dan agonistas beta de acción prolongada a adolescentes solo cuando el medicamento se administra en combinación con un corticoesteroide. Las combinaciones generalmente son fluticasona-salmeterol (Advair Diskus, Advair HFA), budesonida-formoterol (Symbicort) y mometasona-formoterol (Dulera).
  • Puede usarse modificadores de los leucotrienos como una alternativa a los corticosteroides en casos de asma leve, o agregarse al tratamiento con corticosteroides inhalados cuando estos por sí solos no resulten en un control para el asma que la estabilice. Estos incluyen montelukast (Singulair), zafirlukast (Accolate) y zileutón (Zyflo, Zyflo CR). En raras ocasiones, estos medicamentos se han relacionado con reacciones psicológicas tales como agresión, ansiedad, alucinaciones, depresión, irritabilidad, y pensamientos suicidas. Pide consejo médico de inmediato si tu hijo tiene cualquier reacción psicológica inusual.
  • La teofilina es una pastilla diaria que abre las vías respiratorias (broncodilatador). La teofilina (Theochron) puede usarse como alternativa para control a largo plazo del asma leve, o agregarse a un tratamiento con corticosteroides.
  • Los corticosteroides orales se usan solamente cuando el asma no puede controlarse con otros tratamientos.

Medicamentos de acción rápida

Estos medicamentos — llamados broncodilatadores de acción rápida — brindan alivio inmediato a los síntomas de asma, y sus efectos duran de cuatro a seis horas. Los broncodilatadores de acción rápida para el asma incluyen el albuterol (ProAir HFA, Ventolin HFA, otros) y levalbuterol (Xopenex HFA).

Si los adolescentes tienen síntomas de asma leves e intermitentes, quizás la medicación de acción rápida sea todo el tratamiento que necesitan.

En el caso de niños pequeños con un asma persistente que toman medicamentos para control a largo plazo, la medicación de acción rápida se usa para un alivio rápido, o de rescate, para tratar los ataques de asma. También puede usarse para prevenir los síntomas de asma desencadenados por el ejercicio.

Immunoterapia para el asma inducida por alergias

Tu doctor quizás recomiende vacunas para la alergia (immunoterapia) si una alergia causa ataques de asma y si el alérgeno no puede evitarse. Este tratamiento puede ser particularmente útil para alergia a las mascotas, a los ácaros del polvo, o al polen.

El propósito de las vacunas para la alergia es generar tolerancia al aumentar gradualmente la exposición al alérgeno. Las inyecciones se aplican una o dos veces por semana con dosis en aumento, por lo general durante un período de tres a seis meses. Una dosis de mantenimiento se administra cada dos a cuatro semanas por un período de tres a cinco años.

Dispositivos para administración de los medicamentos

La mayoría de medicamentos para el asma se dan por medio de un dispositivo que le permite al niño respirar el medicamento directamente a los pulmones. Habla con el médico acerca del uso apropiado de cada dispositivo, de las opciones de administración para el medicamento de tu hijo y del dispositivo adecuado a las necesidades de tu hijo. Los dispositivos para inhalar incluyen:

  • Inhalador de dosis medidas. Estos dispositivos, pequeños y manuales, son un método común para administrar medicación para el asma. Este dispositivo empuja el medicamento con una descarga que debe inhalarse de una sola vez. Un dispositivo conectado a él llamado «espaciador» mejora la administración del medicamento. Una cámara de inhalación es un dispositivo similar, solo que permite varias inhalaciones regulares y no deja lugar a las exhalaciones accidentales dentro del dispositivo.
  • Inhaladores de polvo seco. Este dispositivo manual no empuja el medicamento. Es necesaria una inhalación rápida y profunda para activar la liberación del medicamento y obtener toda la dosis.
  • Nebulizador.

    Un nebulizador convierte los medicamentos en un rocío fino que tu hijo inhala a través de una mascarilla. El nebulizador es una buena opción para un niño al que le resulta difícil usar otros inhaladores.

    El tratamiento del asma requiere que se siga un plan de tratamiento continuo, un control regular, ajustes en el plan según la necesidad y cuidado personal. Algunos estudios han indicado que el control del asma supone varios desafíos particulares entre los adolescentes, quienes buscan ser más independientes, se desarrollan en lo social y emocional y experimentan cambios en sus relaciones con familiares y amigos.

    El hecho de tener que controlar una enfermedad crónica o tomar medicamentos frente a sus compañeros puede causar vergüenza o timidez. Esta rutina puede parecer una carga en esa búsqueda de tener más independencia, o bien puede existir negación sobre la gravedad del asma. Los adolescentes con asma pueden tener un mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad, y estos factores psicológicos pueden dar como resultado un control más deficiente del asma.

    El médico de tu hijo puede tratar estas inquietudes siguiendo varias estrategias, que comprenden las siguientes:

    • Detectar síntomas de depresión o ansiedad
    • Detectar conductas arriesgadas
    • Evaluar la técnica adecuada para la administración de medicamentos
    • Hablar con tu hijo acerca de la comprensión que tiene de la enfermedad y del efecto de los medicamentos
    • Hablar con tu hijo acerca de cómo se siente al tomar los medicamentos, en especial, frente a otras personas
    • Colaborar en familia para elaborar un plan en el que tu hijo asuma cada vez más responsabilidad

    Elaborar un plan de acción

    El médico puede trabajar contigo y con tu hijo adolescente para elaborar un plan de acción escrito en el que se detallen su propio control y cuidado. Debes compartir el plan con familiares, amigos, maestros, entrenadores y autoridades escolares. Un plan detallado comprende lo siguiente:

    • El nombre y la edad de tu hijo
    • La información del médico y el contacto de emergencia
    • El tipo, la dosis y el horario en que se deben tomar los medicamentos a largo plazo
    • El tipo y la dosis del medicamento de rescate
    • Una lista de desencadenantes frecuentes del asma de tu hijo y consejos para evitarlos
    • Un sistema para calificar la respiración normal y los síntomas moderados y graves
    • Instrucciones de qué hacer cuando ocurran los síntomas y de cuándo utilizar el medicamento de rescate
    • Instrucciones sobre cuándo buscar atención médica de urgencia

    Control y registro

    Es probable que el médico le pida a tu hijo que use un medidor del flujo espiratorio en casa. Este dispositivo manual mide cuán bien fluye el aire desde los pulmones al momento de la exhalación. Puede controlar la eficacia del tratamiento actual y evaluar la función pulmonar después de haberse utilizado el medicamento de rescate.

    Puedes colaborar con tu hijo adolescente en mantener un registro de las mediciones de flujo máximo, de los síntomas y del programa de tratamiento para compartir con el médico. Estos registros pueden ayudar al médico a determinar si el plan de tratamiento a largo plazo es eficaz y a hacer ajustes en el plan. Asiste a las citas médicas tal como lo recomiende el médico para revisar los registros y ajustar el plan de acción según sea necesario.

    La información que se debe registrar comprende lo siguiente:

    • Mediciones regulares de flujo máximo no relacionado con ataques, tal como lo solicite el médico
    • La hora, la duración y las circunstancias de un ataque de asma
    • Respuestas del tratamiento a los ataques de asma, entre ellas las mediciones de flujo máximo
    • Mediciones de flujo máximo después de los ejercicios
    • Efectos secundarios de los medicamentos
    • Cambios en los síntomas
    • Cambios en los patrones de sueño

    Control de los desencadenantes del asma

    Dependiendo de los desencadenantes del asma de tu hijo, haz la mayor cantidad de ajustes en casa, en la escuela y en otros entornos para reducir al mínimo la exposición de tu hijo a los desencadenantes. Estos pueden comprender lo siguiente:

    • Limpiar bien para controlar el polvo y la caspa de las mascotas
    • Verificar los informes de recuento de polen
    • Retirar los productos de limpieza u otros productos para la casa que puedan ser irritantes
    • Usar medicamentos contra las alergias tal como lo indique el médico de tu hijo
    • Ayudar a tu hijo a establecer una estrategia para evitar exponerse a los desencadenantes
    June 13, 2018