Diagnóstico de apraxia del habla infantil: ¿cuándo y por quién?

[MÚSICA SONANDO] Por lo general, la apraxia del habla infantil viene acompañada de otros problemas, por muchas razones. A veces, los niños que tardan en desarrollar un área pueden tener dificultades para desarrollar otras áreas también. Otra cosa que, desde luego, pasa es que, si un niño tiene problemas para planificar el movimiento, eso perjudicará su capacidad para aprender realmente los sonidos del lenguaje, ya que le cuesta practicarlos. Entonces, los niños con apraxia infantil suelen tener problemas del lenguaje y problemas fonológicos coexistentes. Sin embargo, es importante que el patólogo del habla determine si la apraxia infantil representa un problema principal en la dificultad del niño para aprender a hablar porque lo ayudará a planificar el enfoque del tratamiento.

La apraxia del habla infantil es bastante poco común en cuanto a los tipos de trastornos del sonido del habla. Estimamos que, en la población general, solo se le diagnostica apraxia infantil a alrededor del 5 % de los niños que tienen trastornos del sonido del habla.

No está relacionado con ninguna edad en particular. En mi experiencia, la apraxia del habla infantil se puede diagnosticar apenas el niño puede intentar la imitación directa de las palabras que varían en complejidad de longitud y fonética. Muchas personas preguntan, ¿a qué edad se puede percibir esto? ¿A qué edad podemos saber que un niño tiene apraxia del habla? A decir verdad, no hay ninguna edad específica, pero cuando el niño puede intentar la imitación directa, el patólogo del habla puede ver si presenta esas características que asociamos con el nombre apraxia del habla infantil.

Si un niño es muy joven o todavía no puede imitar ni si quiera palabras simples, hay otras observaciones que podemos hacer que consideramos señales de alerta. En esos casos, hay que controlar al niño y volver a verlo en el futuro cercano para una reevaluación, ya que estaremos preocupados de que se trate de apraxia del habla. Estas señales de alerta pueden incluir características como que el bebé no balbucee o balbucee muy poco, quizás, una cantidad muy reducida de sonidos para su edad y, con seguridad, la falta de diferenciación entre las vocales. Es probable que muchos niños, incluso si no saben tantas consonantes, usen diversas vocales "ahh, ee, ahh, da-dah". En cambio, un niño con apraxia probablemente solo diga "uh." "Uh-uh uh. Duh uh. Duh uh". Esto se considera una señal de alerta.

Por lo general, los padres van al pediatra, primero, si están preocupados por un retraso del habla y el pediatra identifica con certeza si el niño se encuentra en un nivel adecuado para su edad o no. Sin embargo, el pediatra no está capacitado para diagnosticar diferencialmente el posible problema en relación con el tipo de trastorno del lenguaje o del habla. Por esta razón, los pediatras suelen derivar a los padres a un patólogo del habla y del lenguaje, para que les brinde ese diagnóstico diferencial y debido a su capacidad para planificar el tratamiento adecuado.

Aug. 20, 2021