Las bacterias que provocan celulitis pueden propagarse rápidamente e ingresar en los ganglios linfáticos y el torrente sanguíneo. Los episodios recurrentes de celulitis pueden dañar el sistema de drenaje linfático y provocar hinchazón crónica de la extremidad afectada.

En raras ocasiones, la infección puede extenderse a la capa profunda de tejido, denominada «recubrimiento fascial». El estreptococo necrosante (fascitis necrosante) es un ejemplo de una infección de capa profunda. Representa una urgencia extrema.

Feb. 11, 2015