Necesito una nueva corona dental, pero no me gusta la idea de tener la boca entumecida durante horas luego de este procedimiento. ¿Existe algo que acelere mi recuperación?

Answers from Thomas J. Salinas, D.D.S.

Los procedimientos dentales, como empastes, coronas y endodoncias, requieren anestesia local que también puede entumecer los labios, las mejillas y la lengua. El entumecimiento puede durar dos horas o más después del procedimiento. Cuando la boca y los labios están entumecidos, puede resultar difícil sonreír, hablar o beber.

El mesilato de fentolamina (OraVerse) acelera el restablecimiento de la sensibilidad normal tras un procedimiento dental. Los estudios demuestran que el mesilato de fentolamina, administrado como inyección después del procedimiento dental, restablece la sensibilidad normal en los labios, las mejillas y la lengua más rápido que si no se lo administra, generalmente en alrededor de una hora. Revertir el entumecimiento de los tejidos blandos más rápido puede ayudar a prevenir lesiones, como morderse accidentalmente la lengua o las mejillas, y puede permitirte hablar o comer con normalidad.

Si un procedimiento dental, como una cirugía, provoca dolor en los huesos, en los nervios o en los tejidos blandos, es posible que no se recomiende el uso de mesilato de fentolamina. En esos casos, la anestesia local proporciona comodidad prolongada después del procedimiento.

No está del todo claro cómo funciona el mesilato de fentolamina, pero se cree que aumenta el flujo sanguíneo en la zona de tejidos blandos. Solo funciona si la anestesia original contiene un medicamento que estrecha los vasos sanguíneos (vasoconstrictor), como la epinefrina.

El mesilato de fentolamina pertenece a un grupo de medicamentos que pueden provocar baja presión arterial, latidos acelerados del corazón y ritmo cardíaco irregular. Aunque esos eventos son poco frecuentes en informes sobre el uso del mesilato de fentolamina, infórmale al dentista en caso de tener antecedentes de enfermedades del corazón o vasos sanguíneos (cardiovasculares).

El mesilato de fentolamina no se recomienda en niños pequeños que pesen menos de 33 libras (15 kilogramos), y no se debe utilizar en niños menores a 3 años. El uso del mesilato de fentolamina requiere una tarifa adicional que, en general, los seguros dentales no cubren.

With

Thomas J. Salinas, D.D.S.

July 12, 2017