Mito: El cáncer siempre causa dolor

Verdad: Algunos tipos de cáncer nunca causan dolor.

Para las personas que sí sienten dolor por cáncer, en especial las que tienen cáncer en estado avanzado, los médicos ahora son más conscientes de la necesidad de controlar ese dolor y han aprendido mejores métodos para controlarlo. Si bien es posible que no se pueda eliminar todo el dolor, este se puede controlar para que afecte muy poco la rutina diaria.

Mito: las biopsias con aguja pueden alterar las células cancerosas y hacer que se trasladen a otras partes del cuerpo

Verdad: para la mayoría de los tipos de cáncer, no existe evidencia concluyente de que una biopsia con aguja —un procedimiento que se utiliza para diagnosticar muchos tipos de cáncer— provoque que las células cancerosas se propaguen.

No obstante, hay excepciones de las cuales los médicos y los cirujanos están al tanto. Por ejemplo, no se suele realizar una biopsia con aguja para diagnosticar cáncer testicular. En su lugar, si el médico sospecha que puedes tener cáncer testicular, se extrae el testículo.

Mito: la cirugía hace que el cáncer se expanda

Verdad: la cirugía no puede hacer que el cáncer se expanda. No retrases ni rechaces el tratamiento por este mito. Con frecuencia, la extirpación quirúrgica del cáncer es el primer tratamiento y el más importante.

Es posible que algunas personas crean en este mito porque se sienten peor durante la recuperación que antes de la cirugía. Además, si el cirujano descubre durante la cirugía que tu cáncer está más avanzado de lo que pensaba inicialmente, es posible que creas que la cirugía hizo que el cáncer se expandiera. Pero no hay evidencia que respalde esta creencia.

Mito: Todas las personas con el mismo tipo de cáncer reciben el mismo tipo de tratamiento

Verdad: El médico personaliza el tratamiento para ti. El tratamiento que recibes depende de dónde está el cáncer, si se ha propagado y cuánto, y cómo afecta tus funciones corporales y tu salud en general.

El tratamiento oncológico se personaliza cada vez más en función de tus genes. Estos genes, con los que naces, pueden mostrar que tu cuerpo procesa ciertos tratamientos de quimioterapia y medicamentos de manera diferente que el cuerpo de otra persona. Los estudios genéticos de las células cancerosas también pueden ayudar a guiar tu tratamiento.

Mito: todas las personas que tienen cáncer deben recibir tratamiento

Verdad: depende de ti si deseas recibir tratamiento para el cáncer o no. Puedes decidirlo después de consultar con tu médico y conocer las opciones que tienes.

Una persona con cáncer podría optar por no recibir tratamiento si tiene:

  • Un cáncer de crecimiento lento. Algunas personas con cáncer podrían no experimentar ningún signo ni síntoma. Los análisis de laboratorio podrían revelar que el cáncer está creciendo muy lentamente. Estas personas podrían optar por esperar y ver cómo evoluciona el cáncer. Si de pronto comienza a crecer con más rapidez, el tratamiento siempre es una opción.
  • Otras enfermedades. Si tienes otras enfermedades importantes, puedes optar por no recibir tratamiento para el cáncer, ya que es posible que este no sea la principal amenaza para tu salud. Esto podría suceder particularmente en el caso de un cáncer de crecimiento lento.
  • Cáncer en etapa terminal. Si el problema de los efectos secundarios del tratamiento excede el beneficio que el tratamiento puede brindar, podrías optar por no recibir tratamiento. Eso no quiere decir que el médico te abandonará. El médico aún puede ofrecerte medidas para que estés cómodo, como el alivio del dolor.
May 05, 2014 See more In-depth