Sobrevivientes del cáncer: Cómo volver a conectarse con los seres queridos después del tratamiento

Los familiares y amigos brindan un círculo de apoyo importante para los sobrevivientes del cáncer. Aprende a cultivar las relaciones y, así, evitar problemas frecuentes.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Tus familiares y amigos te aman y se preocupan por ti, pero, a veces, tienen maneras extrañas de demostrarlo. Algunas personas se alejan y evitan hablarte. Otras te asfixian y te tratan como a un niño.

Muchas personas que sobreviven al cáncer descubren que uno de los obstáculos para terminar el tratamiento oncológico sin problemas es la reacción de sus familiares y amigos. Quienes sobreviven al cáncer pueden prepararse para las dificultades en las relaciones previendo estos problemas y haciendo planes para afrontarlos.

Problemas en las relaciones que suelen tener los sobrevivientes de cáncer

Las relaciones pueden ser todo un desafío para los sobrevivientes de cáncer en la transición a la vida después del tratamiento. Posiblemente reconozcas algunos de estos escenarios frecuentes:

  • Cambio de responsabilidades. Durante el tratamiento, es probable que no te hayas podido encargar de las tareas domésticas que hacías antes de recibir el diagnóstico de cáncer.

    Tal vez te ocupabas de hacer las compras y preparar la cena, por ejemplo. Si el tratamiento oncológico te cansaba y te impedía continuar con esas tareas, probablemente, tu pareja o algún otro familiar hayan ocupado tu lugar.

    Ahora que ha terminado el tratamiento oncológico, es probable que esa persona espere que retomes tus responsabilidades, pero tal vez aún no te sientas listo para hacerlo. Esto puede resultarle frustrante a tu familiar, y podrías sentir la presión de tener que hacer más de lo que puedes.

  • Cambio de roles. Si solías encargarte de todo antes del cáncer, es posible que tu pareja haya tenido que asumir ese rol en el transcurso del tratamiento. Decidir cuándo y cómo volver a invertir los roles puede ser confuso y complicado.
  • Alejamiento. Tal vez notes que algunos amigos y familiares te evitan. Puede ser algo sutil o evidente, como cuando alguien deja de devolverte las llamadas. Sea como sea, es doloroso.

    Las personas se alejan por varios motivos. Tal vez no sepan qué decir o les preocupe decir algo inadecuado. Quizás no sepan cómo brindar apoyo. Otras personas no saben cómo reaccionar.

  • Demasiada atención. En lugar de sentirte solo, las buenas intenciones de los demás podrían abrumarte. Tus amigos o familiares podrían tratar de mimarte e insistir en hacer cosas por ti cuando no necesitas ayuda. Te quieren y desean ayudar, pero, de hecho, ayudan demasiado.
  • Entrometimiento. Algunas personas hacen muchas preguntas, tal vez más de las que quisieras responder.
  • Expectativas confusas. Si tu recuperación no va tan bien como esperabas, podrías sentirte frustrado. Tal vez quieras que todo regrese a la normalidad de inmediato, y eso no sucede. Trata de no descargar tus frustraciones en las personas que te rodean. Si lo haces, podrías alejarlas.

En general, los problemas que puedas tener en tus relaciones dependen de la solidez que tenían anteriormente. Las relaciones que ya eran tensas tienden a seguir siéndolo después del cáncer y, a veces, se terminan por completo. En cambio, las relaciones sólidas pueden volverse aún más fuertes con la experiencia del cáncer.

Qué puedes hacer para fomentar las relaciones con familiares y amigos

Antes de que los sentimientos de soledad y de aislamiento te desanimen, recuerda que puedes tomar medidas para fomentar las relaciones con familiares y amigos. El primer paso es reconocer que todas estas personas se preocupan por ti y que cada una de ellas tiene una forma particular de reaccionar a tu diagnóstico de cáncer.

Estos son algunos consejos para componer relaciones:

  • Inicia la conversación. Algunas personas podrían desear preguntarte cómo te sientes, pero no saben qué decir. O bien, tal vez piensen que te molestarán.

    Inicia tú la conversación. Hazles saber que aprecias sus preguntas o que no deseas hablar sobre el cáncer en ese momento.

  • Aceptas ayuda. Tus familiares y amigos te preguntarán si hay algo que puedan hacer para ayudarte. Piénsalo por adelantado y sugiere maneras para que te brinden apoyo, ya sea ayudarte con las tareas de la casa o solo estar disponibles para ti cuando necesites hablar. Los familiares y los amigos se sienten bien cuando saben que pueden ayudar.
  • Diles a los demás qué pueden esperar de ti. Si no te sientes en condiciones aún de asumir las responsabilidades que tenías en la casa antes del diagnóstico del cáncer, no te sientas presionado a retomar esas tareas tan pronto. Coméntales a tus familiares qué esperar para que no se sientan desorientados.

    Cuando estés preparado para retomar tus actividades, diles a tus familiares que hacerlas te hará sentir más normal y que contribuirá a tu recuperación.

  • Conserva las amistades importantes. Algunas personas se alejarán de ti, y tendrás que dejarlas ir. Intenta no dedicar tanta energía emocional queriendo recuperar relaciones que pueden no haber sido lo suficientemente fuertes desde el principio. Invierte tu tiempo y tu energía en los amigos más cercanos.
  • Planifica lo que dirás. Te harán preguntas sobre el cáncer y sobre el tratamiento. Decide cómo contestarás a estas interpelaciones, en especial, si alguien hace preguntas con las que no te sientes cómodo.

    En algunas situaciones, podrías decirle a la persona que no te sientes cómodo contestando aquello. En otras, podrías evitar responder cambiando el tema de conversación.

  • Sé paciente. Si te sientes frustrado, recuerda que las personas a tu alrededor tienen buenas intenciones. Quizás no sepan qué decir ni qué hacer, por lo que sus palabras o acciones pueden parecerte inapropiadas o críticas. Esa torpeza puede provenir del desconocimiento de la situación.
  • Mantente conectado cuando puedas. Algunos familiares o amigos podrían no invitarte a hacer ciertas cosas porque asumen que no estás listo para participar en actividades sociales. Infórmales cuando quieras que te incluyan o pídele a alguien que transmita tu mensaje.
  • Busca grupos de apoyo. Habrá momentos en los que sientas que las personas que no tuvieron cáncer no pueden entender por lo que estás pasando.

    Comparte tus sentimientos con otros sobrevivientes del cáncer, ya sea en un grupo de apoyo de tu comunidad o en línea.

    También hay grupos de apoyo disponibles para familiares y amigos de sobrevivientes del cáncer. Recomiéndaselos a las personas más cercanas a ti.

  • Busca ayuda profesional. Pídele al médico que te derive a un terapeuta para obtener más ayuda. Este puede ayudarte a encontrar formas de comunicarte mejor con tus familiares y amigos.

Es completamente posible que todos los miembros de tu familia y de tu círculo de amigos te apoyen durante la recuperación. Sin embargo, hay posibilidades de que te encuentres con algunos obstáculos en las relaciones. Piensa cómo afrontarás los posibles problemas.

June 13, 2018 See more In-depth