Diagnóstico

Tu médico puede identificar un juanete examinando el pie. Después del examen físico, una radiografía del pie puede ayudar a tu médico a determinar la mejor manera de tratarlo.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento varían de acuerdo con la gravedad del juanete y de cuánto dolor te causa.

Tratamiento conservador

Los tratamientos no quirúrgicos que pueden aliviar el dolor y la presión de un juanete incluyen los siguientes:

  • Nuevos zapatos. Usa zapatos espaciosos y cómodos que brinden suficiente espacio para los dedos de los pies.
  • Amortiguación. El relleno o las almohadillas de venta libre para juanetes no medicados podrían resultarte útiles. Actúan como un amortiguador entre el pie y el zapato, y alivian el dolor.
  • Medicamentos. El acetaminofén (Tylenol, otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o naproxeno sódico (Aleve) pueden ayudarle a controlar el dolor de un juanete. Las inyecciones de cortisona también podrían ayudar.
  • Plantillas de zapatos. Las plantillas acolchadas pueden ayudar a distribuir la presión de manera uniforme cuando mueves los pies, lo que reduce los síntomas y evita que el juanete empeore. Los soportes de venta libre pueden brindar alivio a algunas personas; otras requieren dispositivos ortopédicos con receta médica.
  • Aplicación de hielo. Aplicar hielo en el juanete después de haber estado de pie demasiado tiempo o si se inflama puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Si tienes problemas de sensibilidad o de circulación en los pies, consulta con tu médico antes de aplicar hielo.

Opciones quirúrgicas

Si el tratamiento conservador no alivia tus síntomas, podrías necesitar cirugía. La cirugía no se recomienda por razones estéticas; solo cuando un juanete te causa dolor frecuente o interfiere en tus actividades diarias.

Existen muchos procedimientos quirúrgicos para los juanetes y ninguna técnica es la mejor para cada problema.

Los procedimientos quirúrgicos para los juanetes se pueden realizar como procedimientos únicos o en combinación. Podrían implicar lo siguiente:

  • Extirpar el tejido inflamado de alrededor de la articulación del dedo gordo del pie
  • Enderezar el dedo gordo del pie mediante la extirpación de parte del hueso
  • Realinear uno o más huesos en el antepié a una posición más normal para corregir el ángulo anómalo en la articulación del dedo gordo del pie
  • Unir los huesos de la articulación afectada de manera permanente

Es posible que puedas caminar con el pie justo después de un procedimiento de juanete. Sin embargo, la recuperación completa puede tomar de semanas a meses.

Para prevenir una recurrencia, necesitarás usar zapatos adecuados después de la recuperación. Para la mayoría de las personas, no es realista esperar usar zapatos más estrechos después de la cirugía.

Habla con tu médico acerca de lo que puedes esperar después de la cirugía de juanete.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes con un médico de atención primaria o un especialista en pies (podólogo o especialista ortopédico).

Qué puedes hacer

Para aprovechar al máximo el tiempo que dura la consulta con el médico, prepara una lista de preguntas antes de la visita. Estas son algunas de las preguntas que podrías hacer:

  • ¿Qué está causando mis problemas en los pies?
  • ¿Es probable que esta afección sea temporal o permanente?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Soy candidato para una cirugía? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Existen otros pasos de autocuidado que podrían ayudarme?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta.

Qué esperar del médico

Algunas de las preguntas que tu médico podría hacerte incluyen:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener problemas en los pies?
  • ¿Cuánto dolor tienes en el pie?
  • ¿Dónde sientes el dolor?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Qué tipo de calzado usas?