Aprende más sobre dónde se propaga el cáncer mamario y cómo se desplaza por el cuerpo.

El cáncer de mama metastásico es un cáncer que se originó en los senos y se ha extendido a otras partes del cuerpo. Puede ser evidente en el momento del diagnóstico y tratamiento inicial del cáncer de mama o aparecer meses o años después como un cáncer de mama recurrente.

El cáncer de mama metastásico también se conoce como cáncer de mama de estadio IV. Además, el cáncer de mama metastásico puede denominarse cáncer avanzado. El cáncer avanzado generalmente se refiere al cáncer que no se puede curar, pero algunos profesionales de la salud pueden usar el término de manera diferente.

En la metástasis, las células cancerígenas se desprenden del área donde se formaron por primera vez y viajan a través de la sangre o el sistema linfático para formar nuevos tumores. El cáncer metastásico que se propaga desde su ubicación original se conoce con el nombre de cáncer primario. Por ejemplo, el cáncer que se ha extendido de los senos a los pulmones se llama cáncer de mama metastásico en lugar de cáncer de pulmón.

Cuando se examinan bajo el microscopio, las células de cáncer de mama metastásico de la ubicación secundaria comparten similitudes con las células de cáncer de mama y no con las células cancerosas típicas de la nueva ubicación. Así, junto con otras pruebas, es como los médicos suelen decir que es un cáncer metastásico que se ha extendido desde otra parte del cuerpo en lugar de un nuevo cáncer primario. Los segundos cánceres primarios se producen pero son raros.

El cáncer de mama metastásico puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero lo más común es que afecte los huesos, el cerebro, el hígado o los pulmones.

Los síntomas del cáncer mamario metastásico varían según el lugar donde se haya propagado el cáncer, por ejemplo:

  • Huesos
    • Dolor intenso que empeora
    • Hinchazón
    • Huesos que son propensos a romperse y fracturarse
  • Cerebro
    • Dolor de cabeza recurrente, que empeora progresivamente
    • Problemas de visión
    • Convulsiones
    • Vómitos o náuseas
  • Hígado
    • Apariencia amarilla de la piel (ictericia)
    • Erupción o picazón en la piel
    • Dolor abdominal, pérdida del apetito
  • Pulmones
    • Tos continua
    • Dificultad para respirar
    • Dolor en el pecho
Feb. 05, 2020