Los casos leves de parálisis facial normalmente desaparecen dentro de un mes, pero la recuperación de los casos más graves que provocan parálisis total es distinta. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Daño irreversible a los nervios faciales
  • El rebrote mal direccionado de las fibras nerviosas, que provoca la contracción involuntaria de ciertos músculos cuando tratas de mover otros (sincinesia), por ejemplo, cuando sonríes, puede que se cierre el ojo del lado afectado
  • Ceguera parcial o total del ojo que no se cierra por exceso de sequedad y fricción sobre la córnea, que es la capa protectora transparente del ojo
Dec. 16, 2014