Las sábanas y los pijamas mojados —así como la vergüenza del niño— son una escena muy común en muchos hogares. Pero no desesperes. Orinarse en la cama no es un indicio de que falló el entrenamiento para saber usar del baño. A menudo, solo se trata de una parte normal del desarrollo del niño.

Esta situación también se denomina «incontinencia de la noche» o «enuresis nocturna». En general, la enuresis antes de los 7 años no es causa de preocupación. A esa edad, puede que tu hijo todavía esté desarrollando el control nocturno de la vejiga.

Si continúa mojando la cama, trata el problema con paciencia y con comprensión. El entrenamiento de la vejiga, las alarmas de humedad o los medicamentos pueden ayudar a reducir la enuresis.

Oct. 11, 2014