La necrosis avascular ocurre cuando se interrumpe o reduce el flujo sanguíneo a un hueso. Esta disminución en la irrigación de sangre puede deberse a lo siguiente:

  • Traumatismo óseo o articular. Una lesión, como una articulación dislocada, puede dañar los vasos sanguíneos de la zona. Los tratamientos oncológicos con radiación también debilitan el hueso y dañan los vasos sanguíneos.
  • Depósitos de grasa en los vasos sanguíneos. La grasa (lípidos) puede bloquear los vasos sanguíneos pequeños, esto reduce el flujo sanguíneo que nutre los huesos.
  • Determinadas enfermedades. Trastornos médicos, como la anemia de células falciformes y la enfermedad de Gaucher, también pueden disminuir la irrigación sanguínea del hueso.

En aproximadamente 25 por ciento de las personas con necrosis avascular, no se conoce la causa de la interrupción del flujo sanguíneo.

March 21, 2015