Los médicos saben que los defectos cardíacos que se presentan al momento del nacimiento (congénitos) surgen de errores durante las primeras etapas de desarrollo del corazón; sin embargo, no suele haber una causa evidente. La genética y los factores ambientales pueden influir.

Una comunicación interauricular permite que la sangre recién oxigenada fluya desde la cavidad superior izquierda (aurícula izquierda) hasta la cavidad superior derecha (aurícula derecha) del corazón. Allí, se mezcla con la sangre desoxigenada y se bombea hasta los pulmones, aunque ya se haya reabastecido de oxígeno.

Si la comunicación interauricular es grande, este volumen adicional de sangre puede sobrecargar los pulmones y hacer que el corazón trabaje de más. Si no se trata, con el tiempo, el lado derecho del corazón se agranda y se debilita. Si este proceso continúa, también aumenta la presión arterial en los pulmones, lo que produce hipertensión pulmonar.

Las comunicaciones interauriculares pueden ser de varios tipos, entre ellos:

  • De tipo secundum. Este es el tipo más frecuente de comunicación interauricular y ocurre en la mitad de la pared entre las aurículas (tabique interauricular).
  • De tipo primum. Este defecto ocurre en la parte baja del tabique interauricular y puede aparecer con otros problemas cardíacos congénitos.
  • Del seno venoso. Este defecto poco frecuente ocurre en la parte baja del tabique interauricular.
  • Del seno coronario. En este defecto poco frecuente, está ausente una parte de la pared que se encuentra entre el seno coronario, que forma parte del sistema venoso del corazón, y la aurícula derecha.
March 07, 2017