Descripción general

Durante un ataque de asma, también llamado exacerbación del asma, las vías respiratorias se hinchan e inflaman. Los músculos alrededor de las vías respiratorias se contraen, y estas producen un exceso de mucosidad que estrechan los tubos respiratorios (bronquios).

Durante un ataque, puedes tener tos, sibilancia y dificultad para respirar. Un ataque de asma puede ser leve, con síntomas que mejoren con un tratamiento doméstico inmediato, o puede ser más grave. Un ataque de asma grave que no mejora con el tratamiento doméstico puede ser una urgencia potencialmente mortal.

La clave para detener un ataque de asma es reconocer y tratar en forma temprana un brote de asma. Sigue el tratamiento que has planificado con tu médico con anticipación. Tu plan de tratamiento debe incluir qué hacer en caso de que el asma comience a empeorar y cómo manejar un ataque de asma en curso.

Síntomas

Los signos y síntomas de un ataque de asma constan de los siguientes:

  • Dificultad para respirar grave, opresión o dolor en el pecho y tos o silbido al respirar
  • Valores bajos del flujo espiratorio máximo, si usas un medidor de flujo máximo
  • Síntomas que no responden al uso de un inhalador de acción rápida (de rescate)

Los signos y síntomas de un ataque de asma varían de persona a persona. Pídele ayuda a tu médico para identificar los signos y síntomas que en tu caso indican que el asma está empeorando; también pregúntale qué hacer en esos casos.

Si los síntomas del asma siguen empeorando incluso después de tomar los medicamentos según las indicaciones del médico, es posible que necesites recibir atención médica en una sala de urgencias. El médico puede enseñarte a reconocer un caso de asma que representa una emergencia médica para que sepas cuándo buscar ayuda.

Cuándo consultar con el médico

Si el asma se exacerba, de inmediato toma las medidas de tratamiento que tú y tu médico realizaron con anticipación en tu plan de acción escrito contra el asma. Si los síntomas y los valores del flujo espiratorio máximo mejoran, es posible que el tratamiento doméstico sea todo lo necesario. Si los síntomas no mejoran con el tratamiento doméstico, probablemente debas buscar atención médica de urgencia.

Cuando los síntomas del asma se exacerban, sigue las instrucciones de tu plan de acción escrito contra el asma para usar el inhalador de rápida acción (de rescate). Los valores del flujo espiratorio máximo que varían entre el 50 y el 79 por ciento de tu mejor valor personal son un signo de que debes usar los medicamentos de rápida acción (de rescate) recetados por el médico.

Verifica las medidas para el control del asma con el médico

El asma puede cambiar con el tiempo; por eso, deberás ajustar periódicamente tu plan de tratamiento a fin de mantener los síntomas diarios bajo control. Si el asma no está bien controlada, el riesgo de padecer ataques de asma en el futuro es mayor. La presencia de inflamación pulmonar persistente significa que el asma puede exacerbarse en cualquier momento.

Acude a todas las consultas programadas con tu médico. Si tienes exacerbaciones de asma regularmente, valores bajos del flujo máximo u otros signos de que el asma no está bien controlada, solicita una consulta con tu médico.

Cuándo buscar tratamiento médico de urgencia

Busca atención médica inmediatamente si tienes signos o síntomas de un ataque de asma grave, por ejemplo:

  • Dificultad para respirar grave o silbido al respirar, especialmente durante la noche o temprano a la mañana
  • Imposibilidad de pronunciar frases largas debido a la dificultad para respirar
  • Necesidad de tensionar los músculos del pecho para respirar
  • Valores bajos del flujo máximo cuando usas un medidor del flujo máximo
  • No presentar mejorías después de usar un inhalador de rápida acción (de rescate)

Causas

Un sistema inmunitario extremadamente sensible hace que tus vías respiratorias (conductos bronquiales) se inflamen e hinchen cuando te expones a ciertos factores desencadenantes. Los desencadenantes del asma varían según la persona. Los desencadenantes frecuentes del asma son, entre otros, los siguientes:

  • El polen, las mascotas, el moho y los ácaros del polvo
  • Infecciones de las vías respiratorias superiores
  • Humo de tabaco
  • Inhalar aire frío y seco
  • Enfermedad de reflujo gastroesofágico
  • Estrés

Para muchas personas, los síntomas del asma empeoran con una infección respiratoria como un resfriado. Algunas personas sufren crisis asmáticas a causa de algo que está presente en su ambiente de trabajo. A veces, los ataques de asma se producen sin ninguna causa aparente.

Factores de riesgo

Todas las personas con asma tienen riesgo de sufrir un ataque de asma. Puedes tener mayor riesgo de sufrir un ataque de asma grave si sucede lo siguiente:

  • Tuviste un ataque de asma grave en el pasado
  • Si ya estuviste hospitalizado o tuviste que ir a una sala de urgencias por asma
  • Si ya debieron intubarte por un ataque de asma
  • Usas más de dos inhaladores de acción rápida (de rescate) por mes
  • Tus ataques de asma tienden a aparecer antes de darte cuenta de que los síntomas han empeorado
  • Tienes otras afecciones crónicas, como sinusitis o pólipos nasales, o enfermedades cardiovasculares o pulmonares crónicas

Complicaciones

Los ataques de asma pueden ser graves.

  • Los ataques de asma pueden interrumpir tus actividades diarias, como dormir, ir a la escuela, trabajar y realizar actividad física; esto provoca un impacto importante en tu calidad de vida y puede perturbar la vida de quienes están a tu alrededor.
  • Por «ataque de asma grave» se entiende aquel ataque de asma por el que, probablemente, debas trasladarte hasta la sala de urgencias; esto puede ser estresante y costoso.
  • Un ataque de asma muy grave puede provocar un paro respiratorio y la muerte.

Prevención

La mejor forma de evitar un ataque de asma es, en primer lugar, asegurarte de que el asma esté bien controlada. Esto significa seguir un plan de acción escrito contra el asma para supervisar los síntomas y ajustar la medicación.

A pesar de que posiblemente no puedas eliminar el riesgo de sufrir un ataque de asma, tienes menos probabilidades de padecerlo si tu tratamiento actual logra controlar el asma. Toma los medicamentos inhalados según se indicó en tu plan de acción escrito contra el asma.

Estos medicamentos preventivos tratan la inflamación de las vías respiratorias que provocan los signos y síntomas del asma. Si se toman diariamente, estos medicamentos pueden disminuir o eliminar los ataques de asma y tu necesidad de utilizar inhaladores de rápida acción.

Consulta con tu médico si sigues tu plan de acción contra el asma y, sin embargo, tienes síntomas frecuentes o molestos, o mediciones bajas del flujo máximo. Estos son signos de que el asma no está bien controlada; deberás trabajar con tu médico para cambiar tu tratamiento.

Si los síntomas del asma aparecen cuando tienes un resfrío o una gripe, toma medidas para evitar un ataque de asma controlando tu función pulmonar y los síntomas, y ajustando tu tratamiento según sea necesario. Asegúrate de disminuir tu exposición a los desencadenantes de alergias y utiliza una mascarilla cuando realices ejercicios en días fríos.

Oct. 20, 2016
References
  1. Hazeldine V. Pharmacological management of acute asthma exacerbations in adults (Tratamiento farmacológico de las exacerbaciones agudas de asma en adultos). Nursing Standard (Revista Estándares de enfermería). 2013;27:43.
  2. Fanta CH. Treatment of acute exacerbations of asthma in adults (Tratamiento de las exacerbaciones agudas de asma en adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  3. Expert panel report 3 (EPR-3): Guidelines for the diagnosis and management of asthma (Informe 3 del panel de expertos: pautas para el diagnóstico y el tratamiento del asma). Bethesda, Md.: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health-pro/guidelines/current/asthma-guidelines/. Último acceso: 23 de junio de 2016.
  4. Bope ET, et al. The respiratory system (El aparato respiratorio). En: Conn’s Current Therapy 2016 (La terapia actual de Conn 2016). Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 24 de julio de 2016.
  5. Li JTC (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 5 de agosto de 2016.
  6. Dweik RA, et al. Exhaled nitric oxide analysis and applications (Análisis de óxido nítrico exhalado y aplicaciones). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de julio de 2016.
  7. Corliss J, et al. Patient information: Asthma in adults (the basics) (Información para el paciente: asma en adultos [conceptos básicos]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de julio de 2016.
  8. Bailey W, et al. What do patients need to know about their asthma? (¿Qué necesitan saber los pacientes acerca del asma?). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de julio de 2016.
  9. Global strategy for asthma management and prevention (2015 update) (Estrategia global para el tratamiento y la prevención del asma [actualización 2015]). Global Initiative for Asthma (Iniciativa global para el asma). http://www.ginasthma.org. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  10. Irvin CG, et al. Use of pulmonary function testing in the diagnosis of asthma (El uso de los exámenes de la función pulmonar en el diagnóstico del asma). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 1 de julio de 2016.
  11. Adkinson NF, et al. Emergency treatment and approach to the patient with acute asthma (Tratamiento de urgencia y enfoque en el paciente con asma aguda). En: Middleton's Allergy: Principles and Practice (Alergia de Middleton: principios y práctica). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 24 de julio de 2016.
  12. Fanta CH. An overview of asthma management (Descripción general del tratamiento del asma). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de julio de 2016.
  13. What is asthma? (¿Qué es el asma?). Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/asthma. Último acceso: 19 de julio de 2016.