Descripción general

La anorexia nerviosa, a menudo simplemente denominada anorexia, es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por el peso corporal anormalmente bajo, el temor intenso a aumentar de peso y una percepción distorsionada del peso corporal. Para las personas con anorexia, es muy importante controlar su peso y su figura corporal, y hacen todo tipo de sacrificios que suelen interferir en las actividades de su vida.

Para evitar aumentar de peso o para seguir adelgazando, las personas anoréxicas generalmente restringen demasiado la cantidad de comida que consumen. Para controlar la ingesta calórica, pueden vomitar después de comer o usar laxantes, suplementos dietéticos, diuréticos o enemas de un modo indebido. Además, para intentar bajar de peso, pueden ejercitarse en exceso.

Algunas personas con anorexia tienen episodios de atracones y purgas, similar a lo que les ocurre a las que sufren bulimia nerviosa. Sin embargo, las personas anoréxicas por lo general luchan contra un peso corporal anormalmente bajo, mientras que aquellas que padecen bulimia suelen tener un peso normal o por encima de lo normal. No importa cómo se logre bajar de peso: la persona con anorexia tiene un temor intenso a aumentar de peso.

En realidad, la anorexia no se trata de la comida. Es una manera poco saludable de hacer frente a los problemas emocionales. Cuando tienes anorexia, lo que haces con frecuencia es equiparar la delgadez con la autoestima.

La anorexia puede ser muy difícil de superar. Pero con tratamiento, puedes lograr una mejor percepción de quién eres, volver a tener hábitos de alimentación más saludables y revertir algunas de las complicaciones graves causadas por la anorexia.

Cuidado de la anorexia en Mayo Clinic

Síntomas

Los signos y síntomas físicos de la anorexia nerviosa están relacionados con la inanición, pero el trastorno también incluye problemas emocionales y del comportamiento relacionados con una percepción irreal del peso corporal y un miedo extremadamente fuerte a aumentar de peso o ser gordo.

Síntomas físicos

Los signos y síntomas físicos de la anorexia pueden ser los siguientes:

  • Pérdida de peso excesiva
  • Aspecto delgado
  • Hemograma anormal
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Mareos o desmayos
  • Coloración azulada en los dedos de la mano
  • Cabello fino o quebradizo o pérdida de cabello
  • Bello suave tipo pelusa que cubre el cuerpo
  • Ausencia de menstruación
  • Estreñimiento
  • Piel seca o amarillenta
  • Intolerancia al frío
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Presión arterial baja
  • Deshidratación
  • Osteoporosis
  • Hinchazón de los brazos o las piernas

Síntomas emocionales o conductuales

Los síntomas conductuales de la anorexia pueden incluir intentos de perder peso de las siguientes maneras:

  • Restringir estrictamente la ingesta de alimentos mediante dietas o ayuno y, posiblemente, ejercitarse en exceso
  • Darse atracones y provocarse el vómito para eliminar los alimentos y, posiblemente, uso de laxantes, enemas, suplementos dietéticos o productos a base de hierbas

Otros signos y síntomas emocionales y conductuales relacionados con la anorexia pueden ser los siguientes:

  • Preocupación por los alimentos
  • Rehusarse a comer
  • Negación del hambre
  • Miedo a aumentar de peso
  • Mentir sobre la cantidad de comida que se ingirió
  • Estado de ánimo indiferente (falta de emociones)
  • Retraimiento social
  • Irritabilidad
  • Disminución del interés en las relaciones sexuales
  • Estado de ánimo deprimido
  • Pensamientos de suicidio

Cuándo consultar con el médico

La anorexia, al igual que otros trastornos de la alimentación, puede virtualmente tomar el control de tu vida. Desafortunadamente, muchas personas con anorexia no quieren hacer un tratamiento, al menos al principio. El deseo de mantenerse delgado se antepone a la preocupación por la salud. Si estás preocupado por un ser querido, pídele encarecidamente que hable con un médico.

Si tienes alguno de los problemas mencionados más arriba, o crees que puedes tener un trastorno de la alimentación, busca ayuda. Si estás escondiendo la anorexia de tus seres queridos, intenta encontrar alguien de confianza con quien puedas hablar sobre lo que está ocurriendo.

Señales de aviso que podrían detectarse

Puede ser difícil notar los signos y síntomas de la anorexia porque las personas con anorexia suelen esconder su delgadez, sus hábitos alimentarios y sus problemas físicos.

Si estás preocupado por un ser querido que podría tener anorexia, estate atento a las siguientes señales de aviso:

  • Omitir comidas
  • Poner excusas para no comer
  • Comer solo unos pocos alimentos «seguros», por lo general, con bajo contenido de grasas y calorías
  • Adoptar rituales rígidos para las comidas o la alimentación, por ejemplo, escupir la comida después de masticarla
  • Cocinar comidas elaboradas para los demás pero rehusarse a comer
  • Pesarse o medirse muchas veces
  • Mirarse con frecuencia al espejo para ver los defectos que se perciben
  • Quejarse por estar gordo
  • No querer comer en público
  • Tener callos en los nudillos y dientes desgastados si la persona se provoca el vómito
  • Cubrirse con capas de ropa

Causas

Se desconoce la causa exacta de la anorexia nerviosa. Al igual que con muchas enfermedades, probablemente sea una combinación de factores biológicos, psicológicos y del entorno.

  • Factores biológicos. Si bien aún no está claro qué genes están involucrados, podría haber cambios genéticos que hacen que algunas personas sean más propensas a presentar anorexia. Algunas personas pueden tener una tendencia genética al perfeccionismo, sensibilidad y perseverancia: características vinculadas a la anorexia.
  • Factores psicológicos. Algunas características emocionales pueden contribuir a la anorexia. Las mujeres jóvenes pueden tener rasgos de personalidad obsesiva compulsiva que les facilitan seguir dietas estrictas y privarse de comer aunque tengan hambre. Es posible que tengan una tendencia extrema al perfeccionismo, lo que hace que piensen que nunca están lo suficientemente delgados. Pueden tener niveles altos de ansiedad y restringir su alimentación para reducirla.
  • Factores del entorno. La cultura occidental moderna resalta la delgadez. El éxito y la valoración suelen estar equiparados con la delgadez. La presión de los pares puede ayudar a fomentar el deseo de estar delgado, especialmente en las mujeres jóvenes.

Factores de riesgo

Algunos factores de riesgo aumentan el riesgo de padecer anorexia nerviosa, por ejemplo:

  • Ser mujer. La anorexia es más frecuente en niñas y mujeres. Sin embargo, los niños y hombres presentan trastornos de la alimentación cada vez con mayor frecuencia, quizá debido al aumento de las presiones sociales.
  • Juventud. La anorexia es más frecuente en adolescentes. De todas maneras, este trastorno de la alimentación puede presentarse en personas de cualquier edad, si bien es poco frecuente en mayores de 40. Los adolescentes pueden ser más vulnerables debido a todos los cambios corporales que atraviesan en la pubertad. También es posible que enfrenten mayor presión de los pares y que sean más sensibles a las críticas o incluso a comentarios casuales sobre el peso o la figura.
  • Genética. Es posible que los cambios en determinados genes hagan que algunas personas sean más propensas a la anorexia.
  • Antecedentes familiares. Las personas con familiares directos (hermanos, padres o hijos) que tuvieron la enfermedad tienen un riesgo mucho más alto de padecer anorexia.
  • Variaciones en el peso. Cuando las personas varían de peso, adrede o sin querer, puede que esos cambios se vean reforzados por los comentarios positivos de los demás por haber perdido peso o los comentarios negativos por haber aumentado de peso. Esos cambios y comentarios pueden hacer que alguien comience a hacer dieta de manera extrema. Además, la inanición y la pérdida de peso pueden cambiar la menara de funcionar del cerebro en personas vulnerables, lo cual puede perpetuar las conductas alimentarias restrictivas y dificultar el regreso a los hábitos alimentarios normales.
  • Transiciones. Ya sea cambiar de escuela, casa o trabajo, cortar una relación o la muerte o enfermedad de un ser querido, los cambios pueden causar estrés emocional y aumentar el riesgo de anorexia.
  • Los deportes, el trabajo y las actividades artísticas. Los deportistas, los actores, los bailarines y los modelos tienen un riesgo más alto de tener anorexia. Los entrenadores y los padres pueden aumentar el riesgo sin querer cuando alientan a los deportistas jóvenes a bajar de peso.
  • Medios de comunicación y sociedad. Los medios de comunicación, tales como la televisión y las revistas de moda, suelen mostrar una gran cantidad de modelos y actores excesivamente delgados. Estas imágenes parecieran igualar la delgadez con el éxito y la popularidad. De todas maneras, no está claro si los medios simplemente reflejan los valores sociales o si, de hecho, los impulsan.

Complicaciones

La anorexia nerviosa puede tener muchas complicaciones. En su forma más grave puede ser mortal. La muerte puede ocurrir de manera repentina, incluso cuando una persona no está excesivamente delgada. Este suceso puede deberse a ritmos cardíacos anormales (arritmias) o a un desequilibrio de los electrolitos, minerales como el sodio, el potasio y el calcio que mantienen el equilibrio de los líquidos en el cuerpo.

Otras complicaciones de la anorexia incluyen lo siguiente:

  • Anemia
  • Problemas del corazón, como prolapso de la válvula mitral, ritmos cardíacos anormales o insuficiencia cardíaca
  • Pérdida de la masa ósea, lo que aumenta el riesgo de sufrir fracturas posteriormente en la vida
  • En las mujeres, ausencia de la menstruación
  • En los hombres, disminución de los niveles de testosterona
  • Problemas gastrointestinales, como estreñimiento, hinchazón o náuseas
  • Anomalías electrolíticas, como bajo nivel de potasio, sodio y cloruro en la sangre
  • Problemas renales
  • Suicidio

Si una persona anoréxica está en estado de desnutrición grave, todos los órganos del cuerpo pueden sufrir daños, incluido el cerebro, el corazón y los riñones. Es posible que este daño sea irreversible, incluso cuando la anorexia está bajo control.

Además de un sinnúmero de complicaciones físicas, las personas con anorexia también suelen tener otros trastornos mentales. Estos pueden incluir los siguientes:

  • Depresión, ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo
  • Trastornos de la personalidad
  • Trastornos obsesivos-compulsivos
  • Consumo indebido de alcohol y sustancias

Prevención

No hay nada que garantice la prevención de la anorexia nerviosa. Los médicos de cabecera (pediatras, médicos familiares e internistas) están en una buena posición para identificar indicadores tempranos de anorexia y evitar que se presente la enfermedad en estado avanzado. Por ejemplo, en las consultas médicas de rutina, pueden hacer preguntas acerca de los hábitos alimentarios y el grado de satisfacción con el aspecto.

Si notas que un familiar o amigo tiene baja autoestima, hace una dieta demasiado estricta y está insatisfecho con su aspecto, considera la posibilidad de hablar con él o ella acerca de estos problemas. Si bien puede que no seas capaz de evitar que manifiesten un trastorno de la alimentación, puedes hablarles sobre conductas más saludables u opciones de tratamiento.