Espondilitis anquilosante

Cambios de la columna vertebral en la espondilitis anquilosante

A medida que la espondilitis anquilosante empeora, se forman nuevos huesos en un intento del cuerpo por sanar. Gradualmente, el hueso nuevo cierra la brecha entre las vértebras y, con el tiempo, une las secciones de las vértebras. Las vértebras fusionadas pueden aplanar las curvas naturales de la columna y obligarla a adoptar una postura inflexible y encorvada.