10 signos de que podrías tener amiloidosis

La amiloidosis, una afección poco común que hace que se acumulen proteínas anormales en los tejidos y órganos del cuerpo, a menudo se pasa por alto. Esto se debe a que puede no causar síntomas al principio. Y cuando hay signos o síntomas, pueden parecerse a los de enfermedades más comunes.

Las proteínas amiloides se acumulan en diferentes tejidos y órganos. Las señales y síntomas pueden variar, según el tipo de proteína amiloide que tengas, qué tejido u órgano está afectado y qué cantidad de tu cuerpo está afectada.

El diagnóstico lo más temprano posible puede ayudar a prevenir más daño a los órganos causado por la acumulación de proteínas. Por lo tanto, es importante que hables con tu médico si estás teniendo cualquiera de estas 10 posibles señales y síntomas.

  1. Cambios en la orina y piernas hinchadas. Si la amiloidosis daña los riñones, puedes hacer que las proteínas se filtren de la sangre a la orina. Esto puede hacer que tu orina sea espumosa o que orines menos.

    Cuando grandes cantidades de proteína salen del torrente sanguíneo e ingresan a la orina, el agua se puede filtrar de los vasos sanguíneos a los pies. Esto puede causar que tus pies, tobillos y pantorrillas se hinchen.

  2. Pérdida de peso involuntaria y significativa. Si estás perdiendo proteínas de la sangre, puedes tener menos apetito y, como resultado, adelgazar sin querer.

    Si la amiloidosis afecta tu sistema digestivo, también puede afectar tu capacidad para digerir los alimentos y absorber nutrientes. Es común perder de 20 a 25 libras (9 a 11 kg).

  3. Fatiga intensa. Sentirse extremadamente cansado es común con la amiloidosis. Incluso los esfuerzos pequeños pueden parecer difíciles.
  4. Falta de aire. Si la amiloidosis afecta tu corazón, puede limitar la capacidad de tu corazón para llenarte de sangre entre latidos. Esto significa que se bombea menos sangre con cada latido, lo que puede hacer que sientas que te falta el aire. La amiloidosis que afecta los pulmones también puede causar dificultad para respirar.

    Es posible que te resulte difícil subir un tramo de escaleras o caminar largas distancias sin detenerse a descansar. También puedes sentir falta de aliento incluso con la más mínima actividad.

  5. Entumecimiento, hormigueo, debilidad o dolor en las manos o en los pies. Si las proteínas amiloides se acumulan y ejercen presión sobre los nervios de los dedos, puedes tener dolor y otros síntomas en las muñecas (síndrome del túnel carpiano). Si las proteínas amiloides se acumulan en los nervios de los pies, puedes tener entumecimiento, falta de sensibilidad o una sensación de ardor en los dedos y las plantas de los pies.
  6. Diarrea o estreñimiento. Si la amiloidosis afecta los nervios que controlan tus intestinos, puedes tener diarrea o estreñimiento.
  7. Una lengua agrandada. La amiloidosis puede hacer que tu lengua se agrande y también puede hacer que otros músculos, como los de los hombros, se agranden.
  8. Cambios en la piel. Puedes notar un engrosamiento ceroso de tu piel; moretones fáciles en tu cara, párpados o pecho; o parches de color púrpura alrededor de tus ojos.
  9. Latidos del corazón irregulares. Si la amiloidosis afecta el sistema eléctrico de tu corazón, puedes perturbar el ritmo de tu corazón y causar un latido irregular.
  10. Mareos al estar de pie. Si los nervios que controlan tu presión arterial están afectados, puedes sentirte mareado o casi desmayado si te pones de pie demasiado rápido.

Muchos de estos signos y síntomas pueden ser causados por otras afecciones. Pero si sufres alguno de ellos, habla con tu médico acerca de si podrían ser causados por amiloidosis. Y si tienes antecedentes familiares de la afección, asegúrate de decírselo a tu médico. Ven a tu cita listo para hablar de tus síntomas y cuándo ocurren.

Sept. 14, 2019 See more In-depth