Diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico de la embolia de líquido amniótico se realiza después de que se hayan descartado otros trastornos.

Es posible que el profesional de salud pida los siguientes análisis de laboratorio durante tu evaluación:

  • Análisis de sangre, como aquellos que evalúan la coagulación, las enzimas cardíacas, los electrolitos y el tipo de sangre, así como un hemograma completo.
  • Electrocardiograma (ECG o EKG) para evaluar el ritmo cardíaco.
  • Pulsioximetría para verificar la cantidad de oxígeno en sangre.
  • Radiografía de tórax para detectar la presencia de líquido alrededor del corazón.
  • Ecocardiografía para evaluar el funcionamiento del corazón.

Tratamiento

La embolia de líquido amniótico requiere un tratamiento rápido para tratar el oxígeno en sangre y la presión arterial bajos.

Los tratamientos de emergencia podrían incluir:

  • Colocación de un catéter. Un tubo fino y hueco que se coloca en una de las arterias (catéter arterial) podría utilizarse para monitorear la presión arterial. También es posible que se te coloque otro tubo dentro de una vena en el pecho (catéter venoso central), el cual se puede utilizar para suministrar líquidos y medicamentos, para realizar transfusiones y para extraer sangre.
  • Oxígeno. Podrías necesitar que se te coloque un tubo en la vía aérea que te ayude a respirar.
  • Medicamentos. El médico podría darte medicamentos para mejorar y apoyar la función cardíaca. Otros medicamentos podrían utilizarse para disminuir la presión causada por el ingreso de líquido en el corazón y los pulmones.
  • Transfusiones. Si presentas sangrado incontrolable, necesitarás transfusiones de sangre, productos sanguíneos y líquidos de reemplazo.

Si tienes una embolia de líquido amniótico antes de parir a tu bebé, el médico te tratará con el objetivo de que tu bebé nazca seguro tan pronto como sea posible. Una cesárea de emergencia podría ser necesaria.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Experimentar una enfermedad potencialmente mortal durante el embarazo puede ser atemorizante y estresante para ti y tu familia. Luego, quizás puedas revivir la experiencia y tener pesadillas y recuerdos.

Durante este tiempo difícil, apóyate en tus seres queridos. Considera unirte a una red de sobrevivientes. Además, trabaja con tu profesional de salud para determinar cómo puedes controlar de forma segura tu recuperación y tu rol como madre de un recién nacido.

Feb. 05, 2019
  1. Pacheco LD, et al. Amniotic fluid embolism: Diagnosis and management. American Journal of Obstetrics and Gynecology. 2016;215:B16.
  2. Indraccolo U, et al. Risk factors for fatality in amniotic fluid embolism: A systematic review and analysis of a data pool. The Journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine. 2018;31:661.
  3. Baldisseri MR. Amniotic fluid embolism syndrome. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 11, 2018.
  4. McBride A. Clinical presentation and treatment of amniotic fluid embolism. AACN Advanced Critical Care. 2018;29:336.