La amenorrea puede producirse por diversas razones. Algunas son normales en el transcurso de la vida de una mujer, mientras que otras pueden ser un efecto secundario de un medicamento o un signo de un problema médico.

Amenorrea natural

Durante el transcurso normal de la vida, es posible que tengas amenorreas por razones naturales, tales como:

  • Embarazo
  • Amamantamiento
  • Menopausia

Anticonceptivos orales

Algunas mujeres que toman píldoras anticonceptivas pueden no tener períodos menstruales. Incluso luego de dejar de tomar anticonceptivos orales, puede pasar un tiempo antes de que la ovulación y la menstruación regulares regresen. Los anticonceptivos que se inyectan o implantan y algunos tipos de dispositivos intrauterinos también pueden causar amenorrea.

Medicamentos

Determinados medicamentos pueden hacer que los períodos menstruales se detengan; entre ellos, se cuentan algunos tipos de:

  • Antipsicóticos
  • Quimioterapia para el tratamiento del cáncer
  • Antidepresivos
  • Medicación para la presión arterial
  • Antialérgicos

Factores relacionados con el estilo de vida

A veces, los factores relacionados con el estilo de vida contribuyen a la amenorrea, por ejemplo:

  • Peso corporal bajo. El peso corporal excesivamente bajo (de alrededor del 10 por ciento por debajo del peso normal) interrumpe muchas funciones hormonales del cuerpo, lo que puede hacer que la ovulación se detenga. Las mujeres que sufren un trastorno de la alimentación, como anorexia o bulimia, generalmente dejan de menstruar debido a estos cambios anormales de hormonas.
  • Ejercicio excesivo. A las mujeres que participan en actividades que implican un entrenamiento riguroso, como el ballet, se les puede interrumpir el ciclo menstrual. Diversos factores, como el estrés, un nivel bajo de grasa corporal y un gasto energético alto se combinan para contribuir a la ausencia de menstruación en las deportistas.
  • Estrés. El estrés mental puede alterar temporalmente el funcionamiento del hipotálamo, una parte del cerebro encargada de controlar las hormonas que regulan el ciclo menstrual. En consecuencia, la ovulación y la menstruación pueden suspenderse. Los períodos menstruales regulares generalmente vuelven luego de que el estrés disminuye.

Desequilibrio hormonal

Muchos tipos de problemas médicos pueden causar un desequilibrio hormonal, entre ellos:

  • Síndrome de ovario poliquístico. El síndrome de ovario poliquístico produce niveles de hormonas relativamente altos y sostenidos, a diferencia de los niveles fluctuantes de un ciclo menstrual normal.
  • Insuficiencia tiroidea. Una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo) o hipoactiva (hipotiroidismo) puede causar irregularidades menstruales como la amenorrea.
  • Tumor hipofisario. Un tumor no canceroso (benigno) en la hipófisis puede interferir en la regulación hormonal de la menstruación.
  • Menopausia prematura. La menopausia generalmente empieza alrededor de los 50 años. Sin embargo, en algunas mujeres, el suministro ovárico de óvulos disminuye antes de los 40 años y la menstruación se detiene.

Problemas estructurales

Diversos problemas en los órganos sexuales también pueden provocar amenorrea. Por ejemplo:

  • Cicatrices uterinas. El síndrome de Asherman, una enfermedad por la que se forma tejido cicatricial en el revestimiento del útero, a veces puede presentarse luego de una dilatación y legrado, una cesárea o un tratamiento por fibromas uterinos. Las cicatrices uterinas impiden que el revestimiento uterino se desarrolle y se desprenda con normalidad.
  • Ausencia de órganos reproductivos. A veces, surgen problemas durante el desarrollo fetal que llevan a que una niña nazca sin alguna parte importante del sistema reproductor, como el útero, el cuello uterino o la vagina. Debido a que el sistema reproductor no se desarrolló normalmente, no tendrá ciclos menstruales.
  • Anomalía estructural de la vagina. Una obstrucción de la vagina puede impedir que se manifieste el sangrado menstrual. La vagina puede tener una membrana o pared que bloquee el flujo de sangre desde el útero y el cuello uterino.
Transcript

La ovulación es la liberación de óvulos de uno de los ovarios. Generalmente, ocurre a la mitad del ciclo menstrual, aunque el momento exacto puede variar.

Como preparación para la ovulación, el revestimiento del útero, o endometrio, se engrosa.

La glándula hipofisaria del cerebro estimula uno de los ovarios para liberar un óvulo.

La pared del folículo ovárico se rompe en la superficie del ovario. Se libera el óvulo.

Unas estructuras parecidas a dedos llamadas «fimbrias» llevan el óvulo a la trompa de Falopio cercana.

El óvulo se desplaza por la trompa de Falopio, impulsado en parte por contracciones de las paredes de la trompa.

Una vez en la trompa de Falopio, el espermatozoide puede fecundar el óvulo.

Si se fecunda el óvulo, se unen el óvulo y el espermatozoide y forman una entidad unicelular llamada «cigoto».

A medida que el cigoto se desplaza por la trompa de Falopio hacia abajo hasta el útero, comienza a dividirse rápidamente y forma un grupo de células que se parece a una frambuesa pequeña.

Cuando el cigoto llega al útero, se implanta en el revestimiento del útero y comienza el embarazo.

Si el óvulo no se fecunda, el cuerpo simplemente lo reabsorbe; quizás incluso antes de llegar al útero. Alrededor de dos semanas después, el revestimiento del útero se desprende y se expulsa por la vagina. Esto se conoce como «menstruación».

May 09, 2014