Diagnóstico

El diagnóstico de las manchas seniles puede comprender lo siguiente:

  • Inspección visual. Por lo general, el médico puede diagnosticarte manchas seniles tras observar la piel.
  • Biopsia de piel. El médico también puede hacer otras pruebas, como una biopsia de piel, para ayudar a diferenciar una mancha senil de otras afecciones, por ejemplo, el lentigo maligno, un tipo de cáncer de piel.

    Durante una biopsia de piel, tu médico toma una pequeña muestra de piel (biopsia) para su análisis microscópico. Por lo general, una biopsia se realiza en el consultorio del médico con anestesia local.

Tratamiento

Si quieres que las manchas seniles sean menos evidentes, hay tratamientos disponibles para aclararlas o para eliminarlas. Dado que el pigmento se encuentra en la base de la epidermis —la capa superior de la piel— cualquier tratamiento que tenga como objetivo aclarar las manchas seniles debe penetrar esa capa de piel.

Los tratamientos para las manchas seniles son:

  • Medicamentos. Las cremas blanqueadoras recetadas (hidroquinona) utilizadas solas o con retinoides (tretinoína) y un esteroide suave pueden atenuar las manchas en forma gradual a lo largo de varios meses. Si recibes tratamiento con medicamentos, se recomienda enfáticamente usar un protector solar de amplio espectro que tenga un factor de protección solar mínimo de 30. Los tratamientos pueden provocar picazón, enrojecimiento, ardor o sequedad temporal.
  • Terapias con láser y con luz pulsada intensa. Las terapias con láser y con luz pulsada intensa destruyen las células que producen melanina (melanocitos) sin dañar la capa superficial de la piel. Por lo general, los tratamientos con láser o con luz pulsada intensa requieren de 2 a 3 sesiones.

    Después del tratamiento, las manchas seniles se atenúan en forma gradual a lo largo de varias semanas o meses. La terapia láser tiene pocos efectos secundarios, pero puede provocar cambios de color en la piel. La protección contra el sol es necesaria después de la fototerapia con láser o luz pulsada intensa.

  • Congelación (crioterapia). Este procedimiento consiste en usar un hisopo con punta de algodón para aplicar nitrógeno líquido u otro agente congelante sobre las manchas seniles para destruir el exceso de pigmentación. A medida que la zona sana, la piel parece más clara. Por lo general, la congelación se utiliza sobre cada mancha senil en forma individual o sobre un pequeño grupo de manchas seniles. El tratamiento puede irritar la piel de forma temporal y supone un leve riesgo de cicatrices o cambios de color permanentes.
  • Dermoabrasión y microdermoabrasión. La dermoabrasión consiste en lijar (cepillar) la capa superficial de la piel con un cepillo de rotación rápida. Este procedimiento elimina la capa superficial de la piel y permite el crecimiento de una nueva capa. Es probable que debas realizarte el procedimiento más de una vez. Este tratamiento puede causar enrojecimiento temporal y formación de costras.

    La microdermoabrasión tiene un abordaje menos agresivo que suaviza las manchas de piel leves. Necesitarás una serie de procedimientos en el transcurso de algunos meses para lograr el efecto total. Si tienes rosácea o pequeñas venas rojas en el rostro, esta técnica podría empeorar la enfermedad.

  • Exfoliación química. Una exfoliación química consiste en la aplicación de un ácido, que quema la capa exterior de la piel, sobre las manchas seniles. A medida que la piel se exfolia, se forma la piel nueva. Es probable que necesites varios tratamientos para ver resultados. Se recomienda enfáticamente protegerse del sol después de este tratamiento. Es probable que sufras irritación temporal, y hay un leve riesgo de presentar cambios permanentes en el color de la piel.

Debido a que los tratamientos para las manchas seniles se consideran estéticos, es probable que tu seguro no los cubra. Debido a que los procedimientos pueden tener efectos secundarios, analiza tus opciones detenidamente con un médico que se especialice en enfermedades de la piel (dermatólogo). Asimismo, asegúrate de que tu dermatólogo esté especializado y tenga experiencia en la técnica que piensas utilizar.

Estilo de vida y remedios caseros

En los centros comerciales, en las farmacias o en Internet, se venden muchas cremas y lociones blanqueadoras para aclarar las manchas seniles. Estas pueden mejorar su aspecto, según cuán oscuras sean y con qué frecuencia aplicas el producto. El uso habitual durante varias semanas o meses puede ser necesario para obtener resultados perceptibles.

Si optas por una crema blanqueadora de venta libre (sin receta), elige una que contenga hidroquinona, ácido glicólico o ácido kójico. Ten en cuenta que algunos productos, en particular, los que contienen hidroquinona, pueden causar irritación en la piel.

También puedes aplicarles maquillaje a las manchas seniles para que se noten menos.

Preparación para la consulta

Es probable que primero veas al médico de atención primaria. El médico te podría derivar a un dermatólogo.

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste por primera vez las manchas en la piel?
  • ¿Las manchas aparecieron gradual o rápidamente?
  • ¿Notaste algún otro cambio en el aspecto de la piel?
  • ¿La afección produce picazón, es sensible o provoca molestia?
  • ¿Has tenido quemaduras de sol graves o frecuentes?
  • ¿Con qué frecuencia te expones al sol o a la radiación UV?
  • ¿Te proteges la piel de la radiación UV regularmente?
  • ¿Qué tipo de protección solar usas?