Descripción general

La acantosis pigmentaria es un trastorno de la piel que se caracteriza por zonas de la piel oscuras, con cambios de color aterciopelados en los pliegues y los surcos. La piel afectada se puede engrosar. En la mayoría de los casos, la acantosis pigmentaria afecta a las axilas, la ingle y el cuello.

Los cambios en la piel de la acantosis pigmentaria suelen aparecer en personas obesas o con diabetes. Los niños que manifiestan esta enfermedad tienen mayor riesgo de contraer diabetes tipo 2. En raras ocasiones, la acantosis pigmentaria puede ser un signo de advertencia de un tumor canceroso en un órgano interno, como el estómago o el hígado.

No existen tratamientos específicos para la acantosis pigmentaria. El tratamiento de los trastornos no diagnosticados puede devolver parte del color y la textura normales en las zonas de la piel afectadas.

Síntomas

Los cambios en la piel son los únicos signos de la acantosis nigricans. Percibirás que la piel está oscura, espesa y aterciopelada en los pliegues y en las arrugas del cuerpo, generalmente en las axilas, en la ingle y en la parte posterior del cuello. Casi siempre, los cambios en la piel aparecen de forma lenta. La piel afectada también puede tener olor o escozor.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico si percibes cambios en la piel, en particular, si aparecen de repente. Es posible que padezcas una enfermedad no diagnosticada que necesita tratamiento.

Causas

La acantosis pigmentaria se ha asociado con lo siguiente:

  • Resistencia a la insulina. Muchas personas que tienen acantosis pigmentaria también se han vuelto resistentes a la insulina. La insulina es una hormona secretada por el páncreas que permite que el cuerpo procese el azúcar. La resistencia a la insulina es lo que finalmente causa la diabetes tipo 2.
  • Trastornos hormonales. La acantosis pigmentaria se produce a menudo en las personas que tienen trastornos como quistes ováricos, tiroides poco activa o problemas con las glándulas suprarrenales.
  • Determinados medicamentos y suplementos. Las dosis altas de niacina, píldoras anticonceptivas, prednisona y otros corticoesteroides pueden causar acantosis pigmentaria.
  • Cáncer. La acantosis pigmentaria también se produce a veces con un linfoma o cuando un tumor canceroso comienza a crecer en un órgano interno, como el estómago, el colon o el hígado.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de contraer acantosis pigmentaria son los siguientes:

  • Obesidad. Cuanto mayor sea tu peso, el riesgo de contraer acantosis pigmentaria será más alto.
  • Raza. Los estudios demuestran que, en los Estados Unidos, la acantosis pigmentaria es más frecuente en los indígenas estadounidenses.
  • Antecedentes familiares. Al parecer, algunos tipos de acantosis pigmentaria son hereditarios.

Complicaciones

Las personas que sufren acantosis pigmentaria tienen muchas más posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2.