Diagnósticos

El médico revisará tu historia clínica y hará una exploración física, que abarca un examen pélvico. Durante este examen, el médico verificará la presencia de anomalías en los órganos reproductores y buscará signos de infección.

Si el médico sospecha que los calambres menstruales se deben a un trastorno no diagnosticado, puede recomendar otros análisis como:

  • Ecografía. Esta prueba usa ondas sonoras para crear una imagen del útero, del cuello uterino, de las trompas de Falopio y de los ovarios.
  • Otras pruebas de diagnóstico por imágenes. Una tomografía computarizada o una resonancia magnética brindan más detalles que una ecografía y pueden ayudar al médico a diagnosticar trastornos ocultos. Una tomografía computarizada combina imágenes radiográficas tomadas desde muchos ángulos para producir imágenes transversales de los huesos, los órganos y otros tejidos blandos del interior del cuerpo.

    La resonancia magnética usa ondas de radio y un campo magnético potente para producir imágenes detalladas de las estructuras internas. Ambos estudios son indoloros y no invasivos.

  • Laparoscopia. La laparoscopia en general no es necesaria para el diagnóstico de los calambres menstruales, pero puede ayudar a detectar una afección oculta, como la endometriosis, las adherencias, los fibromas, los quistes ováricos y el embarazo ectópico. Durante esta cirugía ambulatoria, el médico observa la cavidad abdominal y los órganos reproductores mediante pequeñas incisiones en el abdomen a través de las cuales introduce un tubo de fibra óptica que tiene una pequeña lente de cámara.

Tratamientos

Los calambres menstruales tienen tratamiento. El médico puede recomendarte:

  • Analgésicos. El médico podría sugerirte que tomes analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, y otros) o naproxeno sódico (Aleve), en dosis regulares, comenzando un día antes de la fecha en que esperas que empiece el período menstrual. También están disponibles los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) de venta con receta, como el ácido mefenámico (Ponstel). Si no puedes tomar AINE, el paracetamol (Tylenol, y otros) puede aliviar el dolor.

    Empieza a tomar el analgésico al comienzo del período menstrual, o apenas sientas los síntomas, y continúa tomando el medicamento como te indicaron durante dos o tres días, o hasta que los síntomas hayan desaparecido.

  • Anticonceptivos hormonales. Las píldoras anticonceptivas orales tienen hormonas para prevenir la ovulación y disminuir la intensidad de los calambres menstruales. Estas hormonas también se pueden administrar a través de otras vías: una inyección, un parche que se coloca sobre la piel, un implante ubicado debajo de la piel del brazo, un anillo flexible que se coloca dentro de la vagina, o un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Cirugía. Si los calambres menstruales son provocados por un trastorno preexistente, como endometriosis o fibromas, la cirugía para corregir el problema puede ayudar a disminuir los síntomas. La extirpación quirúrgica del útero también puede ser una opción si no planeas tener hijos.

Modo de vida y remedios caseros

Algunas de las cosas que podrías probar en el hogar son:

  • Hacer ejercicio. Los estudios revelaron que la actividad física puede aliviar el dolor de los calambres menstruales.
  • Calor. Tomar un baño caliente o usar una almohadilla de calor, una compresa o una bolsa de agua caliente en la parte inferior del abdomen puede aliviar los calambres menstruales. Aplicar calor puede resultar igual de eficaz que un analgésico de venta libre para aliviar los calambres menstruales.
  • Suplementos dietéticos. Varios estudios indicaron que los suplementos de vitamina E, ácidos grasos omega 3, vitamina B1 (tiamina), vitamina B6 y de magnesio pueden disminuir los calambres menstruales de manera eficaz.
  • Evitar el alcohol y el tabaco. Estas sustancias pueden empeorar los calambres menstruales.
  • Disminuir el estrés. El estrés psicológico puede aumentar el riesgo de tener calambres menstruales y su intensidad.

Medicina alternativa

No se estudió de manera adecuada la mayoría de las terapias alternativas para tratar los calambres menstruales y se necesitan más estudios antes de que los expertos puedan recomendar con seriedad un tratamiento u otro. Sin embargo, algunos tratamientos alternativos pueden ayudar para los calambres menstruales, tales como:

  • Acupuntura. La acupuntura consiste en insertar agujas extremadamente finas en la piel, en puntos estratégicos del cuerpo. Algunos estudios revelaron que la acupuntura ayuda a aliviar los calambres menstruales.
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. Se conecta un dispositivo de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea con parches autoadhesivos que llevan electrodos. Los electrodos descargan corrientes eléctricas de distintas intensidades para estimular los nervios.

    La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea funciona elevando el umbral para las señales de dolor y estimulando la liberación de endorfinas, los analgésicos naturales del organismo. En los estudios, la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea fue más efectiva que el placebo para aliviar el dolor menstrual tipo cólico.

  • Fitoterapia. Algunos productos a base de hierbas, como el pycnogenol, el comino o una combinación de productos, pueden ofrecer cierto alivio para los calambres menstruales.
  • Acupresión. Al igual que la acupuntura, la acupresión también consiste en la estimulación de ciertos puntos del cuerpo. En la acupresión, la técnica consiste en presiones suaves sobre la piel en lugar de agujas. Si bien la investigación sobre la acupresión y los calambres menstruales es escasa, al parecer la acupresión podría ser más efectiva que el placebo para aliviar los calambres menstruales.

Preparación para la consulta

Para los calambres menstruales, puedes empezar consultando con el médico de atención primaria o con un médico que se especialice en el aparato reproductor femenino (ginecólogo). La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Tal vez sea conveniente que anotes lo siguiente:

  • Cuán intensos son los síntomas y cuándo fue la primera vez que empezaste con los calambres
  • Las fechas en las que comenzaron los dos últimos períodos menstruales
  • Información sobre problemas de salud que hayas tenido
  • Información sobre problemas de salud de tus padres o hermanos
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomes
  • Preguntas para hacerle al médico

Preparar con anticipación una lista de preguntas para hacerle al médico puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta. Para los calambres menstruales, algunas de las preguntas básicas son:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Es probable que mis síntomas cambien con el tiempo?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba?
  • ¿Qué tratamientos o remedios caseros podrían ayudarme?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta que se te ocurra durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Qué edad tenías cuando tuviste la primera menstruación?
  • ¿Cuánto tiempo transcurre entre un período menstrual y el siguiente? ¿Cuánto suelen durar?
  • ¿Cuán abundante es el sangrado menstrual? ¿Sueles tener sangrados vaginales entre períodos menstruales?
  • ¿En qué zona tienes los calambres?
  • ¿Tienes algún otro síntoma, como náuseas, vómitos, diarrea, dolor de espalda, mareos o dolor de cabeza?
  • En general, ¿los síntomas se presentan junto con el período menstrual? ¿O en otros momentos?
  • ¿Los síntomas limitan tus actividades? ¿Tienes que faltar al trabajo o al colegio? ¿Impiden que hagas ejercicio?
  • Si tienes una vida sexual activa, ¿sientes dolor cuando mantienes relaciones sexuales?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta ahora, si es que intentaste alguno? ¿Alguno ha sido de ayuda?
  • ¿Alguna mujer de tu familia tiene antecedentes de síntomas similares?

Qué puedes hacer mientras tanto

Tomar un baño caliente o aplicar una compresa, una almohadilla de calor o una bolsa de agua caliente sobre el abdomen puede ayudarte a aliviar los calambres menstruales. Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno, también pueden ayudar.

May 08, 2014
References
  1. Smith RP, et al. Primary dysmenorrhea in adult women: Clinical features and diagnosis (Dismenorrea primaria en mujeres adultas: características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  2. Dysmenorrhea (Dismenorrea). The Merck Manuals: The Merck Manual for Health Care Professionals (Manuales Merck: Manual Merck para profesionales del cuidado de la salud) http://www.merckmanuals.com/professional/gynecology_and_obstetrics/menstrual_abnormalities/dysmenorrhea.html#v1062408. Último acceso: 17 de enero de 2014.
  3. Smith RP, et al. Treatment of primary dysmenorrhea in adult women (Tratamiento de la dismenorrea primaria en mujeres adultas). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  4. Cunningham FG, et al. Williams Obstetrics (Obstetricia de Williams). 23.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2010. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=46. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  5. South-Paul JE, et al. Current Diagnosis & Treatment in Family Medicine (Diagnóstico actual y tratamiento en medicina familiar). 3.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2011. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=52. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  6. Rigi SN, et al. Comparing the analgesic effect of heat patch containing iron chip and ibuprofen for primary dysmenorrhea: A randomized controlled trial (Comparación del efecto analgésico del parche de calor que contiene un chip de hierro e ibuprofeno para la dismenorrea primaria: ensayo controlado y aleatorizado). BMC Women’s Health. 2012:12:25.
  7. Dieltjens T. Towards evidence-based emergency medicine: Best BETs from the Manchester Royal Infirmary (Hacia la medicina de emergencia basada en la evidencia: mejores temas basados en la evidencia (BET) del Manchester Royal Infirmary). Emergency Medicine Journal (Revista de Medicina de Urgencia). 2012;29:853.
  8. Rahbar N, et al. Effect of omega-3 fatty acids on intensity of primary dysmenorrhea (Efecto de los ácidos grasos omega 3 en la intensidad de la dismenorrea primaria). International Journal of Gynecology and Obstetrics (Revista Internacional de Ginecología y Obstetricia). 2012;117:45.
  9. Rakel D. Integrative Medicine (Medicina integrativa). 3.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  10. Ju H, et al. The prevalence and risk factors of dysmenorrhea (La prevalencia y los factores de riesgo de la dismenorrea). Epidemiologic Reviews (Revisiones epidemiológicas). En prensa. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  11. Smith CA, et al. Acupuncture for dysmenorrhoea (Acupuntura para la dismenorrea). Cochrane Database of Systematic Reviews (Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas). http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD007854.pub2/abstract. Último acceso: 15 de enero de 2014.
  12. Khan KS, et al. How effective are non-drug, non-surgical treatments for primary dysmenorrhoea? (¿Qué tan eficaces son los tratamientos no farmacológicos, no quirúrgicos, para la dismenorrea primaria?). BMJ. 2012;344:e3011.
  13. Jiang HR, et al. Systematic review of randomized clinical trials of acupressure therapy for primary dysmenorrhea (Revisión sistemática de ensayos clínicos aleatorizados de terapia de acupresión para la dismenorrea primaria). Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine (Medicina complementaria y alternativa basada en evidencia). 2013;169692:1. http://www.hindawi.com/journals/ecam/2013/169692/. Último acceso: 15 de enero de 2014.