El dolor de espalda es extremadamente frecuente, y la cirugía no suele aliviarlo. Averigua por qué te duele la espalda y si la cirugía podría ayudar.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La cirugía de espalda puede aliviar algunas de las causas del dolor de espalda, pero no suele ser necesaria. La mayoría de los dolores de espalda se resuelven solos después de tres meses.

La lumbalgia es una de las dolencias más frecuentes que ven los médicos de familia. Los problemas de espalda suelen responder a tratamientos no quirúrgicos, como los medicamentos antiinflamatorios, el calor y la fisioterapia.

La cirugía de espalda podría ser una opción si los tratamientos conservadores no funcionaron y el dolor es persistente e incapacitante. Previsiblemente, la cirugía de espalda suele aliviar el dolor o el entumecimiento asociados que descienden hacia un brazo o una pierna o hacia ambos.

Por lo general, la causa de estos síntomas son nervios comprimidos en la columna vertebral. Los nervios pueden comprimirse por diversos motivos, entre ellos:

  • Problemas de disco. En ocasiones, las protrusiones o roturas (hernias) de disco —las almohadillas suaves que separan los huesos de la columna vertebral— pueden presionar demasiado contra un nervio raquídeo y afectar su funcionamiento.
  • Crecimiento óseo excesivo. La osteoartritis puede generar espolones óseos en la columna vertebral. Este exceso de hueso afecta, más comúnmente, las articulaciones en bisagra de la columna vertebral y puede reducir el espacio disponible para que los nervios pasen a través de las aberturas de la columna vertebral.

Puede resultar muy difícil precisar la causa exacta del dolor de espalda, incluso si las radiografías indican que tienes problemas de disco o espolones óseos. Las radiografías que se toman por otros motivos suelen revelar protrusiones o hernias de disco que no causan síntomas ni requieren tratamiento.

Los diferentes tipos de cirugía de espalda comprenden:

  • Discectomía. Esto implica la extracción de la parte herniada del disco para aliviar la irritación y la inflamación de un nervio. Por lo general, la discectomía implica la extracción total o parcial de la parte trasera de la vértebra (lámina) para acceder a la rotura de disco.
  • Laminectomía. Este procedimiento implica la extracción del hueso que recubre el conducto vertebral. Agranda el conducto vertebral y se lleva a cabo para aliviar la presión en los nervios causada por la estenosis del conducto vertebral.
  • Fusión. La fusión espinal conecta de forma permanente dos huesos o más en la columna vertebral. Puede aliviar el dolor agregando estabilidad a una fractura en la columna vertebral. A veces se utiliza para eliminar el movimiento doloroso entre las vértebras que puede causar la degeneración o lesión de un disco.
  • Discos artificiales. Los discos artificiales implantados son un tratamiento alternativo a la fusión espinal para el movimiento doloroso entre dos vértebras provocado por la degeneración o lesión de un disco. Pero estos dispositivos relativamente nuevos no son una opción para la mayoría de las personas.

Antes de aceptar someterte a una cirugía de la espalda, considera obtener una segunda opinión de un especialista en columna vertebral calificado. Los cirujanos de columna vertebral pueden tener opiniones diferentes sobre cuándo operar, qué tipo de cirugía realizar y si la cirugía está indicada (para algunas afecciones de la columna vertebral). El dolor de espalda y de las piernas puede ser un problema complejo, cuyo diagnóstico y tratamiento puede requerir de un equipo de profesionales de la salud.

June 13, 2018