4 formas comprobadas de sentirse más feliz

¿Te sientes estresado e infeliz? Prueba estas estrategias respaldadas por la ciencia para disfrutar de una vida más feliz.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La búsqueda de la felicidad es probablemente tan antigua como la raza humana. Leemos esos informes sobre los lugares más felices de la Tierra y nos preguntamos: "¿Cuál es su secreto?".

Los científicos han estado trabajando en definir y medir la felicidad durante años. Han aprendido mucho sobre lo que influye en la felicidad individual y, qué sorpresa, no es necesariamente la riqueza económica.

Un estudio importante que evaluó el bienestar emocional de más de 450 000 personas descubrió que su felicidad aumentaba junto con el ingreso anual, pero solo hasta que alcanzaron los USD 75 000. Una vez que sus necesidades básicas estuvieron satisfechas, un ingreso mayor no significó una mayor felicidad.

¿Quieres aumentar tu felicidad? Las investigaciones han demostrado que estas cuatro prácticas pueden ayudarte a sentir más alegría y felicidad en la vida cotidiana.

1. Ser más amable con los demás

Los investigadores llaman a esto "practicar la bondad amorosa". A lo que se reduce es a ser amable con las personas con las que interactúas en el transcurso del día. Ayuda a alguien con una carga pesada. Ocúpate de un recado para tu vecino enfermo. Levántale el ánimo a un compañero de trabajo con un cumplido considerado.

Cuando muestras amabilidad sincera hacia los demás, activas una parte de tu cerebro que te ayuda a sentir placer. La investigación también ha demostrado que la generosidad de espíritu puede ser contagiosa, por lo que puedes difundir la felicidad a los demás cuando eres generoso.

2. Empieza a meditar

La meditación de la amabilidad cariñosa (LKM) te anima a sentarte en calma mientras evocas pensamientos cálidos y amorosos. Las personas que practican LKM durante una hora a la semana informan que sienten más satisfacción y alegría.

Asimismo, la meditación consciente, que te ayuda a aumentar tu consciencia del momento presente y a aceptarte más a ti mismo, ha demostrado que amplía la parte del cerebro que regula las emociones. Eso puede ayudarte a mantener los sentimientos de felicidad incluso cuando te enfrentas a los obstáculos inevitables de la vida.

3. Hacer ejercicio

Todos sabemos que el ejercicio contribuye a la salud en general, pero los investigadores han descubierto que también puede hacerte más feliz. En un estudio, los adultos mayores que comenzaron a hacer ejercicio regularmente indicaron que, después de ocho semanas, se sentían considerablemente más felices.

Otro estudio determinó que cuando las personas inactivas aumentaban su actividad física, su felicidad también mejoraba. Aunque se necesitan más estudios para identificar qué tipo de ejercicio funciona mejor, puedes comenzar caminando, corriendo, nadando o lo que sea que te ayude a mejorar tu estado de ánimo.

4. Desarrollar una mentalidad más positiva

Cuando los investigadores trabajaron con trabajadores de la salud altamente estresados para mejorar su perspectiva, vieron que, después de 12 semanas, los trabajadores reportaron que estaban más felices y satisfechos con sus vidas.

Parte de la intervención incluyó trabajo sobre la gratitud y el perdón. Por ejemplo, puedes llevar un diario de gratitud, anotando cosas específicas por las que estás agradecido. En lugar de apresurarte a hacer daño o enojarte cuando alguien se comporta de manera irreflexiva contigo, escoge el perdón. A medida que practiques estos rasgos, es posible que tu nivel de felicidad también aumente.

¿Estás listo para concentrarte en mejorar tu felicidad? Puede que haya una recompensa aún mayor para ti. Las investigaciones han demostrado que cuando las personas se concentran más en la bondad y otras buenas obras, no solo se sienten más felices, sino que también desarrollan una mayor capacidad para combatir las enfermedades. Eso sí que es doblemente positivo.

Sept. 14, 2019