Michelle De Sedas

Michelle De Sedas junto a sus cariñosos e incondicionales padres, Juan Carlos y María Elena: "Estoy muy contenta pues ahora mi espalda es recta y fuerte".

Erguida después de operación para escoliosis

Mientras se recuperaba de una gripe a los 14 años en su casa de Panamá, Michelle De Sedas recibió la visita de su abuelo médico: lo que él observó cambió su vida.

Notó que la cadera parecía estar mal alineada, señal preocupante que sugería una curvatura anormal de la columna, conocida como escoliosis."Nunca sentí dolor en la espalda, sólo que un lado de la cadera estaba más arriba que el otro", dice Michelle.

Dos médicos panameños consideraron grave el caso y que ameritaba cirugía inmediata; pero los padres tenían dudas. Juan Carlos, el padre, explica: "Cuando alguien va a operarse, es difícil tomar la decisión de proseguir sin un antecedente de dolor o molestias, y necesitábamos un poco más de seguridad".

Años antes, el abuelo de Michelle se había operado con éxito en Mayo Clinic, e insistió en que viajaran a Minnesota. En octubre de 2007, Michelle y sus padres llegaron a Mayo Clinic, donde oportunamente los recibió el cirujano ortopédico y especialista en escoliosis, Dr. Anthony Stans.

Mantas calientes, atención profesional

El Dr. Stans confirmó, después de sacar radiografías y realizar un examen físico, que el tratamiento más adecuado sería la cirugía, a fin de evitarle problemas respiratorios, peores deformidades y dolor constante en la edad adulta. "Cuando se detecta escoliosis en un paciente con esqueleto inmaduro, el éxito del tratamiento con soporte ortopédico es magnífico para evitar el avance de la curvatura; pero cuando la curvatura es mayor a 45 o 50 grados, como en el caso de Michelle, ese tratamiento no es eficaz y la cirugía es lo más adecuado para corregir la deformidad. Esto podría evitar los graves problemas que una escoliosis como esta podría traerle más adelante", dice el médico.

El minucioso examen y alto nivel de profesionalismo tranquilizaron a la familia."Creo que Mayo Clinic será recordada por las "mantas calientes" que con frecuencia nos traían", dice María Elena, madre de Michelle, recordando al personal que a menudo les preguntaba si deseaban otras mantas recién salidas del calentador."Todo el personal se portó increíble.De verdad agradecemos mucho a Mayo Clinic y estamos muy contentos".

Profundidad multidisciplinaria

Los padres de Michelle optaron por Mayo Clinic debido a su estilo médico distintivo, caracterizado por una colaboración multidisciplinaria. A principios de 2008, poco antes de cumplir 17 años, el Dr. Stans y el cirujano pediátrico Dr. Christopher Moir operaron conjuntamente a Michelle en una cirugía de 8 horas para corregir la curvatura en forma de S de su espalda.Se realinearon las vértebras, enderezando la espalda y estabilizándola con una varilla y varios tornillos.

Juan Carlos dice: "Michelle tuvo dos cirujanos operándole al mismo tiempo: un especialista en cirugía general y un cirujano ortopédico pediátrico con especialización en escoliosis; eso es difícil de encontrar. Sentimos que en Mayo teníamos lo mejor de todo: el toque humano cálido y comprensivo, así como lo mejor en ciencia y tecnología, cosa difícil de encontrar también".

Michelle estuvo siete días en el Hospital de Mayo Clinic, campus del Saint Marys, pero la familia permaneció en Rochester unas semanas más mientras Michelle caminaba para recuperar la fuerza. Pese al invierno de Minnesota, Michelle pudo caminar tranquilamente hasta dos horas diarias por la amplia red de pasajes subterráneos y pasillos elevados de Rochester.

Todos están muy agradecidos por la atención recibida en Mayo Clinic."Este es un camino que te enseña verdaderamente quién eres y de qué estás hecha. Aprendí que una persona puede caer muy, muy profundo pero también puede levantarse. Estoy muy contenta porque ahora tengo una espalda fuerte y recta", añade Michelle.

Ver todos los relatos de los pacientes