Mieloma múltiple

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Diagnóstico

En algunos casos, el médico podría detectar el mieloma múltiple de manera accidental, mientras realiza un examen de sangre para afecciones diferentes. En otros casos, el médico podría sospechar la presencia del mieloma múltiple en base a los signos y síntomas del paciente.

Los exámenes y procedimientos utilizados para diagnosticar el mieloma múltiple incluyen lo siguiente:

  • Análisis de sangre. El análisis sanguíneo del laboratorio podría revelar la presencia de proteínas M producidas por las células del mieloma. Otra proteína anormal producida por las células del mieloma es la beta-2 microglobulina, que también podría detectarse en el examen sanguíneo y brindar al médico indicios sobre la agresividad del mieloma.

    Además, los análisis de sangre para examinar tanto la función renal como los recuentos sanguíneos y niveles de calcio y ácido úrico también pueden ofrecer al médico indicios respecto al diagnóstico.

  • Exámenes de orina. El análisis de orina puede revelar la presencia de las proteínas M que al detectarse en la orina, se conocen como proteínas de Bence Jones.
  • Examen de la médula ósea. El médico podría extraer una muestra de la médula ósea para análisis en el laboratorio. Dicha muestra se recoge mediante una aguja larga que se introduce en el hueso (aspiración y biopsia de la médula ósea).

    El laboratorio examina la muestra para detectar la presencia de células del mieloma. Los exámenes especializados, tales como la hibridación fluorescente in situ (FISH, por sus siglas en inglés), pueden analizar las células del mieloma para entender las anomalías cromosómicas. Además, se pueden realizar pruebas para medir la velocidad de división de las células del mieloma.

  • Estudios por imágenes. Podría ser recomendable realizar este tipo de estudios para detectar problemas óseos vinculados al mieloma múltiple. Los estudios por imágenes pueden incluir radiografías, resonancias magnéticas, tomografías computarizadas o tomografías por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés).

Asignación de la etapa y la categoría del riesgo

Si los análisis revelan mieloma múltiple, el médico utilizará la información recogida por los exámenes de diagnóstico para clasificar la enfermedad en etapa 1, etapa 2 o etapa 3. En la etapa 1, la enfermedad es menos agresiva; en la etapa 3, la enfermedad es agresiva y puede afectar a huesos, riñones y otros órganos.

Además, se puede asignar una categoría de riesgo al mieloma múltiple, la cual indica la agresividad de la enfermedad.

La etapa y la categoría de riesgo del mieloma múltiple sirven al médico para entender el pronóstico y las alternativas de tratamiento.