Insuficiencia cardíaca congestiva

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Diagnóstico

A fin de diagnosticar la insuficiencia cardíaca, el médico obtendrá un historial médico detallado, revisará los síntomas y realizará un examen físico. Además, revisará la presencia de factores de riesgo, tales como hipertensión, enfermedad de las arterias coronarias o diabetes.

Por otro lado, el médico posiblemente use un estetoscopio para escuchar los pulmones a fin de detectar señales de congestión y detectar anomalías en los ruidos cardíacos que sugieran insuficiencia cardíaca. El médico también puede examinar las venas del cuello y revisar si hay líquido acumulado en el abdomen y las piernas.

Después del examen físico, el médico posiblemente solicite algunos de los siguientes exámenes:

  • Análisis de sangre. El médico puede solicitar que se extraiga una muestra de sangre para revisar las funciones renal, hepática y tiroidea, así como para buscar indicadores de otras enfermedades que afectan al corazón.

    Cuando el diagnóstico es incierto, un análisis de sangre que revisa una sustancia química, conocida como propéptido natriurético tipo B N-terminal (NT-proBNP), puede ayudar a diagnosticar la insuficiencia cardíaca en conjunción con otros análisis.

  • Radiografía de tórax. Las placas radiográficas ayudan al médico a ver el estado de los pulmones y del corazón. En la insuficiencia cardíaca, el corazón puede lucir agrandado y posiblemente también se vea acumulación de líquido en los pulmones. La radiografía también puede servir para que el médico diagnostique otras afecciones diferentes a la insuficiencia cardíaca, que pueden ser la explicación para los signos y síntomas presentes.
  • Electrocardiograma (ECG). Este examen registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos colocados en la piel. Los impulsos se registran como ondas y pueden verse en un monitor o en papel impreso.

    Este examen permite al médico diagnosticar problemas del ritmo cardíaco y daños del corazón debidos a un ataque cardíaco, problemas que pueden ser la causa subyacente de la insuficiencia cardíaca.

  • Ecocardiograma. El ecocardiograma es un examen importante en el diagnóstico de la insuficiencia cardíaca porque ayuda a distinguir entre la insuficiencia cardíaca sistólica y la insuficiencia cardíaca diastólica, en la que el corazón está rígido y no logra llenarse bien.

    El ecocardiograma utiliza ondas de sonido para producir imágenes en video del corazón. Este examen permite al médico ver el tamaño y la forma del corazón, así como cuán bien bombea sangre.

    El ecocardiograma también puede ayudar al médico a encontrar problemas en las válvulas cardíacas, evidencia de ataques cardíacos anteriores, otras anomalías cardíacas y ciertas causas raras para insuficiencia cardíaca.

    La fracción de eyección también se mide en el ecocardiograma, aunque es igualmente posible medirla con exámenes de medicina nuclear, cateterismo cardíaco y resonancia magnética cardíaca. La fracción de eyección es una medida importante de cuán bien bombea sangre el corazón, y sirve tanto para clasificar la insuficiencia cardíaca como para guiar el tratamiento.

  • Prueba de esfuerzo. La prueba de esfuerzo mide la respuesta del corazón y de los vasos sanguíneos ante el esfuerzo físico fuerte. A fin de realizar la prueba, posiblemente se solicite al paciente que camine en una cinta de andar o que pedalee en una bicicleta estacionaria, mientras está conectado a una máquina de electrocardiograma. No obstante, también se puede administrar por vía intravenosa un fármaco que estimula el corazón de manera similar al ejercicio. La prueba de esfuerzo, a veces, se puede realizar mientras el paciente tiene colocada una mascarilla que mide la capacidad del corazón y los pulmones de captar oxígeno y expeler dióxido de carbono.

    La prueba de esfuerzo permite al médico ver si las arterias coronarias están enfermas. Además, la prueba de esfuerzo determina cuán bien responde el cuerpo cuando el bombeo de sangre no es muy eficaz, y puede también ayudar a guiar las decisiones sobre el tratamiento a largo plazo.

    Si el médico desea también ver las imágenes del corazón mientras el paciente hace ejercicio, posiblemente solicite una prueba de esfuerzo nuclear o un ecocardiograma de esfuerzo. Esos exámenes son similares a la prueba de esfuerzo con ejercicio, pero además utilizan técnicas por imágenes para visualizar el corazón durante la actividad.

  • Exploración del corazón por tomografía computarizada (TAC) o imágenes de resonancia magnética (IRM). Se recurre a estos análisis para diagnosticar problemas cardíacos, como la causa de la insuficiencia cardíaca.

    En la exploración del corazón por TAC, el paciente se recuesta sobre una mesa que se desliza por la cavidad central de la máquina. Un tubo emisor de rayos X dentro de la máquina rota alrededor del cuerpo para obtener imágenes del corazón y del pecho.

    En la exploración del corazón por IRM, el paciente se recuesta sobre la mesa de una máquina tubular que produce un campo magnético. Dicho campo magnético alinea las partículas atómicas en algunas células del paciente para que cuando reciban las ondas de radio produzcan señales que varían según el tipo de tejido al que corresponden. Esas señales producen imágenes del corazón.

  • Angiografía coronaria. Este examen consiste en introducir una sonda (catéter) fina y flexible dentro de un vaso sanguíneo de la ingle o del brazo para guiarlo hasta la aorta y dentro de las arterias coronarias.

    La inyección de una sustancia de contraste a través de la sonda permite visualizar con rayos X las arterias que abastecen al corazón. Este examen sirve para que el médico identifique estrechamientos en las arterias del corazón (enfermedad de las arterias coronarias) que podrían ser una causa para la insuficiencia cardíaca. El examen puede incluir una ventriculografía, procedimiento que se realiza para determinar la fuerza de la principal cámara de bombeo del corazón (el ventrículo izquierdo) y la salud de las válvulas cardíacas.

  • Biopsia del miocardio. En este examen, el médico introduce dentro de una vena del cuello o de la ingle un pequeño dispositivo flexible con el fin de extraer algunos pedacitos del músculo cardíaco para biopsia.  Este examen se realiza para diagnosticar cierto tipo de enfermedades del músculo cardíaco que ocasionan la insuficiencia cardíaca.

Clasificación de la insuficiencia cardíaca

Los resultados de estos análisis ayudan a los médicos a determinar la causa de los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca y a desarrollar un programa de tratamiento para el corazón. A fin de determinar el tratamiento más apropiado para cada afección, los médicos procuran clasificar la insuficiencia cardíaca mediante dos sistemas:

  • Clasificación de la Asociación Cardíaca de Nueva York. Esta escala se basa en los síntomas y clasifica la insuficiencia cardíaca en cuatro categorías: la clase I no presenta síntomas; la clase II permite realizar las actividades cotidianas sin problema, pero el paciente se cansa o respira con dificultad cuando hace ejercicio fuerte; la clase III presenta problemas para terminar las actividades cotidianas; y la clase IV corresponde a la insuficiencia cardíaca más grave, donde al paciente le falta el aire incluso en reposo.
  • Pautas del Colegio Americano de Cardiología y/o de la Asociación Americana del Corazón. Este sistema de clasificación en base a etapas utiliza letras, de la A hasta la D, e incluye una categoría para las personas que corren riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca. Por ejemplo, la etapa A se asigna a una persona con varios factores de riesgo para insuficiencia cardíaca, pero sin síntomas; la etapa B corresponde a quien padece una enfermedad cardíaca, pero no presenta signos ni síntomas de insuficiencia cardíaca; la etapa C es para los que sufren de enfermedad cardíaca y presentan o presentaron signos y síntomas de insuficiencia cardíaca; y la etapa D describe a la persona con insuficiencia cardíaca avanzada que requiere tratamientos especializados.

    Los médicos utilizan este sistema de clasificación para identificar los factores de riesgo y empezar pronto con un tratamiento más agresivo a fin de prevenir o demorar la insuficiencia cardíaca.

Ninguno de estos sistemas de puntuación es independiente del otro, y por ello, los médicos suelen aplicarlos conjuntamente a fin de decidir las alternativas de tratamiento más adecuadas para el paciente. Si le interesa determinar la gravedad de su insuficiencia cardíaca, consulte con el médico sobre su puntaje, pues ese profesional puede ayudarle a interpretar la puntuación y planificar el tratamiento en base a su situación personal.