Diabetes

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Diagnóstico

Los signos y síntomas más comunes de la diabetes son sed excesiva y micción frecuente. Dependiendo del tipo de diabetes, la persona también podría sentir hambre constante y presentar cambios en el peso, síntomas similares a los de la gripe, visión borrosa, hormigueo en manos y pies e infecciones recurrentes. Los médicos de Mayo Clinic examinan y conversan con el paciente sobre los síntomas.

Entre los exámenes para la diabetes tipo 1 y 2 podrían estar la prueba de la hemoglobina glicosilada (A1C) y la prueba de glucosa sanguínea en ayunas. En el caso de la diabetes gestacional, el examen posiblemente será la prueba de O'Sullivan, que es una versión modificada de la prueba oral de tolerancia a la glucosa.

Tipos

Todos los tipos de diabetes implican alguna interacción entre la glucosa sanguínea (azúcar) y la insulina, la hormona que permite al cuerpo utilizar la glucosa, pero existen ciertas diferencias entre ellos:

  • Tipo 1. La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que se desarrolla más frecuentemente durante la niñez y adolescencia. En la diabetes tipo 1, el propio sistema inmune de la persona destruye las células del páncreas y, como resultado, este produce poca o ninguna insulina. Quienes padecen diabetes tipo 1 necesitan recibir insulina todos los días y, por lo general, lo hacen a través de inyecciones o de una bomba.
  • Tipo 2. La diabetes tipo 2 es definitivamente la más común y, por lo general, se desarrolla en la edad adulta, aunque su incidencia va en aumento a medida que hay más niños y adolescentes obesos. La diabetes tipo 2 ocurre cuando el cuerpo empieza a presentar resistencia al efecto de la insulina o no la produce en suficiente cantidad. Algunas personas pueden controlar la diabetes tipo 2 con dieta y ejercicio, pero muchas necesitan medicamentos o insulina.
  • Gestacional. La diabetes gestacional ocurre sólo durante el embarazo y normalmente dura hasta el nacimiento del bebé. Igual que en los otros tipos de la enfermedad, en la diabetes gestacional la glucosa sanguínea también presenta niveles altos. Eso puede ocasionar problemas de salud en la madre, pero sobre todo en el bebé aún no nacido. Algunas mujeres logran controlar la diabetes gestacional con dieta y ejercicio, mientras que otras necesitan medicamentos.