Cáncer de útero

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Tratamiento

La cirugía es el método más común para tratar el cáncer de útero. Otras terapias para destruir las células del cáncer de útero podrían incluir radiación, fármacos para eliminar el cáncer (quimioterapia) y terapia hormonal.

  • Cirugía. En la cirugía exploratoria, médicos especializados en el estudio de los tejidos (patólogos) examinan el tejido canceroso para que el cirujano pueda determinar cuánto tejido debe extirpar. En la mayoría de casos, el cirujano recomendará realizar una histerectomía (extirpación del útero) o una histerectomía completa (extirpación del útero, trompas de Falopio y ovarios). A fin de descubrir si el cáncer se ha diseminado, el cirujano también podría extraer tejido de los ganglios linfáticos cercanos al útero y de otros sitios en el abdomen.
  • Radioterapia. La radiación (rayos X de alto nivel) elimina las células cancerosas microscópicas que podrían quedar después de la cirugía. Si usted padece algún tipo agresivo de cáncer de útero o corre riesgo de recidiva, posiblemente necesite radioterapia después de la cirugía. A veces, el médico podría recomendar radioterapia, en lugar de cirugía, si no se puede extirpar el tumor sin peligro.

    Usted podría recibir radiación con rayo externo o braquiterapia. Si se le administra radiación con rayo externo, el médico podría recomendar radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés) para disminuir los daños al tejido sano aledaño.

  • Terapia hormonal. El médico podría recomendar progestina (progesterona sintética) para ayudar a detener la diseminación del cáncer. Usted podría tomar progestina con otros medicamentos.
  • Quimioterapia. En la quimioterapia, los fármacos administrados por vía oral o intravenosa (a través de una vena) destruyen las células cancerosas. Recibir quimioterapia después de la extirpación del tumor podría hacer que el tratamiento sea más exitoso si usted padece cáncer avanzado de endometrio.

Después de terminar el tratamiento, el médico le ofrecerá seguimiento, que incluye exámenes físicos, exámenes de Papanicolaou, radiografías de tórax y análisis de laboratorio.