Cáncer de pulmón

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Tratamiento

El paciente y el médico escogen el plan de tratamiento en base a varios factores, tales como el estado general de salud, el tipo y la etapa del cáncer, así como las preferencias personales. Las alternativas generalmente incluyen uno o más tratamientos, tales como cirugía, quimioterapia, radioterapia o terapia farmacológica dirigida.

En algunos casos, se puede optar por no recibir ningún tratamiento. Por ejemplo, una persona puede pensar que los efectos secundarios del tratamiento superan los posibles beneficios; en tal caso, el médico podría sugerir atención paliativa para tratar solamente los síntomas producidos por el cáncer, tales como dolor o falta de aire.

Cirugía

La cirugía se realiza para extraer el cáncer del pulmón y un margen de tejido sano. Los procedimientos para extraer el cáncer de pulmón incluyen los siguientes:

  • Resección en cuña para extraer una pequeña parte del pulmón que contiene el tumor, junto con un margen de tejido sano.
  • Resección segmentaria para extraer un pedazo grande del pulmón, aunque no todo el lóbulo.
  • Lobectomía para extraer todo el lóbulo de uno de los pulmones.
  • Neumonectomía para extraer todo el pulmón.

Si usted se somete a cirugía, posiblemente el cirujano también le extirpe ganglios linfáticos del pecho para revisar si muestran signos de cáncer.

La cirugía del cáncer de pulmón conlleva riesgos, tales como sangrado e infección. Anticipe que después de la cirugía del pulmón sentirá que le falta el aire. Si se le extirpa una parte del pulmón, el tejido pulmonar restante se expandirá con el transcurso del tiempo, facilitando la respiración. El médico posiblemente le recomiende un terapeuta respiratorio que pueda guiarlo con ejercicios para la respiración a fin de ayudarlo a recuperarse.

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en administrar fármacos para eliminar a las células cancerosas. Los fármacos de la quimioterapia pueden administrarse a través de una vena del brazo (vía intravenosa) o por vía oral. Normalmente se administra una combinación de fármacos en una serie de tratamientos que duran semanas o meses, con períodos de descanso entre uno y otro para que el paciente pueda recuperarse.

La quimioterapia generalmente se administra después de la cirugía para eliminar a las células cancerosas que podrían haber quedado. La quimioterapia también puede administrarse antes de la cirugía a fin de reducir el tamaño del cáncer y facilitar su extirpación. En algunos casos, la quimioterapia puede servir para aliviar el dolor y otros síntomas del cáncer avanzado.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de energía de alta potencia, como los rayos X o los protones, para eliminar a las células cancerosas. La radioterapia puede dirigirse contra el cáncer del pulmón desde fuera del cuerpo (radiación con rayo externo), o puede administrarse mediante agujas, semillas o sondas colocadas dentro del cuerpo y cerca del cáncer (braquiterapia).

La radioterapia puede administrarse después de la cirugía a fin de eliminar cualquier célula cancerosa restante, pero también puede ser el primer tratamiento para el cáncer de pulmón imposible de extirpar mediante cirugía. En las personas que padecen cáncer de pulmón avanzado, la radioterapia puede permitir aliviar el dolor y otros síntomas.

Terapia medicamentosa dirigida

Las terapias dirigidas son tratamientos más novedosos para el cáncer que apuntan contra ciertas anomalías específicas en las células cancerosas. Las terapias medicamentosas dirigidas generalmente se administran en combinación con los fármacos de la quimioterapia.

Las alternativas de terapia dirigida para el tratamiento del cáncer de pulmón incluyen:

  • Afatinib (Gilotrif)
  • Bevacizumab (Avastin)
  • Ceritinib (Zykadia)
  • Crizotinib (Xalkori)
  • Erlotinib (Tarceva)
  • Nivolumab (Opdivo)
  • Ramucirumab (Cyramza)

Algunas terapias dirigidas solamente funcionan en quienes tienen ciertas mutaciones genéticas en las células cancerosas. Por ello, en el laboratorio se analizarán las células de su cáncer para determinar si estos fármacos efectivamente podrían ayudarle.