Cáncer de pulmón

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Diagnóstico

Análisis para cáncer de pulmón en personas sanas

Varias organizaciones recomiendan a quienes tienen más riesgo de cáncer de pulmón que consideren someterse anualmente a exploraciones por tomografía computarizada (TC) a fin de detectarlo. Si usted tiene más de 55 años y fuma, o solía hacerlo, consulte con el médico acerca de las ventajas y riesgos de la detección para el cáncer de pulmón.

Algunos estudios revelan que los análisis para detección del cáncer de pulmón ayudan a salvar vidas porque descubren pronto el cáncer, cuando es posible tratarlo con más éxito. Sin embargo, otros estudios muestran que los exámenes para detección del cáncer de pulmón generalmente revelan otras afecciones más benignas para las que podría ser necesario realizar pruebas invasivas, exponiendo a las personas a riesgos y pesares innecesarios.

Exámenes para diagnosticar el cáncer de pulmón

Si existe alguna razón para pensar que usted tiene cáncer de pulmón, el médico puede solicitar varios exámenes para buscar la presencia de células cancerosas y descartar otras afecciones. A fin de diagnosticar el cáncer de pulmón, el médico posiblemente recomiende:

  • Exámenes radiológicos. Una radiografía de los pulmones puede revelar un tumor o nódulo anómalo. La exploración por tomografía computarizada tiene la capacidad de revelar lesiones pequeñas en los pulmones que podrían no detectarse con la radiografía.
  • Citología del esputo. Si tiene tos y produce esputo, el análisis microscópico del esputo a veces puede revelar la presencia de células de cáncer pulmonar.
  • Muestra de tejido (biopsia). A través de un procedimiento conocido como biopsia, se puede extraer una muestra de las células anómalas.

    El médico puede realizar la biopsia de varias maneras: broncoscopia, que consiste en examinar zonas pulmonares anómalas mediante una sonda iluminada que se introduce por la garganta hasta los pulmones; mediastinoscopia, que requiere una incisión en la base del cuello para introducir instrumentos quirúrgicos detrás del esternón y obtener muestras tisulares de los ganglios linfáticos; y biopsia por aguja, en la que mediante la guía de imágenes radiográficas o de tomografía computarizada se introduce una aguja por la pared torácica hasta llegar al tejido pulmonar para recoger células sospechosas.

    Es posible que también se obtengan muestras para biopsia de los ganglios linfáticos o de otras zonas de diseminación del cáncer, tal como el hígado.

Establecimiento de la etapa del cáncer de pulmón

Una vez diagnosticado el cáncer de pulmón, el médico determinará la extensión (etapa) del mismo. La etapa del cáncer permite que el médico y el paciente decidan el tratamiento más adecuado para el caso.

Los análisis para establecer la etapa pueden incluir procedimientos por imágenes que permiten al médico buscar evidencias de diseminación del cáncer más allá de los pulmones. Dichos análisis incluyen exploraciones por tomografía computarizada (TC), imágenes de resonancia magnética (IRM), tomografía por emisión de positrones (PET) y gammagrafía ósea. No todos los análisis son adecuados para todas las personas, así que converse con el médico respecto a los procedimientos idóneos para su caso.

Etapas del cáncer de pulmón

  • Etapa I. El cáncer está limitado al pulmón y no se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos. El tumor suele ser pequeño, con un diámetro menor a 5 centímetros (2 pulgadas).
  • Etapa II. El tumor en esta etapa puede medir más de 5 centímetros (2 pulgadas), o puede ser un tumor más pequeño que involucra a estructuras aledañas, como la pared torácica, el diafragma o el revestimiento de los pulmones (pleura). El cáncer también puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos aledaños.
  • Etapa III. El tumor en esta etapa puede ser muy grande e invadir otros órganos cercanos a los pulmones. Esta etapa también puede indicar un tumor de menor tamaño al que acompaña la presencia de células cancerosas en ganglios linfáticos más distantes de los pulmones.
  • Etapa IV. El cáncer se ha diseminado más allá del pulmón afectado, sea al otro pulmón o a otras zonas distantes del cuerpo.

En ocasiones, se describe al cáncer pulmonar de células pequeñas como limitado o extenso. Limitado significa que el cáncer se restringe a un pulmón, mientras que extenso se refiere al cáncer diseminado más allá de uno de los pulmones.