Cáncer de mama

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Tratamiento

El médico determina las alternativas de tratamiento para el cáncer de mama de acuerdo con el tipo, etapa y grado del cáncer, con el hecho de si las células cancerosas son o no sensibles a la hormonas, y con la salud general y preferencias personales de la paciente. La mayoría de mujeres se somete a la cirugía para el cáncer de mama y también recibe otro tratamiento adicional, como quimioterapia, terapia hormonal o radioterapia.

Son muchas las alternativas para tratar el cáncer de mama, por lo que posiblemente resulte abrumador tomar tantas decisiones complejas respecto al tratamiento. Considere obtener una segunda opinión, consultando con un especialista en mama de algún centro o clínica especializados en mamas, y también converse con otras mujeres que ya enfrentaron su misma decisión.

Cirugía para el cáncer de mama

  • Los nódulos centinela son los primeros ganglios linfáticos hacia donde drena la linfa proveniente de las mamas, y son los mas proclives a contener cáncer cuando este se disemina.

Las operaciones para tratar el cáncer de mama incluyen las siguientes:

  • Extirpación del cáncer de mama (mastectomía parcial o tumorectomía). En la mastectomía parcial, también conocida como tumorectomía, cirugía que conserva la mama o escisión amplia localizada, el cirujano extirpa el tumor y un pequeño margen del tejido sano que lo rodea. Normalmente se reserva la mastectomía parcial para los tumores más pequeños.
  • Extirpación de todo el seno (mastectomía). La mastectomía es una cirugía en la que se extirpa todo el tejido mamario. En la mayoría de los procedimientos de mastectomía se extirpa completamente el tejido mamario, incluyendo los lóbulos, los conductos lactíferos, el tejido graso y una porción de piel que incluye el pezón y la areola (mastectomía simple). La mastectomía en la que se conserva la piel, la deja intacta sobre la mama, ofreciendo mejor apariencia y reconstrucción.
  • Extirpación de una cantidad limitada de ganglios linfáticos (biopsia del ganglio centinela). A fin de determinar si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos, el cirujano le explicará por qué se extirpan los ganglios linfáticos que extraen el líquido linfático del tumor. Cuando no se descubre cáncer en esos ganglios linfáticos, la probabilidad de que exista cáncer en los ganglios linfáticos restantes es poca y no es necesario extraer más ganglios.
  • Extirpación de varios ganglios linfáticos (disección de los ganglios linfáticos de la axila). El cirujano le explicará por qué se extraen más ganglios linfáticos de la axila cuando se descubre cáncer en el ganglio centinela.
  • Extirpación de ambas mamas. Algunas mujeres con cáncer en uno de los senos optan por la extirpación del otro seno sano (mastectomía contralateral profiláctica) cuando presentan mucho riesgo de desarrollar cáncer en la otra mama. Converse con el médico tanto sobre el riesgo que usted tiene de desarrollar cáncer de mama, como respecto a las ventajas y riesgos del procedimiento.

Las complicaciones de la cirugía del cáncer de mama dependen del procedimiento elegido, pero toda cirugía conlleva el riesgo de sangrado e infección.

Algunas mujeres optan por someterse a la reconstrucción de la mama después de la operación, así que converse con el cirujano sobre sus alternativas y preferencias. Considere que la remitan donde un cirujano plástico antes de la operación para el cáncer de mama. Las alternativas incluyen la reconstrucción de la mama con un implante mamario sintético o con sus propios tejidos. Esas operaciones se realizan al mismo tiempo que la mastectomía o en una fecha posterior.

Radioterapia

La radioterapia emplea rayos energéticos de alta potencia, similares a los de las radiografías, para eliminar a las células cancerosas. La radioterapia generalmente se administra a través de un aparato de gran tamaño que apunta los rayos energéticos al cuerpo (radiación con rayo externo), aunque también se administra mediante la colocación de material radioactivo dentro del cuerpo (braquiterapia).

Por lo general, la radiación con rayo externo se utiliza después de la mastectomía parcial para extirpar un cáncer de mama en etapa inicial. No obstante, los médicos también recomiendan administrar radioterapia después de realizada la mastectomía para extirpar un cáncer de mama más grande u otro cáncer que se haya diseminado a los ganglios linfáticos.

Los efectos secundarios de la radioterapia incluyen cansancio y sarpullido de color ojo, similar a una quemadura de sol, en el sitio donde se administra la radiación. Es también posible que el tejido mamario se vea hinchado o luzca más firme. En raras ocasiones se presentan otros problemas más graves, tales como daños al corazón o pulmones; y muy rara vez, se desarrolla un segundo cáncer en la zona tratada.

Quimioterapia

La quimioterapia emplea fármacos para destruir las células cancerosas. Cuando un cáncer tiene alto riesgo de reaparecer o diseminarse a otra parte del cuerpo, el médico posiblemente recomiende la quimioterapia a fin de reducir la probabilidad de que eso ocurra. Eso se conoce como quimioterapia adyuvante sistémica.

A veces, la quimioterapia se administra antes de la cirugía a las mujeres que tienen tumores mamarios más grandes. El objetivo es encoger al tumor hasta que adquiera un tamaño que facilite su extirpación quirúrgica.

La quimioterapia también se utiliza en las mujeres cuyo cáncer ya se diseminó a otras partes del cuerpo. Se podría recomendar la quimioterapia para intentar controlar el cáncer y disminuir cualquier síntoma producto del mismo.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los fármacos administrados. Los efectos secundarios comunes incluyen pérdida del cabello, náusea, vómito, cansancio y más riesgo de desarrollar infecciones. Entre los efectos secundarios raros están la menopausia prematura, daños al corazón y riñones, daño nervioso y, en rarísimas ocasiones, cáncer de las células sanguíneas.

Terapia hormonal

La terapia hormonal, posiblemente mejor llamada terapia de bloqueo hormonal, generalmente se emplea en el tratamiento del cáncer de mama sensible a las hormonas. A veces, los médicos se refieren a este tipo de cáncer como cáncer con receptor de estrógeno positivo (RE positivo) y cáncer con receptor de progesterona positivo (RP positivo).

Es posible que se administre la terapia hormonal después de la cirugía o de otros tratamientos con el objeto de reducir la probabilidad de reaparición del cáncer. Por otro lado, la terapia hormonal también se administra cuando el cáncer se ha diseminado a fin de achicarlo y controlarlo.

Los tratamientos utilizados en la terapia hormonal incluyen los siguientes:

  • Medicamentos que obstruyen la unión de las hormonas a las células cancerosas. Los medicamentos llamados moduladores selectivos de los receptores de estrógenos (SERM, por sus siglas en inglés) obstruyen la unión del estrógeno al receptor del estrógeno de las células cancerosas, lentificando el crecimiento de los tumores y eliminando a las células tumorales. Los SERM se administran en mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas, e incluyen el tamoxifeno, el raloxifeno (Evista) y el toremifeno (Fareston).

    Los posibles efectos secundarios incluyen sofocos, sudor nocturno y sequedad vaginal. Entre los principales riesgos están la formación de coágulos sanguíneos o sufrir un accidente cerebrovascular, cáncer del útero y cataratas.
  • Medicamentos que impiden que el cuerpo produzca estrógeno después de la menopausia. Bajo el nombre de inhibidores de la aromatasa, estos fármacos obstruyen la acción de la enzima que convierte a los andrógenos del cuerpo en estrógeno. Estos fármacos son eficaces solamente en las mujeres posmenopáusicas. Los inhibidores de la aromatasa incluyen al anastrozol (Arimidex), el letrozol (Femara) y el exemestan (Aromasin). Los efectos secundarios incluyen sofocos, sudor nocturno, sequedad vaginal, dolor de las articulaciones y músculos, además de mayor riesgo de osteoporosis.
  • Un fármaco que apunta contra los receptores del estrógeno para destruirlos. El fármaco fulvestrant (Faslodex) obstaculiza a los receptores de estrógeno de las células cancerosas y envía una señal a las células para que los destruyan. El fulvestrant se utiliza en las mujeres posmenopáusicas. Los efectos secundarios que se presentan incluyen náusea, sofocos y dolor en las articulaciones.
  • Cirugía o medicamentos para detener la producción de hormonas en los ovarios. En las mujeres premenopáusicas, es posible que la cirugía para extirpar los ovarios o la administración de medicamentos para impedir que éstos produzcan estrógeno surtan efecto como tratamientos hormonales.

Medicamentos dirigidos

Los tratamientos con medicamentos dirigidos atacan ciertas anomalías específicas dentro de las células cancerosas. Entre los medicamentos dirigidos que han recibido autorización para el tratamiento del cáncer de mama están:

  • Trastuzumab (Herceptin). Algunos cánceres de mama producen cantidades excesivas de una proteína conocida como receptor 2 del factor de crecimiento epidérmico humano (HER2), que permite crecer y sobrevivir a las células del cáncer de mama. Cuando las células del cáncer de mama producen mucho HER2, el trastuzumab puede ayudar a obstaculizar esa proteína y ocasionar la muerte de las células cancerosas. Los efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, diarrea y problemas cardíacos.
  • Pertuzumab (Perjeta). El pertuzumab apunta contra el HER2 y su uso está autorizado para el cáncer metastásico de mama, junto con el trastuzumab y la quimioterapia. Esta combinación de tratamientos se reserva para las mujeres que todavía no han recibido otros tratamientos farmacológicos para el cáncer. Los efectos secundarios del pertuzumab incluyen diarrea, pérdida del cabello y problemas cardíacos.
  • Ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla). Este medicamento combina al trastuzumab con otro fármaco que elimina las células cancerosas. Cuando esta combinación farmacológica ingresa al organismo, el trastuzumab ayuda a encontrar las células cancerosas al ser atraído por el HER2, y en ese momento el otro fármaco se libera dentro de las células cancerosas para eliminarlas. La ado-trastuzumab emtansina posiblemente sea la alternativa para aquellas mujeres con cáncer metastásico de mama que ya intentaron con el trastuzumab y la quimioterapia.
  • Lapatinib (Tykerb). El lapatinib apunta contra el HER2 y su uso está autorizado para el cáncer de mama avanzado o metastásico. El lapatinib se utiliza conjuntamente con la quimioterapia o con la terapia hormonal. Los posibles efectos secundarios incluyen diarrea, dolor en las manos y pies, náusea y problemas cardíacos.
  • Bevacizumab (Avastin). El bevacizumab perdió la autorización en Estados Unidos para el tratamiento del cáncer de mama porque las investigaciones plantean que, pese a que el medicamento posiblemente ayuda a detener el crecimiento del cáncer de mama, no parece mejorar el tiempo de supervivencia.