Cáncer de esófago

  1. Generalidades
  2. Diagnóstico
  3. Tratamiento
  4. Ensayos clínicos
  5. Investigación

Tratamiento

Los tratamientos que se administran para el cáncer de esófago se basan en el tipo de células implicadas en el tumor, en la etapa del cáncer y en la salud general y preferencias del paciente respecto al tratamiento.

Cirugía

La operación para extirpar el cáncer puede realizarse sola o en combinación con otros tratamientos. Las cirugías para el tratamiento del cáncer de esófago incluyen las siguientes:

  • Cirugía para extirpar tumores muy pequeños. Cuando el cáncer es muy pequeño, está confinado a las capas superficiales del esófago y no se ha diseminado, el cirujano posiblemente recomiende extraer el tumor y un margen de tejido sano circundante. La cirugía para el cáncer detectado en etapas incipientes puede realizarse mediante un endoscopio que se introduce por la garganta para alcanzar el esófago.
  • Cirugía para extirpar parte del esófago (esofagectomía). En la esofagectomía, el cirujano extirpa la parte del esófago que contiene el tumor y los ganglios linfáticos aledaños. El esófago restante se reconecta al estómago. Esto por lo general se hace halando el estómago hasta el extremo restante del esófago.
  • Cirugía para extirpar parte del esófago y porción superior del estómago (esofagogastrectomía). En la esofagogastrectomía, el cirujano extirpa parte del esófago, los ganglios linfáticos aledaños y la porción superior del estómago. Luego, hala hacia arriba el resto del estómago y lo reconecta al esófago. En caso necesario, se utiliza parte del colon para reconectar ambos órganos.

La cirugía para el cáncer de esófago conlleva el riesgo de enfrentar complicaciones graves, tales como infección, sangrado y fuga en la zona de reconexión del esófago restante.

La cirugía para extirpar el esófago puede realizarse como procedimiento abierto, mediante incisiones grandes, o con instrumentos especiales introducidos a través de incisiones pequeñas en la piel (laparoscopia). La forma de realizar la cirugía depende de la situación, así como de la experiencia y preferencias del cirujano.

Tratamiento de las complicaciones

Los tratamientos para la obstrucción esofágica y la dificultad de comer pueden incluir lo siguiente:

  • Aliviar la obstrucción esofágica. Cuando el cáncer de esófago estrecha el órgano, el cirujano puede usar un endoscopio e instrumentos especiales para colocar un tubo metálico (estent) que mantenga abierto el esófago. Otras alternativas son la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, la terapia con láser y la terapia fotodinámica.
  • Proveer nutrición. El médico puede recomendar nutrición enteral cuando el paciente tiene problemas para tragar o se somete a una cirugía del esófago. La nutrición enteral permite administrar el alimento directamente al estómago o intestino delgado a fin de dar al esófago tiempo para recuperarse después del tratamiento contra el cáncer.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento que utiliza sustancias químicas para eliminar las células cancerosas. En las personas que padecen cáncer de esófago, los fármacos de la quimioterapia suelen administrarse antes (neoadyuvante) o después (adyuvante) de la cirugía. La quimioterapia también puede combinarse con radioterapia. En las personas con cáncer avanzado y diseminado más allá del esófago, se puede administrar quimioterapia solamente a fin de aliviar los signos y síntomas del cáncer.

Los efectos secundarios de la quimioterapia que el paciente sienta dependen de los fármacos que se le administren.

Radioterapia

La radioterapia elimina las células tumorales mediante rayos de alta energía. La radiación puede emitirse desde una máquina externa al cuerpo que apunta los rayos hacia el cáncer (radiación con rayo externo), o desde una fuente interna colocada dentro del cuerpo y cerca del tumor (braquiterapia).

En las personas que padecen cáncer de esófago, generalmente se combina la quimioterapia con la radioterapia. Esta última puede administrarse antes o después de la cirugía. La radioterapia también sirve para aliviar las complicaciones del cáncer de esófago avanzado, como en el caso de un tumor muy grande que impide el paso de la comida hacia el estómago.

Los efectos secundarios de la radiación sobre el esófago incluyen reacciones en la piel similares a quemaduras de sol, dolor o dificultad para tragar, y daño accidental a otros órganos aledaños, como los pulmones o el corazón.

Quimioterapia y radioterapia combinada

Combinar la quimioterapia con la radioterapia puede mejorar la eficacia de ambos tratamientos. Esa combinación de quimioterapia con radioterapia puede ser el único tratamiento que reciba el paciente, o puede administrarse antes de realizar la cirugía. No obstante, la combinación de la quimioterapia con la radioterapia aumenta la probabilidad de presentar efectos secundarios y la gravedad de los mismos.