Una radiografía es una prueba rápida e indolora que genera imágenes de las estructuras internas del cuerpo, en especial de los huesos.

Los haces de rayos X pasan a través del cuerpo y se absorben en diferentes cantidades según la densidad del material a través del cual pasan. Los materiales densos, como huesos y metales, aparecen en color blanco en las radiografías. El aire de los pulmones aparece en color negro. La grasa y los músculos aparecen como sombras de color gris.

En algunos tipos de radiografías, se introduce un medio de contraste (como yodo o bario) en el cuerpo para proporcionar mayor detalle en las imágenes.

La tecnología radiográfica se utiliza para estudiar muchas partes del cuerpo.

Huesos y dientes

  • Fracturas e infecciones. En la mayoría de los casos, las fracturas e infecciones de huesos y dientes se pueden observar con claridad en las radiografías.
  • Artritis. Las radiografías de las articulaciones pueden revelar la presencia de artritis. Las radiografías tomadas a lo largo de los años pueden ayudar a tu médico a determinar si la artritis está empeorando.
  • Caries dentales. Los odontólogos usan las radiografías para examinar las caries de los dientes.
  • Osteoporosis. Existen tipos especiales de radiografías que pueden determinar la densidad de los huesos.
  • Cáncer de huesos. Las radiografías pueden revelar tumores óseos.

Tórax

  • Infecciones o enfermedades pulmonares. En las radiografías de tórax pueden aparecer indicios de neumonía, tuberculosis o cáncer de pulmón.
  • Cáncer de mama. La mamografía es un tipo especial de prueba radiográfica para examinar el tejido de la mama.
  • Corazón dilatado. Este signo de insuficiencia cardiaca congestiva se ve con claridad en las radiografías.
  • Vasos sanguíneos obstruidos. La inyección de material de contraste con yodo puede ayudar a resaltar algunas partes del sistema circulatorio para que sean visibles en las radiografías.

Abdomen

  • Problemas en el tubo digestivo. El bario, un medio de contraste administrado junto con una bebida o en un enema, puede revelar problemas en el sistema digestivo.
  • Objetos tragados. Si tu hijo se tragó algún objeto, como una llave o una moneda, una radiografía puede mostrar dónde se aloja.

Exposición a la radiación

A algunas personas les preocupa que los rayos X no sean seguros porque la exposición a la radiación puede causar mutaciones celulares que podrían desarrollar cáncer. La cantidad de radiación a la que te expones durante una radiografía depende del tejido u órgano que se examine. La sensibilidad a la radiación depende de tu edad, aunque los niños son más sensibles que los adultos.

Sin embargo, por lo general, la exposición a la radiación de una radiografía es baja y el beneficio de estas pruebas supera los riesgos.

No obstante, si estás embarazada o sospechas que podrías estar embarazada, informa a tu médico antes de realizar una radiografía. A pesar de que el riesgo que puede ocasionar la mayoría de las radiografías a un feto es pequeño, tu médico podría considerar el uso de otra prueba de diagnóstico por imágenes como una ecografía.

Medio de contraste

En algunas personas, la inyección de un medio de contraste puede ocasionar efectos secundarios como los siguientes:

  • Sensación de calor o enrojecimiento
  • Sabor metálico
  • Sensación de vértigo
  • Náuseas
  • Picazón
  • Urticaria

En raras ocasiones ocurren reacciones graves a un medio de contraste, que incluyen:

  • Presión arterial baja grave
  • Choque anafiláctico
  • Paro cardíaco

Los diferentes tipos de radiografías necesitan diversas preparaciones. Solicítale al médico o al enfermero que te proporcionen instrucciones específicas.

Qué vestir

En general, te quitas la ropa de la parte del cuerpo que deba examinarse. Podrás utilizar una bata durante el examen, según el área que se radiografíe. También se te podrá solicitar que te quites las alhajas, los anteojos y cualquier objeto metálico porque pueden aparecer en una radiografía.

Material de contraste

Antes de realizarte algunos tipos de radiografías, se te administra un líquido llamado medio de contraste. Los medios de contraste, como el bario y el yodo, ayudan a delinear un área específica del cuerpo en la radiografía. Podrás tragar el medio de contraste, o recibirlo mediante una inyección o un enema.

Durante la radiografía

Las radiografías se realizan en los consultorios de médicos, dentistas, salas de urgencia y hospitales, donde se encuentre disponible una máquina de rayos X. La máquina genera un nivel seguro de radiación que pasa a través del cuerpo y graba una imagen en una placa especializada. No puedes sentir los rayos X.

Un técnico coloca tu cuerpo en determinada posición para obtener las vistas necesarias. Él podría utilizar almohadas o bolsas de arena para ayudarte a mantener la posición. Durante la exposición a rayos X, permaneces quieto y a veces contienes la respiración para evitar que el movimiento genere una imagen borrosa.

Un procedimiento radiológico puede llevar desde pocos minutos para una radiografía ósea hasta más de una hora para procedimientos más complejos, como aquellos que utilizan un medio de contraste.

La radiografía de tu hijo

En caso de que se realice una radiografía a un niño, es posible que se utilicen sujetadores u otras técnicas para mantenerlo quieto. Estas no lastimarán a tu hijo y evitarán que se deba repetir el procedimiento, lo que podría ser necesario si el niño se mueve durante la exposición a rayos X.

Es posible que te permitan permanecer con tu hijo durante el estudio. Si permaneces en la sala durante la exposición a rayos X, es probable que te soliciten que uses un delantal de plomo para protegerte de la exposición innecesaria.

Después de la radiografía

Por lo general, puedes reanudar las actividades normales después de una radiografía. Las radiografías de rutina normalmente no tienen efectos secundarios. Sin embargo, si te inyectan un medio de contraste antes de la radiografía, bebe gran cantidad de líquidos para ayudar a que tu cuerpo lo elimine. Llama a tu médico si tienes dolor, inflamación o enrojecimiento en el sitio donde se colocó la inyección. Pregunta a tu médico sobre otras señales y síntomas a tener en cuenta.

Las radiografías se guardan de forma digital en la computadora y se pueden visualizar por pantalla en minutos. Generalmente, un radiólogo visualiza e interpreta los resultados y envía un informe al médico para que luego te los explique. En caso de emergencia, tu médico puede ver los resultados de las radiografías en minutos.

March 26, 2015