La ecografía diagnóstica es un procedimiento seguro que utiliza ondas de sonido de baja potencia. No existen riesgos demostrados.

Si bien la ecografía es una herramienta valiosa, tiene sus limitaciones. El sonido no se desplaza bien a través del aire o el hueso, por lo que una ecografía no es efectiva para tomar imágenes de partes del cuerpo que tienen gases en su interior o que están ocultas por los huesos. Para observar estas áreas, tu médico podría solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada, una resonancia magnética o radiografías.

Jan. 24, 2015