Resiliencia: desarrolla la habilidad de afrontar dificultades

La resiliencia implica ser capaz de adaptarse a las adversidades y dificultades de la vida. Prueba tu propio nivel de resiliencia y recibe algunas recomendaciones para incrementarlo.

By Mayo Clinic Staff

Cuando algo va mal, ¿tiendes a retroceder o derrumbarte?

Cuando tienes resiliencia recurres a la fuerza interior que te ayuda a recuperarte de alguna dificultad o reto, como la pérdida de empleo, una enfermedad, un desastre o la muerte de un ser querido. Si careces de resiliencia puedes obsesionarte con los problemas, considerarte una víctima, sentirte agobiado o adoptar mecanismos de adaptación que no son saludables, como el consumo de sustancias.

La resiliencia no hace que los problemas desaparezcan, pero sí te da la capacidad de ver más allá de éstos, disfrutar la vida y manejar mejor el estrés. Si no tienes tanta resiliencia como te gustaría, puedes desarrollar habilidades para mejorar tu capacidad de recuperación.

Adaptación ante la adversidad

La resiliencia es la capacidad para enfrentar los golpes de la vida. Cuando la tensión, la adversidad o algún trauma llega a tu vida, experimentas ira, duelo y dolor, pero eres capaz de seguir adelante tanto desde la perspectiva física como la psicológica. Sin embargo, la resiliencia no equivale a volverse duro, ser estoico o enfrentar las cosas solo. De hecho, ser capaz de pedir apoyo a los otros es un componente elemental de la capacidad de recuperación.

Resiliencia y salud mental

La resiliencia puede ayudar a protegerte contra distintos trastornos de salud mental, como la depresión y la ansiedad. La resiliencia también te ayuda a hacer frente a factores que aumentan el riesgo de padecer trastornos de salud mental, como ser víctima de acoso o algún trauma previo. Si ya padeces de algún trastorno de salud mental, ser resiliente puede aumentar tu capacidad para afrontar.

Jan. 31, 2015 See more In-depth