El examen cuádruple (también denominado «prueba cuádruple de marcadores», «análisis de detección del segundo trimestre» o simplemente «examen cuádruple») es una prueba prenatal que mide los niveles de cuatro sustancias en la sangre de la mujer embarazada:

  • Alfafetoproteína (AFP), una proteína sintetizada por el bebé en desarrollo
  • Coriogonadotropina humana (hCG), una hormona elaborada por la placenta
  • Estriol, una hormona elaborada por la placenta y el hígado del bebé
  • Inhibina A, otra hormona elaborada por la placenta

De manera ideal, el examen cuádruple se realiza entre las semanas 15 y 18 del embarazo (el segundo trimestre). Sin embargo, el procedimiento se puede realizar hasta la semana 20.

El examen cuádruple se utiliza para evaluar si el embarazo tiene un aumento de posibilidades de ser afectado por determinados trastornos cromosómicos, como el síndrome de Down. La parte del examen de la alfafetoproteína puede ayudar a evaluar las posibilidades de defectos en el tubo neural, como la espina bífida, y defectos en la pared abdominal, como el onfalocele.

Si tu nivel de riesgo es bajo, el examen cuádruple puede brindarte la tranquilidad de que hay menores posibilidades de síndrome de Down, trisomía 18, defectos del tubo neural y defectos de la pared abdominal. Si el examen cuádruple indica un aumento de las posibilidades de uno de estos trastornos, podrías tener en cuenta la posibilidad de realizarte otros análisis u otros exámenes para detección.

Oct. 21, 2015