Una lesión en la médula espinal interrumpe la comunicación entre el cerebro y los nervios de la médula espinal que controlan el funcionamiento de los intestinos y de la vejiga, lo que produce problemas de funcionamiento de intestinos y vejiga. Esto da como resultado un mal funcionamiento de los intestinos y la vejiga, lo cual se conoce como «vejiga neurógena» o «intestinos neurógenos». Las personas con esclerosis múltiple o espina bífida pueden tener problemas similares.

Si tienes vejiga neurógena, los signos pueden incluir pérdida del control de la vejiga (incontinencia urinaria), incapacidad para vaciar la vejiga, micción frecuente e infecciones de las vías urinarias. Los signos de intestinos neurógenos son pérdida del control intestinal (incontinencia intestinal), estreñimiento, movimiento intestinal frecuente y falta de movimiento intestinal.

El Programa de Rehabilitación de Lesiones de Médula Espinal de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, ofrece varias opciones de control de los intestinos y la vejiga para personas con vejiga neurógena o intestinos neurógenos.

Dec. 09, 2014