Video: Mamografía para detección del cáncer de mama: qué debes esperar

Transcript

Una mamografía es una imagen de la mama que se toma con una máquina de rayos X de baja dosis segura.

El técnico te pedirá que te pares enfrente de la máquina de mamografía y te colocará una mama a la vez sobre una superficie plana. Otra superficie plana, llamada placa de compresión, se bajará suavemente hasta comprimir la mama.

La compresión es necesaria para extender el tejido mamario y eliminar el movimiento, que podría hacer que la imagen quede borrosa. La compresión podría resultarte incómoda, pero no debería dolerte. La compresión suele durar de 20 a 30 segundos.

Durante este tiempo, un haz de rayos X penetrará desde arriba el tejido mamario. La imagen radiográfica se creará en un casete, que se encuentra debajo de la mama, o se grabará digitalmente y se almacenará en una computadora.

El tejido mamario más denso, como el cáncer o las calcificaciones, aparece brillante y blanco, mientras el tejido menos denso, como la grasa, aparece oscuro o gris.

Una vez finalizada la radiografía, la compresión cederá, y el técnico cambiará el ángulo de la máquina. Nuevamente, el técnico ubicará la mama sobre la superficie plana, bajará con suavidad la placa de compresión y tomará otra radiografía.

Después del procedimiento, se procesan las imágenes y se las pone a disposición del médico para que las evalúe e interprete.

June 28, 2016