Una pielografía intravenosa, llamada también «urografía excretor», es un examen radiográfico de las vías urinarias. La pielografía intravenosa le permite al médico ver los riñones, la vejiga y los conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga (uréteres).

Se puede utilizar la pielografía intravenosa para diagnosticar trastornos que afectan las vías urinarias, como cálculos renales, cálculos en la vejiga, agrandamiento de la próstata, quistes renales o tumores en las vías urinarias.

Durante una pielografía intravenosa, se inyectará un tinte para radiografías (solución de contraste de yodo) en una vena del brazo. El tinte fluye en los riñones, uréteres y vejiga, delineando el contorno de cada una de estas estructuras. Se toman imágenes radiográficas en momentos específicos durante el examen para que el médico pueda ver con claridad las vías urinarias y evaluar si están funcionando correctamente.

April 15, 2015