Una tomografía computarizada (TC) combina una serie de radiografías que se toman desde diferentes ángulos y utiliza el procesamiento informático para crear imágenes (o cortes) transversales de los huesos, los vasos sanguíneos y los tejidos blandos que hay en el cuerpo. Las imágenes de las tomografías computarizadas brindan información más detallada que las de las radiografías simples.

Una tomografía computarizada tiene muchos usos; sin embargo, sirve especialmente para examinar de manera rápida a las personas que puedan tener lesiones internas como consecuencia de accidentes automovilísticos u otros tipos de traumatismos. Una tomografía computarizada se puede utilizar para visualizar casi todas las partes del cuerpo y diagnosticar enfermedades o lesiones, así como para planificar tratamientos médicos, quirúrgicos o de radiación.

El médico puede recomendar una tomografía computarizada para ayudar a lo siguiente:

  • Diagnosticar trastornos musculares y óseos, como tumores óseos y fracturas
  • Detectar la ubicación de un tumor, una infección o un coágulo sanguíneo
  • Guiar procedimientos, como una cirugía, una biopsia o radioterapia
  • Detectar y controlar enfermedades y trastornos, como cáncer, enfermedad cardíaca, nódulos pulmonares y masas hepáticas
  • Controlar la efectividad de determinados tratamientos, como el tratamiento del cáncer
  • Detectar lesiones internas y sangrado interno

Durante una exploración por TC, estás expuesto brevemente a la radiación ionizante. La cantidad de radiación es mayor que la que recibirías durante una radiografía simple porque la exploración por TC recopila información más detallada. No se ha demostrado que las exploraciones por TC causen daño a largo plazo, aunque podría haber una muy pequeña posibilidad de que aumenten tu riesgo de padecer cáncer.

Las exploraciones por TC tienen muchos beneficios que superan este pequeño riesgo potencial. Los médicos usan la dosis más baja de radiación posible para obtener la información médica necesaria. Además, las técnicas y los aparatos más nuevos y más rápidos requieren menos radiación que la utilizada anteriormente. Habla con tu médico acerca de los beneficios y los riesgos de someterte a una exploración por TC.

Daño al feto

Cuéntale al médico si estás embarazada. Aunque la radiación de una exploración por TC es poco probable que le haga daño al bebé, el médico puede recomendar otro tipo de examen, como una ecografía o RM, para evitar exponer al bebé a la radiación.

Reacciones al material de contraste

En ciertos casos, el médico puede recomendar que recibas un tinte especial llamado «material de contraste» por vía intravenosa en el brazo, antes de la exploración por TC. Aunque es poco frecuente, el material de contraste puede causar problemas médicos o reacciones alérgicas.

La mayoría de las reacciones son leves y dan como resultado una erupción cutánea o picazón. En raras ocasiones, una reacción alérgica puede ser grave, y hasta poner en riesgo la vida. Informa al médico si alguna vez tuviste una reacción al material de contraste.

Según la parte del cuerpo donde se realizará la exploración, te pueden solicitar que:

  • Te quites toda la ropa o parte de ella y te coloques una bata de hospital
  • Te quites los objetos metálicos, como el cinturón, joyas, dentaduras postizas y gafas, que podrían interferir en los resultados de la imagen
  • No comas ni bebas nada durante algunas horas antes de la exploración

Material de contraste

En algunas tomografías computarizadas es necesario utilizar un tinte especial denominado «material de contraste» para ayudar a resaltar las áreas del cuerpo que se están examinando. El material de contraste bloquea los rayos X y aparece de color blanco en las imágenes, lo que puede ayudar a destacar los vasos sanguíneos, los intestinos u otras estructuras.

El material de contraste se te puede administrar:

  • Por vía oral. Si se explorará el esófago o el estómago, es posible que debas tragar un líquido que contiene material de contraste. Esta bebida puede tener un sabor desagradable.
  • Mediante una inyección. Los medios de contraste se pueden inyectar a través de una vena en el brazo para ayudar a resaltar la vesícula, las vías urinarias, el hígado o los vasos sanguíneos en las imágenes. Es posible que experimentes una sensación de calor durante la inyección o un sabor metálico en la boca.
  • Mediante un enema. Se te puede insertar un material de contraste en el recto para ayudar a visualizar los intestinos. Este procedimiento puede hacerte sentir hinchado e incómodo.

Preparación de tu hijo para una exploración

Si a tu bebé o hijo pequeño le realizarán una tomografía computarizada, el médico puede recomendar un sedante para mantenerlo tranquilo y quieto. El movimiento hace que las imágenes salgan borrosas y puede dar lugar a resultados inexactos. Pregúntale al médico cómo preparar a tu hijo.

Te puedes realizar una tomografía computarizada en un hospital o en un centro ambulatorio. Las tomografías computarizadas son indoloras y, con los nuevos aparatos, solo tardan unos pocos minutos. El procedimiento completo lleva unos 30 minutos.

Durante la TC

Los aparatos de TC tienen la forma de una rosquilla grande apoyada sobre el borde. Te recuestas sobre una camilla estrecha y motorizada que se desliza a través de la apertura hacia el interior de un túnel. Pueden utilizar correas y almohadas para ayudar a mantenerte en posición. Durante la exploración de la cabeza, podrán colocar sobre la camilla un cabestrillo especial que mantiene la cabeza quieta.

A medida que la camilla de desliza hacia el interior del escáner, los detectores y el tubo de rayos X rotarán a tu alrededor. Con cada rotación se obtienen varias imágenes de finos cortes de tu cuerpo. Tal vez escuches sonidos como zumbidos y chasquidos.

Un técnico que se encuentra en otra habitación puede verte y escucharte. Podrás comunicarte con el técnico a través de un intercomunicador. El técnico podrá pedirte que mantengas la respiración en algún momento del estudio para evitar imágenes borrosas.

Después de la TC

Después del estudio puedes continuar con tu rutina normal. Si te administran un material de contraste, posiblemente te den instrucciones especiales. En algunos casos, te pedirán que esperes durante un momento breve antes de irte, para asegurarse de que te sientes bien después del estudio. Después de la exploración, posiblemente te pidan que bebas mucho líquido para ayudar a los riñones a eliminar el material de contraste del cuerpo.

Las imágenes por tomografía computarizada se almacenan como archivos de datos electrónicos y generalmente se consultan en la pantalla de una computadora. Un radiólogo interpreta estas imágenes y le envía un informe a tu médico.

March 25, 2015