El análisis de vellosidades coriónicas es una prueba prenatal en la que se extrae una muestra de vellosidades coriónicas de la placenta para analizarla. La muestra puede tomarse a través del cuello del útero (transcervical) o la pared abdominal (transabdominal).

Durante el embarazo, la placenta brinda oxígeno y nutrientes al bebé en crecimiento, y elimina los productos residuales de la sangre del bebé. Las vellosidades coriónicas son proyecciones delgadas del tejido placentario que comparten la composición genética del bebé.

Por lo general, el análisis de vellosidades coriónicas se realiza entre la semana 10 y la semana 13 de embarazo, antes que otros estudios prenatales de diagnóstico, como la amniocentesis. El análisis de vellosidades coriónicas puede mostrar si el bebé tiene una enfermedad cromosómica, como el síndrome de Down. El análisis de vellosidades coriónicas también se puede utilizar para analizar otras enfermedades genéticas, como la fibrosis quística.

Si bien el análisis de vellosidades coriónicas puede brindar información valiosa sobre la salud del bebé, es importante comprender los riesgos y estar preparado para los resultados.

Oct. 17, 2015