Las radiografías torácicas producen imágenes del corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, las vías respiratorias y los huesos del tórax y de la columna vertebral. Las radiografías torácicas también pueden revelar la presencia de líquidos dentro de los pulmones o alrededor de ellos, o la presencia de aire rodeando a los pulmones.

Si acudes al médico o a la sala de urgencias con dolor en el pecho, una lesión en el tórax o dificultad para respirar, normalmente te realizarán una radiografía torácica. La imagen le sirve al médico para determinar si tienes un problema cardíaco, un pulmón colapsado, neumonía, una fractura de costillas, enfisema, cáncer o algún otro trastorno.

La radiografía torácica es una forma frecuente de diagnosticar una enfermedad. Pero también se puede utilizar para determinar si un tratamiento específico está dando resultado. A algunas personas les toman una serie de radiografías torácicas con el paso del tiempo, para ver si un problema de salud está evolucionando favorable o desfavorablemente.

May 14, 2014